Ring

Hardware

"Soy Santa Claus". Las cámaras de Ring sufren una ola de ataques hacker

Dos casos graves de ataques hacker a cámaras de Ring en apenas una semana revelan que estos dispositivos se han convertido en objetivos jugosos para criminales.

Noticias relacionadas

Las cámaras de Ring serán algunos de los dispositivos más regalados durante estas fiestas, especialmente después de las últimas rebajas del Black Friday; pero recientes escándalos relacionados con la privacidad dejan en evidencia que estos productos se han convertido en los objetivos favoritos de los hackers.

En apenas una semana, dos casos chocantes han aparecido en todos los medios de comunicación; y no son los únicos. Se suman a otras instancias similares en las que estas cámaras de seguridad han sido hackeadas por extraños.

El caso tal vez más impactante ocurrió el pasado 4 de diciembre, cuando una familia de Mississippi, EEUU, denunció que su hija de ocho años había sido contactada por un extraño a través de la cámara Ring que habían instalado.

Ataques contra las cámaras de Ring

La cámara, que había sido una compra del Black Friday y llevaba apenas unos días instalada en la habitación de la pequeña, empezó a reproducir música de manera repentina.

La confusión inicial se convirtió en miedo cuando la niña preguntó a la cámara si había alguien ahí, y la cámara respondió. La voz de un hombre afirmó que era "su mejor amigo, Santa Claus"; a continuación, preguntó a la niña si quería ser su amigo.

Cámara de Ring hackeada

Cámara de Ring hackeada WWC5

Afortunadamente la niña advirtió a los padres, que desconectaron inmediatamente la cámara. El caso salió a la luz después de que la cadena estadounidense WWC5 publicase el vídeo con la interacción.

Este no es un caso aislado. Una vez que se consiguen los datos de acceso de Ring, acceder y controlar una de sus cámaras es fácil; los atacantes aprovechan esto para hacer bromas, grabar las vidas privadas de los propietarios, o incluso para intentar estafar a la gente.

Es lo que le ocurrió a una mujer en Texas, que se despertó cuando una voz salió de su cámara de Ring. Entre risas, la voz afirmó que era del "soporte de Ring", y que había un problema con su cámara; en concreto, que la cuenta había sido eliminada por un hacker, y que debía pagar 50 Bitcoin, una cantidad equivalente a 320.000 €.

La voz también amenazó a la mujer, insinuando que estaba cerca, en su puerta. La propietaria de la cámara decidió apagar la cámara completamente, quitándole la batería.

Ring

La respuesta de Ring a estos casos ha sido asegurar que no han sido culpa de un fallo de seguridad en sus cámaras. La compañía no ha dado detalles concretos, pero ha dado a entender que los hackers podrían haber obtenido los datos de acceso (usuario y contraseña) por otro método.

Concretamente, Ring ha advertido de usar la misma contraseña que tenemos en otros sitios. Muchos autodenominados "hackers" en realidad sólo prueban contraseñas que han sido filtradas en otros servicios; como la mayoría de la gente sigue usando las mismas contraseñas para todo, pueden entrar sin problemas.

Aún así, aunque este problema de seguridad no sea específico de Ring, la compañía no debería lavarse las manos. Que de repente haya tantos casos similares demuestra que las cámaras de Ring se han convertido en un objetivo fácil para cualquiera.