Razer Kraken X

Razer Kraken X Manuel Jesús Omicrono

Omicrono Análisis

Razer Kraken X, análisis: el sonido espacial a tu alcance

Noticias relacionadas

Hay que dejar claro que tener unos auriculares gaming no es lo mismo que tener, por ejemplo, un teclado gaming. Mientras que hay periféricos destinados a los videojuegos que, por su naturaleza, tienen una mejor eficacia en sus tareas otros están tan destinados a un por qué que no tienen por qué destacar en lo demás.

Algo así pasa con el audio de Razer; quizás no sean los mejores en sonido, pero sí que son a priori los mejores para ganar partidas. Ya hemos analizado varios productos destinados al sonido de la firma gaming y volvemos a la carga con otro más: los Razer Kraken X.

Estos cascos vienen a ser una alternativa más económica que algunas variantes como el Razer Kraken Tournament Edition, destinados a esferas de los eSports pero sin renunciar a aspectos cruciales como su sonido espacial THX 7.1. Junto a estos detalles podemos encontrar una auténtica dedicación en comodidad y calidad de construcción por parte de Razer.

Razer Kraken X: comodidad por bandera sin llegar a agobiar

Cascos-Razer-Kraken-X

Cascos-Razer-Kraken-X

Personalmente soy una persona tiquismiquis con los auriculares. Si son demasiado grandes los noto demasiado y por muy cómodos que sean se me incrustan en el cráneo y me agobian bastante. Este, bajo mi punto de vista, era un mal endémico de los auriculares de Razer (aunque esto son cuestiones personales) debido a un peso determinado de estos. Por ejemplo, los Razer Kraken Tournament estaban hechos en metal, notándose bastante en la cabeza.

Aquí nos encontramos algo totalmente distinto. Seguimos teniendo un diseño característico de Razer, similar a los otros Kraken; un par de esferas "malladas" con almohadillas esponjosas y un cubrecabezas rígido pero maleable. La diferencia con los Kraken Tournament Edition es que, esta vez, el micrófono no se puede esconder y queda siempre descubierto.

El metal deja paso al plástico pero manteniendo el tamaño. Gracias a este cambio de materiales estos Kraken X de Razer presumen de una ligereza increíble. Son cascos muy llevables y tan ligeros que casi no los notas en la mano. En la cabeza se nota y muchísimo; tras varias horas de uso ni te enteras de que los llevas puestos, más allá de notarlos alrededor de la cabeza. Concretamente, tienen un peso de 250 gramos, todo un logro por parte de Razer.

La elección del plástico no resta; estos cascos están muy bien construidos y dan una sensación de solidez y buenas impresiones cada vez que los tocamos. No se notan plasticosos ni de baja calidad, y se nota que Razer se ha preocupado por dotar a 

En el auricular izquierdo nos encontramos un micrófono que podemos mover a placer (no contraer, eso sí) y diversos botones; uno para mutear el micrófono y una rueda para controlar el volumen. No nos encontraremos nada más, y de hecho no tendremos el clásico aparato atado al cable para controlar estos parámetros. Algo de agradecer, ya que al menos en mi caso llevo los Logitech G430 cuyo hub se hace a veces engorroso.

El diseño de estos Razer Kraken X nos ha gustado muchísimo. Son sobrios, elegantes pero no por ello renuncian a su distintivo sello de identidad Razer. Nunca mejor dicho, ya que como detalle estético tenemos las palabras RAZER sobre el cubrecabezas de los auriculares.

Razer ha tenido a bien incluir detalles centrados en la comodidad tanto en las almohadillas como en la diadema. En el caso de las primeras, estas son suaves, grandes y esponjosas. Ofrecen un buen aislamiento frente al mundo exterior y son fácilmente intercambiables, ya sea para reemplazarlas por otras iguales o para poner unas ovaladas. El hecho de que sean cómodas incluso llevando gafas es algo que es de agradecer sobremanera.

En la diadema Razer presume haber trabajado para que el peso se distribuya de forma equilibrada para aplicar una menor fuerza de tensión para así alargar las sesiones de juego y que eso no se vea repercutido en la comodidad.

Obviamente podéis elegir una variante de consola específica para PS4 que cambiará el color para darle motivos azules, pero a título personal nos ha gustado mucho más este. En el caso del cable, vemos un cable de goma con un ligero relieve para poder diferenciarlo.

Sonido espacial para escuchar a tus enemigos

Vayamos al audio, y como era de esperar Razer no se ha centrado tanto en el sonido musical como tal, sino en sus capacidades. Por ello, no contamos con un excelente audio del cuál os hablaremos más adelante pero sí un sonido envolvente 7.1 THX Spatial Audio.

La gran baza de estos Razer Kraken X es su sonido espacial 7.1. Gracias a una app específica de Razer y un código que tendremos que introducir que nos viene en la caja podremos disfrutar de sonido espacial. Es decir, supuestamente podremos escuchar sonido en todas las direcciones, de tal forma que si por ejemplo un enemigo nos persigue por detrás, le escucharemos.

Esto no funciona en todas las plataformas. Al tener una conexión jack de 3.5 milímetros, los Razer Kraken X son compatibles con PC, Xbox One, PS4, Nintendo Switch e incluso smartphones, pero para poder ejecutar este sonido tendremos que usar Windows 10 en 64 bits y activar la aplicación de Razer.

Hemos podido comprobarlos con unos cascos de "similar" funcionamiento, los Logitech G430 que también presumen de tener sonido envolvente en 7.1. Es cierto que el G430 de Logitech tiene ya mucho tiempo en el mercado y es claramente inferior, pero nos ha hecho hacernos una idea del nivel de "precisión" de estos Kraken X.

La experiencia de audio centrándonos explícitamente en el sonido espacial ha sido satisfactoria. Definitivamente sí podemos escuchar todo aquello que ocurre a nuestro alrededor, y de hecho hemos podido constatar que dependiendo del juego podremos escuchar más o menos cosas.

Por ejemplo, jugando a juegos triple A o populares como Overwatch o Fortnite hemos notado claramente lo que ocurría. Las voces en distintas direcciones, las balas, los pasos, las habilidades, etcétera. Es tremendamente útil en juegos en los que el suspense aumenta, como en Fortnite. Estar looteando una zona y escuchar un par de pasos en una dirección específica nos ha ayudado a localizarle y acabar con él en más de una ocasión.

Esto pierde un poco el sentido en shooters más dinámicos, como Overwatch, pero es normal; no sabes qué está pasando porque no te da tiempo a reconocer la dirección de la que viene una voz a no ser que te concentres en ello. Otros juegos como Anthem son un claro ejemplo de para qué se requiere el sonido envolvente.

Por ejemplo, volando por el mundo de Anthem toda la fauna y flora cobraba vida. Una anécdota graciosa nos muestra cuán fieles son estos Kraken X; volando en Anthem me estrellé con mi armadura debido a que escuché cómo unos enemigos me tiraban cosas desde la esquina inferior izquierda y al no estar acostumbrado al 7.1 me desvié. Pero lo oí todo.

Es complicado de definir, pero la diferencia entre el 7.1 de Razer y el 7.1 virtual de unos cascos mucho más antiguos como los G430 de Logitech está en que Razer hace más real esta virtualidad. Mientras que con los G430 tenemos la sensación de que todo es artificial, con el 7.1 de Razer podemos creernos que lo que estamos escuchando realmente lo escuchamos desde esa dirección.

En definitiva, el audio espacial 7.1 de estos Kraken X de Razer puede que no te ayude a ganar partidas, pero sí que es una experiencia nueva y que los más detallistas del sonido en los eSports agradecerán. Aunque eso conlleva ciertos sacrificios.

Si nos centramos en la calidad de audio per se, aquí no encontramos sorpresas al igual que vimos en otros cascos, como los Kraken Tournament Edition. El audio de estos auriculares no es en absoluto malo; están bien equilibrados en cuanto a bajos y a frecuencias medias y altas, pero la experiencia no pasa de estar en una media normal.

Si buscáis unos auriculares que además de daros las mejores herramientas eSports posibles os de un sonido increíble, sentimos deciros que no encontraréis esto aquí. El sonido no es en absoluto malo, pero no sorprende. Los matices no se captan totalmente y cuando escuchamos música en alta calidad los Kraken X no son capaces de dividir bien las frecuencias para disfrutar de un audio de alta calidad.

Lo mismo se aplica a los sibaritas del audio. Si bien un usuario normal se encontrará más que satisfecho con el audio de estos Kraken X, los que sí necesiten un audio más de gama alta no estarán atraídos por estos auriculares. ¿Espectacular para gaming? Por supuesto. ¿Sorprende en audio? En absoluto, pero para una sesión de Spotify es más que suficiente... si no tienes altas pretensiones.

Una alternativa bonita, barata y eficaz contra tus adversarios

Pero sin duda el mayor punto fuerte del Razer Kraken X ha sido su precio. No es barato como tal, pero dada la calidad de su construcción y la ventaja del sonido espacial y su eficacia, nos parece que es un costo acorde a lo que compramos: 59.99 euros.

En definitiva estos Razer Kraken X nos parecen una maravillosa opción para alguien que esté buscando unos auriculares gaming de gama media-alta y que tenga audio 7.1 espacial para aprovecharlo en sus juegos favoritos. Dada la competencia que existe en este sector y las alternativas que hay, esta nos parece una de las mejores, resultando así en un producto redondo que nos ha dejado un muy buen sabor de boca.