Urwerk UR-100

Urwerk UR-100 Urwerk

Omicrono

El reloj que rastrea el movimiento de la Tierra reservado para los más ricos

Noticias relacionadas

Imagina que pudieras rastrear el movimiento de la Tierra a través del espacio. Sería genial, ¿no? Quizás no le puedas dar mucho uso a esos datos, y no es para menos. Sin embargo, existe un gadget que te permitirá conocer dicho movimiento sin recurrir a equipamiento científico avanado... si puedes pagarlo.

Existe un reloj de pulsera que presume de ser capaz de hacer esta hazaña: el Urwerk UR-100 SpaceTime. Este reloj además de darte la hora (obviamente) es capaz de rastrear el movimiento de la Tierra a través del espacio.

Una pieza de tecnología asombrosa... que no podrás pagar. En caso de que incluso accedieras a una de sus limitadísimas unidades tendrás que pagar un precio prohibitivo para casi todos los mortales. En caso de que tengas casi 50.000 dólares y mucho tiempo libre, te instamos a que sigas leyendo.

El reloj capaz de seguir el movimiento de la Tierra

Urwerk

¿Cómo puede un simple reloj de pulsera conseguir rastrear el movimiento de la Tierra? El Urwerk UR-100 SpaceTime se vale de un conjunto de 3 indicadores para mostrar qué tan lejos en kilómetros la Tierra gira y se mueve en su órbita.

Digamos que los responsables de Urwerk pensaron que, con la perspectiva adecuada, un reloj puede medir el espacio además del tiempo. Los fabricantes pensaron en la definición de un día, que es el tiempo que le toma a la Tierra rotar una vez sobre su eje. Un año por su parte es el tiempo que le toma a la Tierra girar alrededor del Sol.

Esto significa que las manecillas de un reloj no solo registran un resumen del tiempo, sino también la distancia que recorre la Tierra durante el día o la distancia que recorre en su órbita.

Urwerk

Para ilustrar esto el UR-100 SpaceTime tiene 3 pantallas situadas en una formación triangular. La más simple es la encargada de dar la hora en la posición de las seis en punto, donde la hora se muestra como un número en una ventana situada en el esqueleto de la manecilla, y los minutos están señalados por una flecha roja en un indicador en la parte inferior del dial. Cuando se completa una hora, la flecha desaparece debajo de los diales subsidiarios y es reemplazada por otra en rotación.

Mientras tanto, en la posición de las 10 en punto hay otro indicador, que marca qué tan lejos viaja un punto en el ecuador de la Tierra en kilómetros cada 20 minutos, que es de 555 km en función de la velocidad de rotación promedio. Al final de los 20 minutos, la flecha desaparece y se reemplaza como ocurre con el indicador de minutos.

Finalmente, en la posición de las dos en punto se encuentra la distancia recorrida por la Tierra en su órbita cada 20 minutos según la velocidad promedio, que llega a 35.740 km. Siguiendo estas directrices podemos medir cuán lejos viaja la Tierra.

Funciona con el calibre automático UR 12.01 de 39 joyas, cuenta con una reserva de energía de 48 horas y trabaja a una frecuencia de 4 Hz. Las manecillas del reloj están hechas de berilio, en un carrusel de aluminio de trabajo abierto con placas base triples en aleación antimagnética resistente a la corrosión.

Respecto a la caja del reloj esta es de 41 mm y está disponible en 2 versiones; una de titanio recubierto de acero plateado y otra similar pero esta vez con titanio recubierto de acero con un recubrimiento DLC negro. El cristal de zafiro lo hace resistente al agua hasta 30 metros.

La clave de este portento tecnológico es que no es precisamente barato: de por sí está limitado a 25 unidades por cada acabado, por lo que en realidad tenemos 50 unidades. Pero el precio lo aleja de cualquier atisbo de que lo podamos comprar: 48.475 dólares de precio para un reloj que se reserva para los más poderosos.