Xiaomi ha dado a conocer una batería de novedades en España entre las que destacan su nueva tablet Pad 5 así como sus móviles 11T y 11T Pro. Son sus primeros productos que pierden el apellido Mi en la apuesta de la empresa por ir diferenciando mejor las diferentes familias de dispositivos. 

Noticias relacionadas

Durante la última semana en OMICRONO hemos tenido la oportunidad de probar el Xiaomi 11T Pro, el móvil más ambicioso de los presentados y que llega con una característica estrella sobre las demás: tener la carga rápida más veloz del mercado.

El nuevo teléfono trae los 120W al mercado español, una velocidad que hasta ahora estaba reservada para el Mi 10 Ultra, un modelo ultrapremium y tan ambicioso que sirvió a Xiaomi para marcar de lo que era capaz a nivel tecnológico pero que no puso a la venta en España. 

Ahora, este torrente de carga llega al 11T Pro, un teléfono que parte de los 649 euros y que además carga cuenta con una pantalla AMOLED y un sistema de sonido de alta calidad, el procesador más avanzado de Qualcomm o una cámara con 108 megapíxeles como reclamo.

Carga: visto y no visto

Tanto el 11T como el 11T Pro son teléfonos muy completos, de esos sobre los que construir un catálogo y tener siempre de referencia. Entre ellos las diferencias son sutiles, pero la carga rápida es el elemento que más distancia al 11T del 11T Pro. 

La llegada de los 120W al mercado es un hito que marca Xiaomi en su particular batalla por ser la referencia en cuanto a carga rápida se refiere. Por contextualizar el potencial, los móviles cargan de media a unos 25W, el modelo más ambicioso de Xiaomi en España llega a los 67W y los portátiles suelen cargarse a unos 96W. Estos 120W se convierten así en el sistema más ambicioso que se puede encontrar en España.

Xiaomi 11T Pro CFQ Omicrono

El cargador, que se incluye en la caja, es grande, mucho más grande que el de un móvil habitual, pero tampoco es un tamaño exagerado. Como punto a favor, permite adaptar la potencia a otros equipos con lo que también puede usarse en portátiles o tablets (a menor potencia) para llevarlo como único cargador en un viaje. 

Pero, ¿qué implica que el móvil pueda cargar a 120W? Que nuestra costumbre de cargar el móvil por la noche desaparece por completo. El proceso de carga es un visto y no visto. Si estamos con el teléfono al 0%, sin absolutamente nada de batería, y lo ponemos a cargar, en 5 minutos tendremos en torno a un 42% de batería, pero si lo dejamos 10 minutos subirá hasta el 70%. El proceso de carga se completa a los 17 minutos.  

En la práctica esto se traduce en que dejaremos el móvil cargando entre 10 y 15 minutos y no necesariamente cada día. El Xiaomi 11T Pro cuenta con 5.000 mAh en su interior y en las pruebas que hemos realizado durante estos días nos ha permitido pasar hasta dos jornadas con él sin necesidad de buscar un enchufe. Basta con enchufar el móvil durante 10 minutos en los que nos hagamos un café o estemos haciendo otra cosa y cuando volvamos a mirar tendrá la batería completamente cargada. 

Uno de los detalles que más sorprende de este sistema de carga es que el móvil no se calienta mientras se usa el sistema -bautizado como HyperCharge-. Para hacerlo el Xiaomi 11T Pro cuenta con 34 funciones de seguridad de carga y que promete que mantiene el 80% de la salud de la batería después de 800 ciclos completos de carga, un proceso certificación por TÜV Rheinland.

Xiaomi 11T Pro junto al cargador de 120W. CFQ Omicrono

El sistema de carga no sacrifica el diseño del móvil. El 11T Pro es un móvil de dimensiones considerables (164,1 mm por 76,9 mm por 8,8 mm) y un peso 204 gramos de peso, pero que pese a todo es cómodo de llevar y usar. Ayuda que su lector de huellas esté en el botón lateral para el uso diario.

Pantalla y sonido

Más allá del sistema de carga rápida, el Xiaomi 11T Pro brilla en su capacidad para que podamos consumir contenido de la mejor forma posible. La principal mejora que encontramos con respecto a la generación anterior es la pantalla, que ahora apuesta por un panel AMOLED.

Xiaomi 11T Pro CFQ Omicrono

En esta ocasión tenemos una pantalla de 6,67 pulgadas, con una resolución FULLHD+ a (2.400x1.080), con un pico de brillo de 1.000 nits, certificación Dolby Vision y HDR10+. Da gusto consumir contenido en ella y se nota cómo Xiaomi ha aprendido de modelos anteriores para subir aquí la experiencia.

Este mejor nivel de pantalla no sólo se da a la hora de consumir contenido, sino también en la experiencia de relacionarse con ella. Ahora el panel cuenta con una tasa de refresco de 120 Hz, que hace que usar el 11T Pro se sienta súper fluido. Además, está pensado para jugar con él y la tasa de respuesta táctil alcanza los 480 Hz.

Xiaomi 11T Pro CFQ Omicrono

La guinda a esta experiencia de entretenimiento la pone el sistema de sonido. A diferencia del 11T, el modelo Pro cuenta con un par de altavoces firmados por Harman Kardon que aseguran una alta calidad de audio. Tanto es así que es compatible con Dolby Atmos.

Rendimiento y cámara

Esta experiencia de uso en el consumo de contenido no tendría sentido si el rendimiento no estuviese también a la altura. Para no hacer sacrificios, la aspiración de Xiaomi es total a nivel de potencia. Es por ello por lo que el 11T Pro lleva en su interior el procesador más ambicioso de Qualcomm, el Snapdragon 888.

Xiaomi 11T Pro CFQ Omicrono

Este chip no sólo permite hacer con el 11T Pro cualquier tarea que nos propongamos y que el teléfono se mueva con extrema fluidez, sino que es capaz de sacar todo el rendimiento de las cámaras. En esta ocasión no hemos notado calentamiento, como sí nos ha sucedido con otros móviles con el 888, con lo que es probable que la cámara de vapor sea efectiva aquí también. 

Viene con una lente principal de 108 megapíxeles a la que le acompaña un ultra gran angular de 8 megapíxeles y macro de 5 megapíxeles. Se echa de menos tener un teleobjetivo que aporte aún mayor versatilidad, pero en algún lado hay que recortar para tener un teléfono como este a un precio ajustado. 

La cámara rinde realmente bien. Tiene una buena calibración y el procesado que realiza el sistema es bastante fiel a la realidad en cuanto a colores se refiere. Asimismo consigue sacar un buen detalle cuando disponemos de una iluminación favorable y rinde con nota en entornos de baja luz. 

Xiaomi también ha querido subir el nivel de la grabación de vídeo. El teléfono es capaz de grabar en 8K y podemos encontrar diferentes modos con los que es más fácil crear contenido para redes sociales con modos predeterminados bastante útiles. 

En general, la experiencia de usar las cámaras del 11T Pro se siente como un total gama alta. En ocasiones se echa de menos alguna funcionalidad que sí se pueden encontrar en móviles de más de 1.000 euros, sin embargo, esa diferencia de precio es suficiente para plantar cara a los mejores de la clase.

¿Me lo compro?

Xiaomi 11T Pro CFQ Omicrono

El Xiaomi 11T Pro es uno de los teléfonos más redondos de la compañía. De esos que se usan de referencia para marcar qué móvil merece la pena comprar en un rango de precio determinado. La aspiración es clara: ir contra los mejores smartphones del mercado con una experiencia notable en todos los aspectos pero con el reclamo único del sistema de carga. 

Los 120W son un verdadero factor de compra si estamos acostumbrados a tener poco tiempo para cargar el teléfono. Nos sacarán de un apuro en el momento más oportuno. Es ese tipo de tecnología que no sabes que necesitabas hasta que la pruebas.