Si pensamos en teléfonos de gama alta que podamos comprar en España, nos vendrán a la cabeza nombres muy consagrados en la industria. Samsung, Apple, HuaweiXiaomi u Oppo son sólo algunos nombres. Sin embargo, una de las grandes sorpresas entre los mejores móviles del año lo trae ZTE.

Noticias relacionadas

La compañía china sigue apostando por el mercado español, y lo hace por la puerta grande. Con el ZTE Axon 30 Ultra, un móvil de altas prestaciones que alberga en su interior alta potencia, un diseño que no deja indiferente y un precio rompedor para competir con los mejores del mercado: 749 euros

Durante unas semanas en OMICRONO hemos podido probar a fondo esta sorpresa llegada a la gama alta y comprobar así si el resto del móvil está a la altura. 

Diseño espectacular

ZTE Axon 30 Ultra. Manuel Fernández Omicrono

El ZTE Axon 30 Ultra no se esconde de las miradas. Todo lo contrario; busca a toda costa demostrar que es un teléfono de gama alta y ser el centro de atención. Este concepto se entiende a la perfección en sus acabados: metal y cristal, con unas cuidadas curvas que logran ese efecto wow propio de la gama alta. 

Es un teléfono que se siente caro, se nota que es un gama alta en todo momento. Devuelve una sensación excelente a la mano. Es fino, elegante y está increíblemente bien construido. 

La parte trasera es mate. Manuel Fernández Omicrono

Las comparaciones son inevitables. Este Axon 30 Ultra cumple prácticamente con todos los checks esperables de un teléfono de gama alta en el 2021. Pantalla perforada, bordes curvados, cantos planos materiales premium y una construcción soberbia. Es un diseño que suena familiar porque es como si hubiesen metido en una coctelera con lo sorbitos de otros teléfonos. 

Mención especial merece la parte trasera, con un cristal acabado en mate. Además de sentirse muy premium tiene dos ventajas principales: las huellas no se quedarán tanto como en otros teléfonos y el tacto es muy suave y agradable. 

Que la pantalla esté curvada es un detalle a tener en cuenta. Manuel Fernández Omicrono

Sin embargo, esto no está exento de ciertos detalles a tener en cuenta. El primero es el más obvio; la curvatura doble en el cuerpo y la pantalla en relación al tamaño del teléfono. Este es un móvil que tiene una enorme pantalla de 6,67 pulgadas, no siendo apto para todos los bolsillos, sobre todo si contamos el módulo de cámara que alberga 4 sensores.

El agarre no es desagradable, pero el borde del dispositivo está más cerca de la pantalla que del borde trasero en sí. Esto consigue que el agarre se sienta un poco extraño al principio. Este hecho, unido a la curvatura, provoca que tengamos que acostumbrarnos un poco al uso del teléfono. Nada dramático, pero algo a tener en cuenta.

No son curvaturas sutiles. Manuel Fernández Omicrono

Potencia y pantalla: una bestia

Los móviles de marcas menos conocidas tienen un reto doble: no sólo sacaar un buen terminal, sino convencer al usuario. El órdago de ZTE aquí es claro con el Axon 30 Ultra que, basicamente, busca llevar lo mejor del mercado.

Y es que ZTE es consciente de que vivimos en la era de las características y los números. Por ende, no ha escatimado en ellos; el Axon 30 Ultra monta el Qualcomm Snapdragon 888, el mejor procesador para dispositivos Android disponible en el mercado y le acompañan 8 GB de memoria RAM junto a 128 GB en su versión base y 12 GB de memoria RAM y 256 GB en su versión superior.

Este móvil es un 'bicho'. Manuel Fernández Omicrono

Normalmente, separaríamos la pantalla del hardware interno, sin embargo, la pantalla es uno de los grandes reclamos de músculo de este móvil de ZTE. Coronamos este hardware con una pantalla OLED de 6,67 pulgadas con resolución FullHD+ (2400x1080) y con una variedad de tecnologías bajo el brazo.

Compatibilidad con HDR10+, ratio 20:9 y lo más importante: tasa de refresco de 144 Hz, con un ratio de refresco táctil de 300 Hz. Monta así uno de los mejores paneles para jugar y consumir contenido de forma rápida. La fluidez que logra esta tasa de refresco es digna de alabar y usarla es realmente una gozada.

La pantalla no se debe tomar a la ligera. Manuel Fernández Omicrono

La pantalla además tiene una buena calibración de color, un buen brillo y una buena definición. Adicionalmente cuenta con un lector de huellas que no defrauda, estando integrado en la pantalla y siendo veloz y fiable al mismo tiempo.

El ZTE Axon 30 Ultra es básicamente una bestia en todos los apartados. La potencia es exquisita; el Snapdragon 888 puede con todos los videojuegos que le echemos, en sus máximas calidades. Incluso títulos pesados como Genshin ImpactAsphalt 9 Call of Duty Mobile se mueven con soltura con los ajustes gráficos al máximo.

Viene muy completo. Manuel Fernández Omicrono

La tabla de especificaciones solo tiene 2 pequeñas pegas. El sonido DTS:X es estéreo aunque cumple no es sobresaliente, y su personalización de software, MyOS 11. Creemos que es una capa que tiene margen de mejora; con opciones de configuración interesantes pero se echan de menos características respecto a otros rivales y la estética tampoco nos ha acabado de convencer. 

Batería

Ninguna de estas características es gratuita; consumen batería. Y parte de la 'gracia' de tener un teléfono caro es que su batería aguante lo que le echen. Afortunadamente, el Axon 30 Ultra tiene más a favor que en contra, ya que por ejemplo no tenemos una pantalla con demasiada resolución y el Qualcomm Snapdragon 888 tiene una muy buena eficiencia energética.

Contamos con 4.600 mAh de batería y hablando en términos generales, esta ha sido una autonomía bastante buena. Solo hay un problema: que es fácil dejarse llevar por las características y exprimir mucho el teléfono. No es para menos, sobre todo si nos gastamos 700 euros en un smartphone. Es en esta ocasión en la que tenemos que vigilar la autonomía. Los hz de la pantalla invitan a usarla constantemente, y aunque tenemos un panel adaptativo, si le damos mucha caña, lo pasaremos mal.

Tiene unos pocos detalles que se deben resaltar. Manuel Fernández Omicrono

De este modo, si jugamos a muchos juegos o mantenemos los 144 Hz de pantalla siempre activos. Por supuesto si mantenemos la tasa de refresco en automática y cuando salimos no jugamos a demasiados títulos ni usamos mucho el teléfono, la batería cumple para todo un día sin problemas.

Un detalle a tener en cuenta es que no contamos con carga inalámbrica, algo llamativo en un móvil de gama alta. Esto se compensa gracias a la inclusión de una carga rápida excelente de 66W, que nos ayudará a cargar la batería en un santiamén. Destacar que el cargador viene incluido en la caja, por lo que no tendremos que soltar un desembolso extra para comprarlo.

Cámaras: sorpresa sorpresa

Las cámaras del ZTE Axon 30 Ultra son espléndidas. Manuel Fernández Omicrono

Si el corazón del ZTE es potente, la compañía china no ha querido escatimar en las cámaras: monta hasta 3 sensores de 64 megapíxeles, un trío poco habitual en un teléfono de gama alta y menos aún en uno que ronda los 750 euros.

En la parte trasera contamos con un angular de 64 megapíxeles, un gran angular de la misma resolución y dos teleobjetivos, uno de ellos también de 64 megapíxeles. Uno de estos teleobjetivos servirá para el modo retrato y el otro es un sensor periscópico que llega a 5X con estabilizador OIS. Además, tenemos enfoque láser.

Cabe recordar que más cámaras no siempre es mejor. La alta resolución nos da más definición y la posibilidad de conseguir hacer mejor zoom en la imagen, pero en juego entran otros factores, como el post-procesado o la gestión del HDR.

En general, el comportamiento de las cámaras ha sido muy bueno. Sorprende el buen comportamiento del HDR, ya que la cámara del ZTE Axon 30 Ultra no buscan colores extremadamente saturados. Tienden más a tonos naturales, y eso es algo que se agradece.

La definición es muy buena incluso en condiciones de luz adversas, el rango dinámico se comporta de forma excelente y la grabación en vídeo, que llega a grabar 8K cuenta con estabilización óptica, la cual también arroja muy buenos resultados. Muy pocas fotos tomadas con cualquiera de estos sensores, incluso con el periscópico, saldrá mal, por no decir que ninguna.

Cuatro sensores, pero útiles. Manuel Fernández Omicrono

Curiosamente, pasa algo distinto con la cámara frontal de 16 megapíxeles. Esta tiene dos problemas; que a la hora de gestionar el HDR a veces se confunde un poco y saca fotos con recortes artificiales y, por otra parte, tiene una estabilización en vídeo algo pobre. Algo irónico, ya que esta cámara alcanza el 4K en su grabación de vídeo.

En definitiva, la fotografía es otro de los grandes aciertos de este dispositivo. Cuando un fabricante quiere hacer un gama alta de precio 'ajustado', la tijera suele pasar por el apartado fotográfico y nos congratula ver que este no ha sido el caso.

Las fotos son geniales. Manuel Fernández Omicrono

¿Me lo compro?

La marca ZTE aún no es muy conocida en móviles en España, pero este Axo 30 Ultra es un verdadero reclamo para dar un golpe sobre la mesa que indica que la firma china también quiere jugar en ligas mayores. Ha conseguido hacer un teléfono de gama alta más barato que la competencia sin sacrificar demasiado por el camino. 

Sin duda alguna, el ZTE Axon 30 Ultra ha sido una de las grandes sorpresas del año, y nadie que se atreva a confiar en la compañía china a la hora de comprar este Axon 30 Ultra se verá defraudado.



En resumidas cuentas, el ZTE Axon 30 Ultra es un teléfono asombroso a nivel de especificaciones y rendimiento, se le pueden poner pocos peros contextualizando con su precio de 749 euros en España. Tenemos uno de los teléfonos con mejor relación hardware-calidad-precio que podemos encontrar en el mercado y quizá su punto negro es la capa de personalización del software.