Omicrono

SpaceX presenta el "Uber de los satélites", puede ser una revolución

Noticias relacionadas

SpaceX ha anunciado un nuevo programa dirigido a empresas y organizaciones, que les permitirá poner en órbita sus satélites a un precio mucho menor. Se llama SmallSat Rideshare, y como su nombre indica, es similar a los servicios de ridesharing como Uber, en los que el viaje se comparte entre varios pasajeros.

Poner un satélite en órbita sigue siendo un proceso costoso, incluso aunque sólo sea uno. Hasta los lanzamientos de los cohetes más pequeños siguen siendo caros, y se "comen" buena parte del presupuesto. Para SpaceX, la solución está en no lanzar los satélites uno por uno, sino organizar lanzamientos y que los interesados contacten si quieren sumarse al "viaje".

En efecto, con el nuevo programa SpaceX programará varios lanzamientos a lo largo del año en días concretos. Si tu proyecto llega a tiempo (y paga el peaje) podrá ir en el cohete y será puesto en órbita; si no, tendrás que esperar al siguiente lanzamiento. No se esperará a nadie.

El Uber de los satélites puede cambiarlo todo

Por lo tanto, SpaceX ha cambiado completamente la manera en la que se programan los lanzamientos; ahora estos se producen cuando a SpaceX le viene mejor, no cuando la compañía quiere. Esto permite a SpaceX gestionar mejor sus recursos y compaginar estos lanzamientos comerciales con los suyos.

Por contra, para las empresas y organizaciones no poder elegir el día concreto del lanzamiento puede ser un problema, pero que se compensa por el bajo precio del "billete": SpaceX ofrecerá viajes por sólo 2,25 millones de dólares, que aunque parezca mucho dinero es "calderilla" en el sector. Hay diferentes tarifas dependiendo del peso del satélite, y hay un suplemento de entre 15.000 y 20.000 dólares por cada kilogramo adicional.

Por ese dinero, SpaceX promete poner el satélite en órbita heliosíncrona, es decir, orbitando la Tierra pero dando siempre al sol; esta es la órbita preferida para estudiar la Tierra y tomar fotografías, ya que así la iluminación siempre es constante. El satélite permanecería a una distancia de entre 500 y 600 km de la superficie de la Tierra. SpaceX usará un cohete Falcon 9 para estos lanzamientos, que ya sabemos que puede ser reutilizado sin problemas.

Este es un planteamiento interesante para lanzar satélites, y puede ser lo que necesitaban muchos proyectos para llegar a órbita.