Omicrono

Prueba LG 34WK95U-W: Nano IPS para cuando lo "normal" no es suficiente

Noticias relacionadas

Nunca antes habíamos tenido tantas opciones a la hora de comprar un monitor nuevo. Prácticamente hay un modelo para cada tipo de usuario y eso es evidente en monitores gaming, por ejemplo, que se centran en la velocidad de refresco y el tiempo de respuesta.

Pero, ¿y si lo que buscas es la mejor calidad de imagen? ¿y si quieres simplemente algo barato? ¿y si eres un profesional y no te vale cualquier cosa? Para todos esos casos hay varios modelos disponibles, y sí, también si tus exigencias están por encima de lo normal.

Es algo que hemos podido descubrir en las semanas que LG nos ha prestado el 34WK95U-W, un monitor UltraWide (ultrapanorámico) que apuesta completamente por la mejor calidad de imagen y el formato más práctico para trabajar. Pero, ¿está a la altura de su precio y de nuestras expectativas?

Características técnicas del LG 34WK95U-W

Tamaño
34 pulgadas
Tipo de panel
Nano IPS
Resolución
5120 x 2160 píxeles
Relación de aspecto - 21:9
Calidad de imagen
Profundiad de color - 10 bits (8bits + FRC)
Brillo - 600 nits (máximo). 450 nits (típico).
HDR - VESA DisplayHDR 600
Ratio de contraste - 1200:1
Velocidad
Frecuencia de refresco - 60 Hz.
Tiempo de respuesta - 5 ms.
Sincronización adaptativa - No (ni FreeSync ni G-Sync).
Conexiones
2 HDMI 2.0 (compatible con 4K)
1 DisplayPort 1.4
1 Thunderbolt 3.0
1 USB-C
2 USB-A
1 jack de audio
Sonido
Altavoces - 2 de 5 W.
Tipo - Rich Bass
Conexión Bluetooth.
Peana
Desmontable - Sí.
Estándar VESA - 100 x 100 mm
Altura peana - 110 mm
Inclinación - de 5 a 15 grados.
Pivotable - No.

Un monitor que quita el aliento

El LG 34WK95U-W es un monitor ultrapanorámico de 34 pulgadas, con un diseño muy elegante y una presencia excepcional. Y lo mejor de todo, es que, aunque 34 pulgadas te parezcan muchas, la clave está en lo bien aprovechadas que están.

Es cierto que, cuando me llegó la caja, al principio pensé que me habían enviado dos monitores por error. Pero entonces saqué el panel y la peana, instalé el monitor en la mesa, y no pude sino soltar un improperio; porque en ese momento, sabía que me iba a costar mucho deshacerme de este monitor.

Pero volviendo algo atrás, primero tengo que decir que el proceso de instalación de los monitores de LG es el mejor de la industria. Unir la peana al panel es tan fácil que parece que estás haciendo algo mal: sólo tienes que conectarla al recuadro de la parte trasera del panel, escuchar el "click" y ya puedes levantar el monitor. Otros fabricantes han intentado métodos semejantes, como Samsung (aunque en su caso hace falta un paso más, girar la peana un poco para que se acople).

Y lo mejor de todo es que LG ha conseguido esto sin sacrificar el soporte VESA, tan importante si queremos usar nuestro propio soporte. Claro, que la peana es perfectamente capaz de soportar los 9 kg del monitor sin ningún tipo de movimiento apreciable; es bastante elegante en ese color gris plateado, pero más importante es que no ocupa mucho espacio en la mesa.

34 pulgadas ultrapanorámicas ¿el tamaño ideal?

Una vez instalado, las 34 pulgadas del LG 34WK95U-W demuestran su valía. Hay que recordar que se trata de un monitor UltraWide, es decir, ultrapanorámico, y por lo tanto es mucho más ancho de lo habitual; eso también supone que esas 34 pulgadas las ganarás a lo largo, pero no tanto a lo alto. Comparado con un monitor de 32 pulgadas normal, este no es tan alto, por ejemplo; se acerca más a la altura de un monitor de 27 pulgadas normal.

A cambio, el verdadero potencial de este monitor está en todo el espacio adicional a los lados. Si nunca has usado un monitor ultrapanorámico, baste decir que es una experiencia que te puede cambiar la vida, y no exagero. Es como si durante toda tu vida llevases gafas con pegatinas en los extremos, y un buen día te las quitasen; de repente, es como si pudieses "ver más".

El marketing de LG para este producto se centra en los profesionales, y no es para menos. Programas especializados como los editores de vídeo o de imagen aprovechan mejor este espacio si los pones a pantalla completa. Pero no es sólo eso.

Este monitor es tan ancho que puedes poner dos ventanas a tamaño "completo" lado a lado; algo especialmente útil en multitarea, o si tienes que manejar varios programas al mismo tiempo. En mi caso, por ejemplo, prefiero tener una ventana con el editor mientras que en la otra puedo tener mi feed de noticias, redes sociales o vídeos. Incluso es posible tener tres ventanas al mismo tiempo sin muchas dificultades, cada una con el espacio que necesita.

Por todo esto, cada vez estoy más convencido de que el tamaño de un monitor de 34 pulgadas ultrapanorámico es el ideal.

Una conexión para todo, la magia de Thunderbolt 3

A la hora de conectar el monitor tenemos una gran variedad de opciones, en algunos casos incluso repetidas, como las dos conexiones HDMI. En total hay cuatro conexiones de vídeo, y aunque puedan parecer muchas, más adelante explicaremos porqué son necesarias. Un detalle importante es que todas las conexiones son capaces de aprovechar la resolución completa del monitor, 5120 x 2160 píxeles.

Pero tal vez la más interesante es la conexión Thunderbolt 3, y digo esto porque no solo nos permite recibir la señal de vídeo, sino también cargar otros dispositivos e incluso transmitir datos.

Por ejemplo, conecta un MacBook a este monitor por la conexión Thunderbolt 3, e instantáneamente lo podrás usar como una segunda pantalla; pero además, el monitor también podrá recargar la batería del MacBook, con una potencia de carga de 85W, y transmitir datos a una velocidad de 40 Gb/s. Que todo eso sea posible con un sólo cable dice mucho de cómo han avanzado los estándares, y es uno de los grandes aspectos positivos de este monitor; si trabajas con el portátil, sólo tienes que conectar un cable para tener una pantalla más grande a tu disposición.

Nano IPS, el siguiente nivel

LG es el fabricante que más apuesta por la tecnología IPS en sus paneles, para solucionar los grandes problemas de los paneles TN tradicionales: los ángulos de visión y la fidelidad del color. Pero hoy en día, eso ya es algo básico y que otros fabricantes también ofrecen.

La respuesta de LG es Nano IPS, una nueva tecnología para pantallas de cristal líquido; está basada en unas nanopartículas integradas en los propios LED de la pantalla, capaces de absorber el exceso de longitudes de onda luminosas.

El efecto de Nano IPS se nota especialmente en los colores, que son más vivos y ricos incluso comparado con un panel IPS convencional. Teníamos muchas esperanzas puestas en Nano IPS, especialmente con fabricantes como Samsung apostando por QLED para ampliar la gama de colores disponible.

Y por lo que he visto en este 34WK95U-W, podemos decir que está a la altura. No es sólo que los colores sean más vivos; si sólo fuera eso, existen otras alternativas que saturan los colores. No, lo que realmente me ha llamado la atención es el realismo de la imagen.

Color impactante y realista

Ya estés editando tus fotografías o viendo películas, el realismo de los colores no tiene parangón con ninguna otra alternativa que haya tenido oportunidad de ver. No es una imagen saturada, sino que todo tiene el brillo y la tonalidad que debería tener; por defecto, el monitor ya viene calibrado con una configuración que, sinceramente, será suficiente para casi todo el mundo.

El 34WK95U-W tiene la marca UL Verified, por lo que cubre la gama de color DCI-P3; esta es un 35% mayor que la gama sRGB completa, por lo que la variedad de colores a nuestro alcance es mucho mayor, y se nota. Colores que en otros monitores parecen idénticos, aquí revelan sus diferencias. Si eres profesional, esto es sumamente importante, por supuesto.

Viendo nuestras películas favoritas, notamos cómo la decisión de no sobresaturar los colores se traduce en una fotografía mucho más clara y que podemos disfrutar mejor; los detalles no se pierden, y es algo que notaremos especialmente si el vídeo está en resolución 4K. Y es que la relación de aspecto 21:9 suele ser la más común en el cine; por lo que, si todo está correctamente configurado, deberías poder disfrutar de la película a pantalla completa, sin las barras negras.

No podemos confundir "realismo" con "aburrido", ojo. Realismo sólo significa que los colores se muestran tal y como deberían mostrarse, y eso también significa que tendremos una explosión de colores si eso es lo que representa la escena. Podemos decir que Nano IPS no decepciona.

Videojuegos, su mayor punto débil

En videojuegos, el realismo de los colores también se agradece, pero la verdad es que es algo secundario. Y aquí es donde el LG 34WK95U-W realmente falla por primera vez: es uno de los monitores menos recomendables para jugar que hemos podido probar.

Sí, podrías pensar que un monitor ultrapanorámico puede ofrecer una experiencia diferente, y tendrías razón. En muchos juegos (no todos son compatibles con esta relación de aspecto), se consigue una mayor inmersión. Pero falla en lo más básico, el rendimiento.

El tiempo de respuesta oficial es de 5 ms, pero esa es una cifra que sólo debemos coger como una referencia; a la hora de la verdad, es algo más. Eso supone que, en momentos muy rápidos puede que veas una imagen más borrosa.

La frecuencia de refresco es de sólo 60 Hz, lo normal en el mercado, especialmente con esta resolución. Lo que no es tan comprensible es que este monitor no sea compatible con FreeSync, la tecnología de sincronización adaptativa de Radeon. Hubiera ayudado un poco en conseguir una imagen limpia y sin el efecto de "pantalla partida", con un coste adicional mínimo.

Un monitor que cambia cómo ves las cosas

En las semanas que he podido usar el LG 34WK95U-W, he estado pensando en cómo podía hacer justicia a la calidad de imagen y color. Y he llegado a la conclusión de que no podía.

No es sólo que tenga colores vivos, o que tenga un brillo generoso, o ni siquiera que ofrezca una imagen realista. Es que tiene todo eso, y más. Estamos ante uno de los mejores paneles de la industria, y la mejor carta de presentación para Nano IPS.

También es un recordatorio de que tener el mejor panel no basta en un mercado tan competitivo. La implementación de un puerto Thunderbolt 3 es una genialidad que no es exclusiva de este modelo; también lo puedes encontrar en otros fabricados por LG.

Sin embargo, conforme se acercaba el día de cerrar este artículo, no podía evitar pensar en que delante tenía un producto muy especializado y específico. Sí, este monitor te muestra una imagen increíble pero, ¿es eso suficiente? Si eres jugador, probablemente no. Y si no tienes 1.399 €, probablemente tampoco.

Sí, teníamos que hablar del precio. Aunque ya es posible encontrar este monitor con rebajas interesantes (en Amazon tiene una rebaja del 20% en el momento de escribir estas palabras), es innegable que es un obstáculo que la mayoría no podría esquivar.

Para profesionales, que busquen la mejor fidelidad de color, o un espacio de trabajo que no resulte claustrofóbico, es un precio que deberían pagar gustosamente. Pero para entusiastas, jugadores, o usuarios casuales, es simplemente demasiado, por muy bueno que sea. Y eso es una desgracia, viendo cómo no puedo apartar la mirada de este monitor.