Hace unas pocas semanas aparecieron en Australia, Japón y en Estados Unidos (no en España) nuevos modelos de PlayStation 5. Nuevas variantes de la consola que no se constituyen como una nueva gama, pero sí como una versión que tiene algunos cambios menores, como una mayor ligereza y modificaciones en la peana.

Noticias relacionadas

Desde que se lanzó, no han sido pocos los que han querido saber cómo ha conseguido Sony esa reducción de peso de más de 300 gramos. Ahora tenemos la respuesta. El youtuber Austin Evans ha adquirido una de estas consolas y la ha abierto, revelando que ahora el disipador de la PS5 es más pequeño.

Es decir, que esta nueva consola es 300 gramos más ligera porque su disipador, el sistema que evita que se caliente en exceso, es menor. Esto, por supuesto, ha provocado que esta consola se caliente un poco más que su 'versión' anterior.

Una PS5 modificada

Austin Evans ha lanzado un vídeo el pasado 28 de agosto, desmontando la nueva PS5. Hay que aclarar que esta no es ni mucho menos una nueva versión al estilo de las PS4 Pro o Slim (o Xbox One S o One X), sino que es simplemente una nueva tirada de PlayStation 5 que tiene algunas modificaciones.

Lo que descubre Evans es cuanto menos llamativo. Además del cambio de tornillos en la peana, que ahora no necesita de un destornillador para desacoplarse, lo que más llama la atención del youtuber es que el disipador que se encarga de, valga la redundancia, disipar el calor es significativamente menor.

A la izquierda, el disipador de la antigua PS5. A la derecha, el disipador de la nueva.

La anterior PlayStation 4 fue criticada debido a su sistema de ventilación, ya que hacía muchísimo ruido y no evitaba que la consola se sobrecalentase. Por ende, en esta generación Sony se ha encargado de poner un gigantesco disipador con un tubo heatpipe y un flujo de aire diseñados para que el interior elimine el calor de la misma forma que una cámara de vapor.

En general, la PS5 monta un disipador, una placa de cobre duro y unas aletas de disipación de aluminio que ocupan una buena parte del tamaño general de la consola (de ahí que esta sea tan grande). Todas estas piezas se han visto reducidas; desde la placa hasta el propio disipador, así como las heatpipes, es decir, los tubos de cobre del disipador.

Esto tiene su contrapartida, obviamente. En las pruebas de Evans, la nueva PlayStation 5 con cambios ahora se calienta más. Concretamente, ahora expulsa un aire más caliente, con temperaturas de 3 a 5 grados más altas. Si bien no es dramático, sí que es un hecho que con un disipador menor, la consola tiene mayor calentamiento.

¿Por qué?

Diseño de la PS5. Sony Omicrono

Tal y como expone Evans en su vídeo, esta PS5 se convierte en un modelo, a sus ojos, peor que el original. Al menos en lo que se refiere a temperaturas y refrigeración. De esta forma, el modelo de lanzamiento que ahora mismo encontramos en tiendas de segunda mano o en los pequeños momentos en los que hay existencias se convierte en la opción preferida.

El porqué de esta decisión es debido a que con la escasez de piezas, Sony estaba comercializando la versión de 500 dólares con pérdidas, algo que por fin ha cambiado esta semana, según la compañía. Este movimiento busca reducir al máximo posible los costes de producción de esta PS5, y esto pasa por reducir las capacidades de enfriamiento, que a juzgar por cómo era en la primera versión, parece ser bastante caro.

Desgraciadamente, por ahora se ha visto este cambio de hardware en el modelo de 399 dólares, sin la unidad de disco. No se sabe por ahora si la PS5 con lector de disco, que es más cara, tendrá esta modificación. De momento, si quieres adquirir una PS5 y te preocupa el tema de las temperaturas, te recomendamos hacerte con una PS5 modelo de lanzamiento, al menos por ahora.

También te puede interesar...