europa

europa

Software

La Unión Europea acusa a Google de monopolio

El supuesto monopolio de Google ha sufrido un duro golpe con la apertura de una investigación formal contra la compañía por la UE.

Noticias relacionadas

Podría decirse que era inevitable: la Unión Europea ha acusado oficialmente al monopolio de Google, por abusar su “posición dominante” en el mercado.

La Unión Europea siempre ha sido muy sensible cada vez que una gran compañía domina un sector, sobre todo el tecnológico, como bien puede atestiguar Microsoft y la cantidad de años que sufrió las investigaciones de los comisarios europeos.

Ahora es Google la dominante, y por tanto ahora le toca sufrir con la apertura de una investigación formal por parte del comisariado europeo. Todo, según el texto oficial, para evitar que a los ciudadanos europeos se les “niegue de manera artificial” la capacidad de elección.

La UE en busca del monopolio de Google

En concreto, la UE apuntará su ojo avizor a dos problemas: el primero, la sospecha de que Google ha favorecido de manera sistemática a su propio servicio de ventas, Google Shopping, en los resultados de búsquedas. El objetivo es dirigir de “manera artificial” a los posibles compradores para evitar que usen servicios de la competencia.

google-busqueda-2

google-busqueda-2

Las búsquedas de Google y sus resultados siempre han sido un punto polémico en Europa. La cosa llegó al punto de que el año pasado los legisladores europeos estuvieron dispuestos a dividir la búsqueda de Google del resto de la compañía, aunque no se llegó a tal extremo.

Que Google favorece o ha favorecido sus propios servicios en la búsqueda es algo prácticamente innegable que incluso está admitido en EEUU. La gran duda es si al hacerlo Google está dañando las oportunidades de los usuarios de usar otros servicios y por lo tanto, al concepto de la competencia justa. En EEUU la FCC decidió que no, pero la Unión Europea siempre ha sido más dura en este aspecto.

nexus5-port

nexus5-port

Android, el sistema operativo de Google, no se salva. La acusación formal también menciona el esquema usado por Google para ofrecer Android a los fabricantes; aunque el sistema operativo es libre, no lo son las aplicaciones y servicios de la compañía, sin los cuales está incompleto y que sirven para “negociar”. La UE investigará si este método evita el desarrollo y el acceso al mercado de otros fabricantes, sistemas operativos y servicios.

En caso de ser declarada culpable, Google se verá obligada a cambiar sus métodos si quiere seguir ofreciendo servicios en Europa, además de recibir una multa que seguro que estaría en el rango de los cientos de millones de euros, como la que recibió Microsoft.