adobe photoshop 1

adobe photoshop 1

Software

Si no actualizas Photoshop y otras apps de Adobe que uses, te pueden demandar

Adobe obliga a actualizar sus apps, según denuncian usuarios que están recibiendo correos algo preocupantes de la compañía.

Noticias relacionadas

Los servicios de suscripción están conquistando el mercado, y no solo en el streaming de contenido como Netflix. También hay compañías que apuestan por distribuir su software de esta manera, y tiene sus ventajas. En vez de tener que comprar una licencia a un coste desorbitado, estos servicios nos permiten usar el último software por una cuota mensual o anual mucho más asequible.

Adobe es uno de los desarrolladores que más ha apostado por este modelo. Con Creative Cloud, podemos acceder a sus famosos programas de diseño gráfico, edición de vídeo y mucho más; desde Photoshop hasta Illustrator, pasando por Premiere Pro. Por algo más de 60 € al mes, podemos acceder a todas las aplicaciones en todos nuestros dispositivos, ya sea ordenador, tablet o móvil.

Adobe obliga a actualizar sus apps

Suena muy bien, pero un correo electrónico recientemente enviado por Adobe a sus usuarios ha dejado en evidencia el problema de este modelo: cómo el usuario pierde completamente el control de lo que puede hacer con lo que paga.

El correo ha sido enviado a aquellos usuarios que aún estén usando versiones antiguas de los programas de Adobe; la compañía explica que quiere “proveer el mejor valor a nuestros consumidores”, y muestra una lista de las apps viejas que estamos usando, advirtiendo que no tenemos la licencia para seguir usándolas.

Porque, técnicamente, con servicios como Creative Cloud no estás comprando un programa; sólo estás pagando por una licencia de uso, que sólo es válida con ciertos límites y hasta que las compañías decidan. Es cierto que normalmente esto no es un problema; pero Adobe ha decidido que en este caso lo es, y que si seguimos usando esos programas deberíamos actualizar inmediatamente.

No solo eso, sino que Adobe advierte que si seguimos usando estas versiones antiguas nos podrían demandar por infringir la licencia; hay que aclarar que Adobe no está amenazando con llevarnos a juicio, pero sí que afirma que “un tercero” podría hacerlo.

Por supuesto, la pregunta es quién es este “tercero”. Adobe no lo explica, pero es muy probable que sea Dolby; sí, la empresa especializada en sonido. El pasado marzo de 2018, Dolby demandó a Adobe por no cumplir el acuerdo de licencias que habían firmado; por el cual Adobe podía usar la tecnología de Dolby en sus productos, como por ejemplo, el códec de audio en Premiere Pro.

Un acuerdo con Dolby que ha terminado en juicio

El problema es que este acuerdo nació cuando Adobe aún vendía sus productos “en caja”; en ese caso era fácil: por cada unidad vendida, Dolby recibía una porción del precio.

Pero con el lanzamiento de Creative Cloud y el sistema de suscripción, la cosa no está tan clara. La cuestión es si cada suscripción que vende Adobe es una licencia nueva, y por lo tanto si debería pagar a Dolby por cada una. Dolby acusa a Adobe de no pagar lo suficiente, y de negarse a compartir sus cuentas para ver cuántas licencias ha vendido. Por su parte, Adobe simplemente afirma que no está de acuerdo con esta interpretación.

adobe photoshop 2

adobe photoshop 2

Los juzgados se encargarán de decidir, pero mientras tanto esta situación puede obligar a los usuarios a dar el salto a las nuevas versiones, aunque no quieran; muchos creativos están más cómodos con versiones antiguas de estos programas, o tienen funcionalidades que no encuentran en las nuevas versiones. Pero presumiblemente, las nuevas versiones no usan la tecnología de Dolby, por lo que a Adobe le interesa que más gente se pase a estas.

Lo peor es que esta no es la única polémica en la que se ha metido Creative Cloud. Hace un par de semanas, Adobe decidió eliminar las suscripciones más baratas; por lo que estos usuarios ahora se ven obligados a pagar más para evitar meterse en problemas.  Sin embargo, en Adobe afirman que estas suscripciones más baratas eran unos test; en otras palabras, estaban disponibles sólo por tiempo ilimitado, y por lo tanto cuando las pruebas terminaron sólo los planes normales se mantuvieron. Estas pruebas no tuvieron consecuencias para los que ya eran suscriptores.