Matrícula personalizada

Matrícula personalizada denvit | Pixabay

Omicrono

Intenta engañar al sistema con una matrícula personalizada y acaba con multas que no son suyas

  • Al usar una matrícula personalizada, quería evitar las multas.
  • En vez de eso, recibió todas las que no tenían "dueño".
  • Es el poder de "NULL".

Noticias relacionadas

Es bien sabido que en EEUU y otras partes del mundo es posible elegir tu propia matrícula, en vez de tener que usar la generada automáticamente por el sistema como ocurre en la Unión Europea. Es probable que hayas visto muchas películas y series en las que el protagonista tiene una matrícula con una palabra o mensaje en clave, por ejemplo.

Hay ciertas limitaciones, por supuesto, como palabras malsonantes o insultos, pero por lo general, los estados ofrecen mucha libertad. Un especialista en ciberseguridad, conocido como Droggie en las redes, intentó aprovecharse de esto para crear una matrícula que le protegiese ante posibles multas; sin embargo, y como explicó en la conferencia de háckers Def Con según Mashable, el tiro le salió por la culata.

Droggie se basó en un tipo de ataque muy básico, pero contra el que muchos sistemas informáticos no están preparados. La matrícula que escogió sólo tenía la palabra "NULL", que puede que no tenga un significado especial para ti, pero que es muy poderosa en un entorno informático.

Cómo intentaron esquivar las multas

NULL es un valor especial usado cuando queremos guardar "nada"; para un ordenador, "0" no es lo mismo que "nada", ya que es un valor real que es mayor que "-1". Así que, cuando un programador quiere indicar que una variable no tiene nada y que está vacía, usa el valor especial NULL; una variable con NULL no tiene valor alguno y de esta manera, se evitan los problemas al usar "0", aunque la mayoría de las ocasiones sean lo mismo.

La apuesta de Droggie era que los sistemas de tráfico de California, donde pidió la matrícula, no estaban bien programados, y que no tenían en cuenta que una variable, en este caso la matrícula, podía tener el valor NULL.

Matrícula personalizada con NULL

Matrícula personalizada con NULL

El objetivo era confundir los sistemas de lectura de matrícula, como los de los radares de velocidad, y así evitarse unas multas. Cuando el aparato leyese la matrícula, podría interpretarla como que esta no tenía valor alguno, y por lo tanto no se podía asociar la multa con ningún vehículo. Este tipo de ataques eran muy comunes en la Web para atacar servidores y bases de datos, pero con las prácticas adecuadas son fáciles de esquivar.

Una matrícula personalizada que está siendo un dolor de cabeza

Que Droggie recibiese una multa de aparcamiento no era una sorpresa; simplemente la apuesta no había funcionado. Lo que no esperaba era encontrarse en el buzón con docenas de multas más, con un valor de más de 12.000 dólares. No solo no había esquivado las multas, sino que estaba recibiendo las de otras personas.

El problema es que, cuando el sistema no es capaz de identificar la matrícula de un coche, asigna la palabra "NULL" (no el valor NULL), o "nulo" a la multa. Y como esa era la matrícula de Droggie, empezó a recibir todas las multas de todos los coches que no habían sido identificados adecuadamente.

Afortunadamente, pudo reclamar las multas explicando la situación; pero el departamento de tráfico de California se niega a solucionar el error, afirmando que es Droggie quien tiene que cambiar su matrícula. Así que de vez en cuando le siguen llegando multas; ya ha acumulado otros 6.000 dólares más. Toda una moraleja.