Los robots aspiradores son cada vez más populares. Tanto que están llegando a convertirse en un producto más del catálogo de compañías que destacaban por otro tipo de productos de consumo. Sin embargo, si en España se piensa en una marca de referencia esa es Roomba.

Noticias relacionadas

Los robots aspiradores de iRobot se han convertido en un sinónimo de este tipo de dispositivos de limpieza del hogar. Durante este año la compañía con sede en Burlington (Massachusetts, EEUU) ha llevado una de sus mayores avances tecnológicos, la torre de vaciado automático, a un modelo más barato, adelantándose así a los movimientos de competidores como Roborock o Xiaomi.

La Roomba i3+ tiene todo lo que se le podría pedir a un robot de alta gama de la firma a un precio menor (529,99 euros), un montante que sigue siendo elevado a la hora de hacer una inversión. En OMICRONO lo hemos estado probando y os contamos nuestra experiencia. 

Olvídate de aspirar

El factor diferencial de la Roomba i3+ es la posibilidad de olvidarse por completo de aspirar. No de tener que hacerlo, cosa que ya se podía hacer con otros robots aspiradores de Roomba, sino de tener que vaciar lo recogido. Es un cambio sutil pero que cambia por completo la experiencia de uso de un dispositivo de este tipo. 

Roomba i3+ con la base de autovaciado CFQ Omicrono

La nueva base donde el robot se carga, denominado como sistema Clean Base, es el lugar donde el robot vacía su depósito después de cada pasada limpiando la casa. De este modo no hay que estar pendiente de vaciar manualmente el depósito del robot constantemente ante el miedo de que el depósito se llene y deje de aspirar a mitad de un trabajo. 

La i3+ vacía su depósito en la misma base donde carga, una estación en la que se puede almacenar la suciedad hasta tres meses, con lo que nos olvidaremos casi por completo de tener que vaciar el depósito. Un cambio de dinámica total con respecto a los robots aspiradores tradicionales. La suciedad se almacena dentro de una bolsa sellada con cuatro capas que atrapan el 99% de alérgenos y moho. 

La bolsa que guarda los vaciados del robot CFQ Omicrono

Otro de los detalles que hace que nos olvidemos de tener que aspirar son las sugerencias personalizadas que ofrece la aplicación. A través de ella el software ofrece al usuario horarios de limpieza basados en trabajos anteriores así como automatizaciones en eventos o la vinculación con asistentes inteligentes.

Cómo limpia

La Roomba i3+ destaca por algo que es común a toda la familia Roomba: cuenta con una potencia de sobra como para aspirar sin problemas casi cualquier superficie que se proponga. En nuestro caso la hemos probado en un sótano con salida al jardín, una zona donde la entrada de tierra y polvo es habitual.

Momento de autovaciado de la Roomba i3+ CFQ Omicrono

En ocasiones ha sido necesario que haga una doble pasada, pero el robot lo detecta de forma automática gracias a la tecnología Dirt Detect y lo hace por sí mismo, aunque tenga que volver a la base para recargar la batería entremedias. Eso sí, en estos casos habrá que esperar.

Con respecto a la ruta que toma el robot, lo hace siempre en filas ordenadas pensando en optimizar la batería en la navegación. Eso sí es capaz de adaptarse a diferentes tipos de suelos o alfombras para sacar el mismo rendimiento con independencia de la superficie sobre la que está. 

Roomba i3+ CFQ Omicrono

El sistema de limpieza en 3 fases utiliza dos cepillos de goma multisuperficie, algo que hasta ahora iRobot reservaba para la gama alta y que es especialmente útil para atrapar el pelo de las mascotas. Éstos trabajan coordinados con un cepillo especialmente diseñado para llegar a esquinas y bordes.

Con respecto a la potencia de succión, la Roomba i3 cuenta con una capacidad de aspiración 10 veces superior si se compara con la serie 600, que es la gama media a la que viene a relevar. Esto no se traduce en un robot más ruidoso de lo habitual, sin embargo, sí es especialmente molesto cuando el robot se vacía en la base, un proceso donde los decibelios se incrementan notablemente. 

Aplicación de iRobot CFQ Omicrono

También se echa de menos algunas de las características que podemos encontrar en la gama alta como la que revisa dónde ha limpiado, crear zonas de limpieza y zonas de exclusión o elegir manualmente habitaciones y áreas específicas donde limpiar. Una ausencia que puede ser un verdadero incordio si venimos de otro modelo que sí lo tenga.

Un diseño más chic

Más allá de la capacidad de rendimiento de la nueva Roomba i3 otro de los detalles diferenciales de la máquina de iRobot es su diseño. Aquí hay que alabar el esfuerzo de la compañía por tratar de hacer algo diferente con la i3 y apostar por una terminación de tela en la parte superior con la idea de que encaje mejor en el hogar. 

Roomba i3+ CFQ Omicrono

Al final, el robot aspirador ha de estar en un sitio visible en casa y puede tener un impacto visual constante en nuestro hogar, con lo que se agradece todo esfuerzo por hacer esta experiencia mejor. En concreto dispone de un material que emula tejido, minimiza las huellas dactilares y recoge menos polvo.

Además, el botón Clean pasa más desapercibido fundiéndose con la cubierta del robot hasta que este se enciende, iluminándose entonces para comunicar los comportamientos del robot o las notificaciones cuando está trabajando de manera activa. 

¿Me la compro?

La i3+ es el modelo de Roomba para acercar características de la gama alta a la gama media, es un robot aspirador pensado para aquellos que buscan algunas de las mejores especificaciones y rendimiento de la marca a un precio menor. iRobot es sinónimo de calidad y durabilidad, una inversión alta pero que asegura el rendimiento que le han convertido en referencia del sector. 

Roomba i3+ en la base de autovaciado CFQ Omicrono

La torre de vaciado automático es un cambio de concepto en los robots aspiradores. Olvidarse del vaciado recurrente del aspirador mejora por completo la experiencia y hace pensar en cómo se ha tardado tanto tiempo en tener algo así a un precio no demasiado alto. Una vez que lo pruebas no entiendes que todos los robots aspiradores vengan ya con este sistema. 

Sin embargo, la Roomba i3+ no es perfecta. Se echa de menos una capacidad mayor de control sobre el recorrido que hace por ciertas habitaciones, la posibilidad de acotar zonas para que no vaya o enviarla a limpiar determinadas habitaciones. Una limitación que se siente más como una técnica para diferenciar categorías dentro del catálogo de Roomba.

También te puede interesar...