chrome-ram

chrome-ram

Software

Trucos para que Google Chrome consuma menos RAM

Chrome consume muchos recursos. Te mostramos trucos y extensiones para que Google Chrome consuma menos RAM y menos batería.

Noticias relacionadas

Repasamos los trucos más efectivos para optimizar Google Chrome para que consuma menos recursos (en definitiva, menos RAM).

En pleno 2017 aún Google Chrome sigue siendo un lastre en su versión de ordenador. Está muy mal optimizado e incluso puede saturar a más un ordenador con buen hadrware. Año tras año presentan mejoras en la carga de Javascript (una de las cosas que más lastra en cuanto a recursos) y en otros aspectos, pero al final apenas se nota en el consumo final que percibe el usuario.

Ya no es solo por el consumo de recursos (que también), sino porque al estar en un portátil, por ejemplo, se consume más batería, algo totalmente innecesario.

Las extensiones, uno de los problemas más grandes

extensiones-plugins-google-chrome

extensiones-plugins-google-chrome

Las extensiones provocan la mayoría de los problemas de Google Chrome. Muchas veces las vamos acumulando y al final ni siquiera las usamos. No obstante, ahí están, consumiendo recursos en segundo plano, y no pocos. Cada una de las extensiones de Chrome se ejecuta como un proceso, así que acaba por consumir bastante.

desactivar-extensiones-google-chrome

desactivar-extensiones-google-chrome

Depende mucho de la extensión, por supuesto, pero en segundo plano, normalmente ocupan entre 10 y 200 MB. Podemos desactivar las que no usemos desde la pestaña de Extensiones, localizada en Herramientas > Extensiones.

Tampoco es necesario desinstalar las extensiones, con deshabilitarlas es suficiente. No podremos saber cuáles son las pestañas abiertas ni las extensiones en segundo que se están ejecutando. Antes, en cambio, sí podíamos, por lo que podíamos identificar cuáles eran y cerrarlas.

Desactivar Google Chrome en segundo plano

Aunque cerremos Google Chrome, por defecto se quedan abiertos algunos procesos en segundo plano. Se cerrarán las pestañas y las extensiones que tengamos instaladas, pero no las aplicaciones que dependan de Google Chrome. Esto es útil si  usamos las aplicaciones de Chrome, pero si no es así, son recursos consumidos que se podrían ahorrar.

google-chrome-segundo-plano

google-chrome-segundo-plano

En el menú de Google Chrome encontraremos cómo entrar a Configuración, desde donde podremos desactivarlo. Si bajamos al final del todo, encontraremos un enlace que permite mostrar los Ajustes Avanzados. Lo pulsamos y buscamos Seguir ejecutando aplicaciones en segundo plano al cerrar Google Chrome. Lo desactivamos y reiniciamos el navegador web.

Desactivar el envío de informes de errores

Cuando instalemos Google Chrome, nos preguntarán si queremos enviar informes anónimos de errores que se puedan producir. Bueno, más bien, no lo preguntan, sino que nos avisan que de que lo van ha hacer, y ya si eso, podemos desmarcar la opción (en caso de no estar de acuerdo). Si no lo hemos desactivado, estará ahí, listo para cuando Google Chrome falle, para enviar un informe.

Lo cierto es que consume muy pocos recursos, (hay veces que llega a tanto como una pestaña), pero alivia algo (aunque tampoco es la panacea). Si consideramos que es muy poco como para que se aprecie, podemos dejarlo activado, y así de paso ayudar a Google Chrome a solucionar errores inesperados.

estadisticas-uso-informes-google-chrome

estadisticas-uso-informes-google-chrome

Para desactivarlo, podemos ir a Configuración, en el menú de Chrome, mostrar la Configuración Avanzada (al final del todo) y buscar el botón switch que ponga Enviar automáticamente estadísticas de uso e informes sobre fallos a Google. Luego aparecerá un botón de reiniciar que tendremos que pulsar para que se hagan efectivos los cambios.

Reiniciar Google Chrome (de vez en cuando)

Google Chrome va consumiendo más recursos a medida que va pasando más y más tiempo abierto. Si tenemos el ordenador y en concreto, Google Chrome, durante muchas horas o incluso días, se nota. Por ello, hay veces que es necesario cerrar Google Chrome de raíz. Esto quiere decir que no tendremos que cerrarlo simplemente con la opción de cerrar ventanas, sino que tendremos que cerrar el proceso desde el administrador de tareas.

Unificar los enlaces de una misma web

Google trata cada pestaña o extensión de forma independiente (es decir, como un proceso único). Esto es debido a que trata cada una de ellas por separado para que, en caso de error o en caso de infección de malware, afecte solamente a la pestaña o extensión infectada. Esto es lo que se llama sandbox, y lo podríamos definir de forma gráfica como que cada pestaña es una burbuja.

Sin embargo, podemos cambiar la situación y hacer que en vez de que se cree un proceso por pestaña, se cree uno por sitio web. Esto podemos hacerlo de manera muy sencilla modificando el acceso directo con el cual accedemos a Google Chrome. Lo primero es encontrarlo: para ello, tecleamos en Cortana Google Chrome y pulsamos clic derecho sobre él, eligiendo Abrir ubicación de archivo.

proceso-por-sitio-google-chrome-propiedades

proceso-por-sitio-google-chrome-propiedades

Cuando estemos ante el acceso directo original, hacemos nuevamente clic derecho en él y seleccionamos Porpiedades. Se abrirá una ventana emergente y en el campo Destino tendremos que añadir ‘ –process-per-site‘ (sin comillas y con el espacio). Nos pedirá acceso de administrador.

La mayor contraindicación de esto es que si un enlace de un sitio web va lento o se traba, se trabarán todos los enlaces del sitio y no solo la pestaña en concreto.

Cerrar las pestañas innecesarias

Las pestañas consumen incluso más que las propias extensiones. No suelen bajar de los 30 MB y pueden llegar hasta los 200 MB también. Al buscar información para trabajos, sobre todo, y tras horas y horas de documentación se puede llegar a acumular incluso 100 pestañas perfectamente (repartidas entre varias ventanas, por supuesto).

Hay veces incluso que dejamos pestañas abiertas solamente para leerlas después o en otro momento. Esto es totalmente perjudicial, pues por cada pestaña abierta el rendimiento de nuestro ordenador se reduce de forma proporcional. Para ello es mejor usar los perfiles o extensiones que administren nuestras pestañas para leerlas mejor.

Plus: extensiones para mejorar la experiencia

The-Graet-Suspender

The-Graet-Suspender

En ocasiones es inevitable cerrar pestañas por mucho que nos pese. En esos casos, podríamos instalar The Great Suspender (antes llamada TabMemFree), una extensión que ‘suspende’ las pestañas que llevan inactivas cierto tiempo (lo especificamos nosotros mismos). Tiene una lista blanca (webs que no se suspenderán en ningún caso) y otro tipo de opciones.