3D Touch es una de las partes más curiosas y difíciles de aprender de la interfaz de los iPhone; una funcionalidad que sólo es posible gracias a la tecnología incorporada en los smartphones de Apple.

Noticias relacionadas

Normalmente una pantalla táctil sólo sabe si estás la estás tocando o no; en cambio, los iPhone son capaces de detectar también la fuerza del toque. Con esa información, iOS puede determinar la fuerza del toque para realizar acciones concretas; como por ejemplo, abrir un menú contextual si pulsamos sobre el icono de una app, cambiar el grosor de un pincel, o acceder a nuevas opciones.

Una función muy útil en algunas situaciones, pero que ha demostrado no ser del todo intuitiva para muchos usuarios; sobre todo porque no está muy claro hasta qué punto tienes que pulsar para que se detecte una cosa u otra. Aprender esto requiere tiempo, un tiempo que la mayoría de los usuarios no quiere tener que gastar.

El fin de 3D Touch estaría cerca

Pero sobre todo, da la sensación de que 3D Touch no puede alcanzar el potencial que podría tener. Y es que sólo los iPhone son compatibles; ni siquiera los iPad de la misma Apple pueden usar 3D Touch, además de algunos iPhone como el SE.

Esto significa que da igual que un desarrollador tenga pensada una utilidad interesante para 3D Touch; siempre debe tener en cuenta un método alternativo para los usuarios que no tienen acceso a 3D Touch. Así que la utilidad de 3D Touch cae inmediatamente en picado.

3d touch iphone apple 1

Por todo esto, y los costes que conlleva implementar esta tecnología en las pantallas, Apple estaría lista para abandonarla. Según los analistas de Barclays, eso puede pasar el año que viene. La generación de iPhone de 2019 será muy importante para Apple; se espera que sean los primeros modelos que adopten el puerto USB-C en vez de Lightning, y la primera gama que sólo use pantallas OLED.

Además, puede ser la primera gama sin 3D Touch desde su lanzamiento en el iPhone 6s. El motivo principal no es otro que el ahorro de costes, y a una nueva implementación de sensores en la pantalla; los nuevos modelos no tendrán el sensor táctil integrado en la propia pantalla como ahora, sino en la cubierta superior. Esto debería traducirse en pantallas que pesen menos y más resistentes; el aumento de costes se podría compensar eliminando 3D Touch.

Aún es pronto para confirmar el fin de 3D Touch. Pero, ¿realmente lo echaremos de menos?