El Magic Keyboard presentado junto al iPad Pro 2020 ha sido uno de los accesorios de Apple que más pasiones ha levantado, tanto en el buen sentido como en el malo. Hay quien lo ama, quien lo odia pero sin duda no ha dejado a nadie indiferente. Pero diferenciador es, pese a que su precio supere los 300 euros.

Noticias relacionadas

Pero, ¿qué tiene para que valga ese dineral? ¿Es simplemente una nueva "ida de olla" de Apple, similar a la que le llevó a vender un soporte de hierro por 1.000 euros? Lo cierto es que tiene puntos a favor, y bastantes.

En general tiene muchos, pero desde OMICRONO hemos querido seleccionar 3 especialmente importantes; tanto es así que creemos que otras muchas fundas teclado deberían copiarlos.

USB-C en un lateral

Magic Keyboard. Apple

Uno de los principales añadidos de este teclado funda de Apple es su conexión USB-C en un lateral. El iPad Pro 2018 al fin adoptó el USB-C como estándar frente al Lightning, expandiendo las capacidades de conectividad de la tablet. Pero claro, todos sabemos lo engorroso que es para algunos tener que conectar el cable a nuestro iPad teniéndolo en una funda.

El USB-C del lateral del Magic Keyboard nos permitirá cargar el iPad sin problemas. Al estar en una posición baja, justo en el punto en el que se abre y cierra la funda, podemos tener el conector a un lado bajo para que nuestra escritura no se vea afectada por el cable. Este puerto es solo de carga, pero cumple con una función importante: dejar el puerto USB-C del iPad libre para conectar discos duros externos y demás.

Esta no solo es una grandísima idea para el Magic Keyboard, sino para el resto de teclados funda del mercado. Incluso para los iPad más antiguos; las futuras fundas de este estilo deberían incluir esta conexión o, en el caso de los iPad más antiguos, puertos Lightning para que cargar el dispositivo no sea un suplicio por los cables.

El trackpad

El trackpad del Magic Keyboard también es una gran idea. Apple

A muchos usuarios les pareció absurdo el añadir un trackpad a la funda teniendo la pantalla táctil del iPad Pro. El caso es que no siempre vamos a necesitar esta pantalla, y usarla en esta posición no es ni mucho menos un acto natural. Tener que levantar el brazo todo el rato para usar la pantalla del iPad (salvo si se usa con el Apple Pencil 2) puede llegar a acarrear problemas.

Ahora que iPadOS ha añadido el soporte para ratón, podemos usar el iPad con un cursor muy sencillo de usar y muy intuitivo. El trackpad soluciona este problema, ya que podemos usarlo incluso teniendo en cuenta los gestos de la interfaz que se introdujeron tiempo atrás con iOS. Es como usar, literalmente, un ordenador.

Además, los trackpads de Apple suelen tener muy buena fama y aunque ya hay alternativas más baratas que el Magic Keyboard, este promete dar buenísimas sensaciones. No es para menos, costando la barbaridad de dinero que cuesta.

Pantalla "flotante"

Magic Keyboard Apple

Esto a muchos les parecerá una tontería, y es la capacidad de esta funda de "levantar" el iPad Pro en el aire. La funda se adhiere de forma magnética a la parte trasera del iPad Pro (que es metálica), y esta permite tener el iPad en el aire. Y no, no es simplemente una cuestión de diseño.

¿Para qué querríamos tener el iPad levantado en el aire? Primero, para tener la pantalla a más altura, ya que recordemos que la pantalla del iPad Pro es más pequeña que la de un portátil normal, y así tenemos la tablet más a la altura de los ojos. Además, no tendremos ni que estirar ni bajar el brazo tanto en caso de que queramos usar el Apple Pencil. La idea es que se asemeje lo máximo posible a un portátil.

Es sorprendente la de momentos en las que me he visto agachando la cabeza demasiado para usar mi iPad con mi funda, y tenerlo a más altura puede ayudar a muchos a usarlo como un portátil más.

El Magic Keyboard ya se puede comprar en 2 versiones: una para el iPad Pro 2020 de 11 pulgadas que cuesta 339 euros y otra para el iPad 2020 de 12.9 pulgadas por unos 399 euros. El Magic Keyboard es, además, compatible con el iPad Pro de 2018 de 11 pulgadas.