pistola

pistola

Omicrono

Un "influencer" envía a un sicario a robar un dominio de Internet y sale tan bien como imaginas

La rocambolesca historia de un robo de dominio con una pistola es de esas cosas incomprensibles que a veces pasan en Internet.

Noticias relacionadas

La locura de Internet a veces nos hace intentar cosas que nunca se nos ocurrirían. Es demasiado fácil dejarse llevar, pensar que el camino siempre va a ser de rosas; sólo para acabar ridiculizado como un meme o algo peor. La cosa es que, para la mayoría, eso se traduce en que a veces escribimos lo que no deberíamos o hacemos retuit a una cuenta poco fiable. Para Rossi Lorathio Adams II, el fallo le puede costar dos décadas en la cárcel.

Adams era lo que se conoce como un “influencer”, alguien que trabaja en redes sociales generando contenido y colaborando con empresas para campañas de marketing. Fundó la empresa State Snaps, que, como su nombre indica, se basaba en Snaptchat pero que también tenía presencia en Instagram y Twitter.

La loca historia de un robo de dominio con una pistola

Con más de un millón de seguidores, era una empresa en crecimiento en un mercado que iba a explotar en los años siguientes. Sólo había un problema, si es que se le puede llamar así: Adams no tenía el nombre de dominio que quería. Los nombres de dominio, como “elespanol.com”, son una parte vital de la marca de una empresa; y si no te das prisa, puede que alguien lo registre antes que tú.

Url address

Url address

En el caso de Adams, quería el dominio “doitforstate.com”, porque en sus post de redes sociales usaba el lema “Do it for state”; pero ese dominio ya era propiedad de otra persona, que no estaba interesada en venderlo. Durante dos años, Adams atosigó a esta persona con ofertas, sin resultado. Así que decidió pasar a la acción.

Empezó como algo “inocente”, enviando emojis de pistolas a todos aquellos relacionados con el propietario del dominio; como un amigo que lo usó para promocionar unos conciertos. Hasta que cogió a su primo, y le convenció de que la única manera de conseguir el dominio era robándolo a punta de pistola.

Una escena que parece salida de una comedia

El primo de Adams se puso una media en la cabeza y unas gafas de sol, cogió un taser y una pistola, y allanó la morada del propietario de noche. Como no sabía muy bien de qué iba todo esto, tenía unas instrucciones escritas en papel con todo lo que el propietario debía hacer para transferir el dominio. El primo no era el mejor socio, pero era el único que Adams tenía.

influencer sicario

influencer sicario

Todo salió mal. Inicialmente la víctima siguió las órdenes, pero al mover la cabeza, el asaltante perdió momentáneamente el agarre de la pistola. La víctima consiguió quitarle la pistola y echarlo de su propiedad. Una llamada a la policía después, Adams acabó arrestado. Su primo ha sido condenado a 20 años de prisión, y él puede enfrentarse a la misma pena. Tal vez la próxima vez se le ocurrirá cambiar el lema de su canal.