Desde hace unos meses, si queremos comprar un iPhone 12 en España, tendremos que hacerlo sin un cargador incluido en la cajaUna decisión que ha traído polémica, especialmente desde que algunos fabricantes como Samsung han seguido su estela. Pero parece que algunos países no están dispuestos a pasar por el aro, como Brasil.

Noticias relacionadas

Y es que el estado brasileño de São Paulo ha decidido multar a Apple cuantiosamente, según informa Engadget. La decisión de retirar el cargador de la caja, según dicha zona, es considerada como un engaño a los usuarios. Y aunque esta es la punta de lanza de la multa, va más allá, afirmando que la firma de Cupertino ha incumplido contratos de reparación establecidos.

Tanto es así, que la multa de casi 2 millones de dólares proveniente de Procon-SP alude a más hechos, a su juicio, delictivos. Por ejemplo, acusa a Apple de publicidad engañosa, de vender dispositivos con defectos de fábrica, de mantener cláusulas abusivas en contratos con consumidores y de no haber reparado productos que aún estaban en garantía.

Multa a Apple

Cargador y cable Lightning incluidos con el iPhone 11

Procon-SP exigió a Apple una explicación de por qué retiró el cargador de la caja de los últimos iPhone en octubre. La respuesta ya era conocida, el compromiso con el medio ambiente de la firma de Cupertino. La empresa parece no haberse contentado con la respuesta de Apple, y de ahí la multa.

La multa afirma que Apple ha incurrido en delitos de publicidad engañosa después de anunciar que su teléfono móvil era "resistente al agua", a pesar de que los consumidores han afirmado tener problemas con sus dispositivos después de que entraran en contacto con el agua. Debido a esto, los usuarios no tuvieron derecho a reparación en la mayoría de ocasiones.

Procon-SP también recuerda el caso de las actualizaciones problemáticas, aludiendo a "problemas con los iPhones después de instalar actualizaciones de sistema". También acusa a Apple de negarse a reparar productos comprados en el extranjero dentro de un plazo de 30 días. Finalmente, también explica que Apple impuso "términos injustos" en las condiciones de contratos con sus consumidores.

Samsung Galaxy S21 Ultra.

"En uno de esos contratos, la empresa desestima todas las garantías legales e implícitas contra 'defectos ocultos'. En otro, se informa al consumidor que 'el software distribuido por Apple no está cubierto por la garantía', y que Apple 'no garantiza que el producto funcionará de forma ininterrumpida o sin errores'", asegura Procon-SP.

En esta situación, se contemplan varios escenarios. El primero, que Apple tenga que acudir a juicio en caso de rechazar el fallo y apelar. El segundo, que Apple tenga que reajustar su modelo de negocio si la justicia falla a favor de Procon-SP y así poder seguir vendiendo iPhones en Brasil.

Apple no ha sido la única. Samsung tuvo que llegar a un acuerdo con la misma agencia para incluir un cargador gratuito en los pedidos anticipados del Samsung Galaxy S21 que, como Apple, prescindió del mismo en la caja. Recordemos que Brasil es uno de los mercados telefónicos más grandes, por lo que a ninguna de las dos empresas le interesa tener problemas con las normas de consumo del país.

También te puede interesar...