El año 2020, además de trágico, ha sido también irónico. A nivel tecnológico, ha sido uno de los mejores años que hemos vivido en España; el lanzamiento de los procesadores Ryzen 5000 de AMD, el de la serie 3000 de Nvidia y el estreno de los chips M1 en los nuevos MacBook. Decimos irónico, porque es muy complicado comprar todos estos componentes.

Noticias relacionadas

Y esto no es un misterio. Desde hace semanas, los principales proveedores de chips y procesadores han advertido de una falta de suministro que afecta a todo el mundo. Uno de los más importantes, Qualcomm, lo ha reflejado en Bloomberg, avisando de que el suministro a nivel global será muy limitado.

Esto tendrá consecuencias directas no solo en la industria tecnológica, sino en otros campos como el automovilístico, ya que las empresas dedicadas a la producción de esta clase de dispositivos tienen que atender otros mercados, dificultando a otras empresas por el camino.

Escasez de chips en el mundo

Qualcomm y Apple.

Tal y como recoge Bloombergla pandemia ha provocado la que se conocerá como una de las escaseces más profundas que sufrirá la industria de los semiconductores. En general, existe una muy alta demanda que debe ser suplida, provocando que los pedidos nuevos sean rechazados a la espera de reabastecer los actuales.

Cristiano Amon, CEO de Qualcomm (fabricante de la mayoría de procesadores móviles del mercado), ha presentado los resultados económicos de la empresa y en ellos se refleja una escasez muy amplia. El motivo: el grueso de la industria de manufacturación de estos dispositivos reside en un número insignificante de proveedores, siendo el mejor ejemplo TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company). Sí, la misma responsable de productos como los AMD Ryzen o los Apple AX.

La propia Apple admitió, según Bloomberg, que las ventas de la nueva gama de iPhone 12 han sido limitadas debido a la alta escasez de componentes. Lo mismo han advertido en meses anteriores los principales fabricantes ligados a TSMC, como AMD, que aunque han presentado sus nuevos productos, muchos de ellos no se pueden comprar por la falta de abastecimiento de las líneas de producción.

Los casos más notorios son sin duda los de las consolas de nueva generación, como la PlayStation 5 que está motivando un peligroso mercado de reventa. La misma Sony aseguró el miércoles que era muy posible que no pudiera satisfacer por completo la demanda de la consola en 2021 debido a los problemas en la producción.

Automóviles y consolas, afectados

Xbox Series X.

Otro de los grandes problemas de esta escasez es que TSMC no distribuye solo a móviles y consolas, sino también a vehículos. La alta demanda de los procesadores en la actualidad está retrasando los pedidos de los fabricantes automovilísticos más importantes como General Motors o Ford, que han visto una reducción del 20% en la producción de varias de sus plantas a causa de este problema.

Tanto es así que estos fabricantes han sido obligados a reducir su demanda en el inicio de la pandemia. Numerosos pedidos son rechazados, de nuevo, para satisfacer la demanda que lleva atrasada varios meses a causa de la pandemia, lo que lleva a los fabricantes a estar faltos de componentes.

Playstation 5 Sony

Algunos de los principales ejecutivos de la industria también achacan este problema al almacenamiento de componentes masivo ante la previsión de la pandemia. Un ejemplo claro está en Huawei; la empresa china ha sido acusada de favorecer esta situación después de acumular una gran cantidad de componentes para garantizar su supervivencia ante las sucesivas restricciones que ha sufrido la empresa por parte del Gobierno de Trump.

El mercado de las consolas podría verse seriamente dañado por este problema, ya que las estimaciones de las empresas apuntan que no habrá una normalidad en el mercado hasta finales del año 2021, lo que seguirá favoreciendo el mercado de reventa y la falta de stock.

También te puede interesar...