Hardware

Prueba Razer Viper: la velocidad de la luz en tu mano

Noticias relacionadas

Cuando llevas el suficiente tiempo trabajando en la industria, es difícil que te sorprendan. A lo largo de la semana ves muchos productos nuevos, que lo son sólo en teoría; la mayoría son "refritos", nuevas versiones de dispositivos ya lanzados, o directamente copias de otros fabricantes, así que no solemos hablar de ellos en Omicrono.

Pero si este trabajo merece la pena, es porque, de vez en cuando, aparece algo que no habías visto antes. Algo que te intriga y te hace pensar dónde está el verdadero límite. Productos como el Razer Viper, un ratón con botones que funcionan con la luz.

Sí, has leído bien, el nuevo Viper tiene botones ópticos y no mecánicos. Y seguro que te estás haciendo muchas preguntas, y apostaría a que una de ellas es ¿pero sirve para algo?

Características del Razer Viper

  • Ratón de diseño ambidiestro con cable.
  • Sensor óptico Razer 5G.
  • Sensibilidad - 16.000 ppp.
  • Tasa de sondeo - 1000 Hz.
  • Aceleración - 50 G / 450 pulgadas por segundo.
  • Switches ópticos.
  • Rueda de desplazamiento táctil
  • Ocho botones programables.
  • Retroiluminación personalizable con 16,8 millones de colores.
  • Cable Speedflex de 2,1 metros de longitud.
  • Tamaño - 126,73 mm x 66,2 mm x 37,81 mm.
  • Peso - 69 gramos (sin cable).

Un ratón que oculta su potencial

A simple vista, el Razer Viper es un ratón muy discreto, incluso para los estándares de Razer, y especialmente para los estándares del sector. Estamos acostumbrados a fabricantes que interpretan la palabra "gaming" como "histriónico", y la verdad es que es refrescante ver algo diferente en ese sentido.

De hecho, el Viper podría ser incluso demasiado humilde para algunos gustos. Casi todos sus componentes se han incluido por su funcionalidad, no por su aspecto; incluyendo las zonas de máximo agarre a ambos lados.

Porque sí, este es un ratón de diseño ambidiestro, y de nuevo eso es refrescante en un mercado normalmente centrado en los diestros. Un diseño simétrico que no implica que no sea ergonómico; de hecho, personalmente lo prefiero frente a los diseños extremadamente asimétricos.

Esto se nota especialmente a la hora de poner la mano en el ratón. Es un acto que hacemos de manera inconsciente, y por eso no nos damos cuenta de que, cada vez que ponemos la mano en el ratón, tenemos que buscar la forma adecuada. Con un diseño simétrico esto es más fácil.

El tamaño es otro aspecto importante; el Viper es más pequeño, y por lo tanto más ligero, incluso comparado con otros modelos del mismo fabricante como el Mamba. Si eres de manos grandes como yo, puede que eches en falta algo de soporte adicional; en mi caso, el meñique siempre arrastraba por la alfombrilla.

Por supuesto, eso puede ser un inconveniente o una ventaja, dependiendo de tu mano y especialmente, de cómo uses el ratón. Si eres de los que apoya toda la mano en el ratón, se te quedará pequeño; pero si eres de los que usa la "garra", puede que sea justo lo que estabas buscando.

Es Razer, debe tener RGB

Cuando saqué el Viper de su caja, me quedé mirándolo extrañado durante un buen rato. Faltaba algo. Después de varios minutos, me di cuenta de qué: ¿dónde está la iluminación RGB? De hecho, ¿dónde está el logotipo de Razer?

La imagen gaming siempre ha estado asociada con la iluminación, especialmente la RGB, y Razer es mundialmente reconocida por su sistema Chroma. Pero no encontraba por dónde salía la luz, hasta que enchufé el ratón, y os aseguro que grité sorprendido.

El logotipo de Razer está en el ratón, pero no se ve hasta que lo enchufamos y la iluminación se activa. En vez de ser un relieve, es un logotipo "oculto" en la trasera del ratón que normalmente no se ve. Es un detalle nimio, pero uno que me pareció muy "chulo", a falta de una palabra mejor.

Pero tal vez lo más sorprendente es que esa es la única fuente de luz de todo el ratón. Ni la rueda, ni los botones, ni ninguna otra parte están iluminadas. Es como si en Razer se hubieran contenido, y agradezco que lo hayan hecho. El resultado es más elegante para mi gusto, pero es comprensible que te pueda decepcionar si conoces el historial del fabricante.

Razer Synapse, aprovecha esos botones adicionales

Como es habitual en Razer, la iluminación RGB es personalizable, pero no es lo único que podemos cambiar de este ratón. Ya hemos hablado de Razer Synapse en otras ocasiones, el programa para configurar y gestionar nuestros dispositivos.

En el caso del Viper, tenemos las opciones habituales para sincronizar la iluminación RGB con el resto de dispositivos Razer que tengamos; además de la posibilidad de cambiar los efectos visuales.

Pero además, es en Synapse donde podemos realmente aprovechar los botones adicionales integrados en este ratón. Si te fijas, tenemos dos a la izquierda y otros dos a la derecha; usando Synapse, es posible hacer que cumplan cualquier función que se nos ocurra.

Desde el clásico "avanzar" y "retroceder", a otras funciones más avanzadas como abrir un programa o ejecutar una macro. Y no estamos limitados a esos botones; exceptuando el click izquierdo, podemos cambiar absolutamente todas las funciones de este ratón. Además, con un click podemos invertir las funciones, dependiendo de si somos diestros o zurdos. Synapse es básicamente imprescindible para aprovechar el Viper.

Con cable, como debe ser

Un detalle que tal vez te haya echado para atrás al ver las fotos es que el Viper no es inalámbrico; no hay opción para quitar el cable, pero es una decisión comprensible.

Estamos ante un dispositivo diseñado para eliminar todo el retardo entre nuestras acciones y los eventos del juego; no tendría sentido añadir la latencia de una conexión inalámbrica, por mucho que hayan mejorado en los últimos años.

Dicho esto, no se trata de un cable normal. Razer lo llama "Speedflex", pero debajo de esa marca comercial hay un cable extremadamente flexible y recubierto de un material que se desliza muy bien. Mi mesa siempre está desordenada con todo tipo de dispositivos y accesorios, y en ningún momento el cable se me ha enganchado o he sentido que mis movimientos estén limitados.

De hecho, no he notado diferencia en libertad de movimiento respecto al ratón inalámbrico que suelo usar mientras trabajo, y soy consciente de que estoy diciendo algo difícil de creer, pero es así.

Durante la realización de este artículo, Razer presentó una versión del Viper inalámbrica. Tengo curiosidad por ver cómo afecta al rendimiento y a otros aspectos como el peso, pero al menos si prefieres los ratones inalámbricos, tienes esa opción.

Un conjunto a la altura

Usar este ratón es una delicia. Gracias al reducido peso, al diseño del cable y de la zona inferior, moverlo prácticamente no requiere esfuerzo; eso permite ser mucho más preciso, y probablemente lo notarás en el brazo después de largas sesiones de juego.

El Viper tiene un sensor de 16.000 ppp, pero podemos configurarlo a nuestro gusto con Synapse; tenemos cinco niveles de sensibilidad que podemos cambiar como queramos y acceder a ellos sólo con pulsar un botón del ratón.

Un detalle que puede dividir opiniones es la localización por defecto de ese botón: en la parte inferior del ratón. Razer ha escogido ese sitio por las sugerencias de jugadores profesionales, hartos de cambiar la sensibilidad por error; pero si prefieres tener un acceso rápido para cambiar de sensibilidad al instante, puedes usar Synapse para configurar cualquiera de los botones laterales.

Un momento, ¿botones ópticos?

Sólo con lo que he comentado, ya estaríamos ante un ratón gaming recomendable. En ningún momento me he sentido incómodo o he deseado algo más. Pero por supuesto, aún no he hablado de la verdadera estrella del Razer Viper: los botones ópticos, o mejor dicho, switches ópticos.

Esta tecnología se ha implementado tanto en el botón derecho como en el izquierdo del Viper, y en teoría, permite pulsaciones más rápidas que serán detectadas sin problemas, y botones con una mayor durabilidad. Para explicar cómo es posible eso, primero tenemos que ver cómo funciona un switch óptico comparado con uno mecánico.

Qué es el "efecto rebote" de un ratón

Normalmente, los botones de un ratón funcionan por contacto; cuando pulsas, o "haces click", estás moviendo una pieza metálica hasta que contacta con otra. Eso genera la señal eléctrica que es enviada al ordenador y genera un evento en el sistema operativo.

Este proceso nos parece instantáneo, pero dura mucho más de lo que podríamos pensar. Eso es porque, cuando presionamos el botón, el contacto que se produce nunca es "perfecto"; el choque entre ambas piezas metálicas provoca un rebote en la señal, hasta que finalmente se estabiliza. Durante este corto periodo de tiempo, puede parecer que estamos presionando y soltando el botón varias veces, si sólo nos guiamos por la señal detectada.

Razer

Eso es el conocido como "efecto rebote", y provoca que el ratón no sepa realmente cuántos clicks estamos haciendo, o durante cuánto tiempo hemos mantenido presionado el botón. Durante los primeros microsegundos, la señal que detecta el ratón es inservible.

Para solucionar este problema, los ratones modernos no envían la señal al ordenador de manera instantánea; como saben que los primeros instantes no son fiables, pueden ignorarlos y esperar un poco hasta que la señal se estabilice y así poder registrarla. En otras palabras, los ratones introducen latencia en el proceso de registro del click.

Esto es suficiente en la mayoría de los casos, ya que el proceso que acabo de describir dura apenas unos milisegundos. Si estás en el escritorio, abriendo archivos, probablemente nunca hayas pensado en esto. Pero si eres de los que "machaca" el ratón, puede ser de esas cosas que te hayan sacado de quicio, incluso aunque no comprendieses qué es lo que era.

Switches ópticos de Razer, ¿la solución?

Razer afirma que la solución al "efecto rebote" está en dejar de depender de contactos metálicos para detectar el "click", y por eso ha implementado switches ópticos no solo en el Razer Viper, sino en otros periféricos como el teclado Huntsman Elite.

Estos switches funcionan detectando la presencia de pequeños rayos láser, en vez de un contacto metálico. En el interior del botón hay un emisor láser que funciona continuamente; cuando pulsamos el botón, en realidad estamos abriendo un obturador, por el que puede pasar el rayo.

Al impactar contra el sensor, este genera la señal eléctrica que se envía al ordenador y es interpretada por el sistema operativo. Cuando dejamos de pulsar el ratón, el obturador se cierra, el sensor deja de detectar el láser, y la pulsación ha terminado.

El proceso es instantáneo, y eso permite eliminar la latencia necesaria por el efecto rebote. En el mismo instante en el que pulsamos el botón, esta pulsación se detecta, sin esperar.

Un detalle que aclarar es que, aunque no se produzca el contacto metálico, los "clicks" suenan como con cualquier otro ratón.

Pero, ¿se nota?

La idea de un switch óptico no es nueva, pero la implementación de Razer es la que más fuerza ha cobrado en los últimos años. Razer afirma que con un switch óptico se consigue un tiempo de respuesta de sólo 0,2 milisegundos, por lo que sería el más rápido del mercado; y aproximadamente tres veces más rápido que un ratón convencional.

Lo importante, por supuesto, es si todo eso se nota en la práctica. Y aquí es donde tenemos que hablar de la subjetividad: que lo notes o no, dependerá exclusivamente de ti. Sí, se que eso supone "lavarme las manos", pero espero que se entienda al explicar cómo llegué a esa conclusión.

Empecé pensando en que tenía que comprobar las diferencias (si las había) de manera empírica. Así que inicié una aplicación que cuenta clicks, y machaqué el botón lo más rápido que pude, fijándome en si algún click se perdía; y después de mucho sudor y un recordatorio de que tengo que ejercitar más, el resultado fue satisfactorio: no se perdió ningún click.

A continuación probé otro ratón, un Mamba Wireless, también de Razer pero este con switches tradicionales. Y se perdieron dos clicks. Caso cerrado, entonces. El Viper y sus switches ópticos son mejores...

No. No podía dejarlo así. Yo mismo era consciente de que no eran resultados conclusivos. ¿Y si había sido un error mío, al no pulsar correctamente el botón? El Mamba era inalámbrico, ¿podría haber tenido eso algo que ver? ¿Y si era problema del sistema operativo?

Entonces me di cuenta de que mi planteamiento era erróneo.

Uno de los mejores ratones gaming

Porque el Viper es un ratón para jugadores. Lo que tenía que hacer era jugar. Y entonces, vi la luz, y no va con segundas. Simplemente, disfruté mucho, tal vez demasiado, usando el Razer Viper. Tanto, que tal vez se me olvidó todo el tema de los switches ópticos.

No soy jugador profesional, pero puedo decir que nunca he tenido las sensaciones que me ha dado este ratón, incluso comparado con otros ratones gaming. Los clicks son rápidos, muy rápidos. ¿Más rápidos que con un ratón tradicional? No me siento capaz de decirlo, pero he aprendido que no me importa. Es suficientemente rápido para mi, y de sobra.

Pero no es sólo que sea rápido. Es que también es ligero. Es que se mueve por la mesa como un animal. Es que es ergonómico sin optar por formas extravagantes. Es que tiene los botones programables que necesito. Es que...

El Razer Viper es un ratón genial. Y puede que los switches ópticos hayan influido, pero sin un conjunto a la altura, ese añadido no sería más que una curiosidad y no uno de los mejores ratones gaming de la actualidad.

El Razer Viper está disponible por 89,99 € en la tienda de Razer y en sitios como Amazon.