PhotoChromeleon Ink

PhotoChromeleon Ink MIT CSAIL

Omicrono

La tinta inteligente del MIT para cambiarle el color a lo que tú quieras

Noticias relacionadas

Imagina que te compras unos zapatos azules, por ejemplo. Al cabo del tiempo te hartas de ellos, o al menos de su color. Tienes varias opciones para cambiarles el color, pero seguro que ninguna tan genial como la tinta inteligente que ha desarrollado el MIT.

Ya no hablamos de cambiar colores sino de agregar nuevas y diferentes formas o estampados. Esta tinta que reacciona a la luz ultravioleta ha sido desarrollada por el equipo del MIT CSAIL, o lo que es lo mismo, el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT. Esta tinta puede cambiar de color y de patrón cuando se expone a la luz UV.

Esta tinta se puede aplicar a multitud de cosas, pudiendo cambiar completamente el aspecto de lo que se tinta. Y es sorprendentemente rápida; para objetos del tamaño de unos zapatos o un coche hablamos de entre 15 y 40 minutos.

La tinta inteligente del MIT, o cómo llevar la personalización a un nuevo nivel

El CSAIL del MIT mezcló tintes fotocrómicos cian, magenta y amarillo en una solución que rocían sobre objetos diversos como zapatos o coches, además de juguetes o incluso smartphones. Los efectos son increíbles; dependiendo de cómo esta tinta se exponga a la luz ultravioleta, provocará cambios de colores, formas, patrones y demás efectos.

Los usuarios asignan el color o patrón que desean en un programa, que utiliza la luz UV para activar y desactivar diferentes colores. Los colores perduran con luz natural, y si no estamos satisfechos con el diseño, simplemente tenemos que borrar el patrón usando esa misma luz UV.

Según Yuhua Jin, postdoc de CSAIL, autor principal de un artículo sobre el proyecto: "Este tipo especial de tinte podría permitir una gran variedad de opciones de personalización que podrían mejorar la eficiencia de fabricación y reducir el desperdicio general. Los usuarios pueden personalizar sus pertenencias y apariencia a diario, sin la necesidad de comprar el mismo objeto varias veces en diferentes colores y estilos".

Esta tinta es un gran paso para el CSAIL, ya que con anterioridad el MIT desarrolló un sistema llamado ColorMod que imprimía cosas en 3D que pudieran cambiar de color. Sin embargo, cada píxel tenía que imprimirse individualmente, por lo que el resultado final fue de baja resolución. Y cada píxel solo podía tener dos estados (transparente y su propio color), por lo que los esquemas de color eran limitados.

Si bien es cierto que aún se tienen que perfeccionar los colores de los tintes, Ford ayudó a financiar el proyecto de CSAIL expresando su interés en ella. El equipo espera que en un futuro se reduzcan los costes de tiempo y producción que conlleva desarrollar esta tinta para así aplicarlas a los coches. Según dijo el doctor Alper Kiziltas, que se especializa en materiales sostenibles y emergentes en Ford:

"Esta tinta podría reducir la cantidad de pasos necesarios para producir una pieza multicolor o mejorar la durabilidad del color frente a la intemperie o la degradación UV. Un día, incluso podríamos personalizar nuestros vehículos por capricho".