pewdiepie-3

pewdiepie-3

Omicrono

El canal de YouTube más grande del mundo ya no es PewDiePie, ¿y ahora qué?

El canal de YouTube más grande del mundo ya no es PewDiePie y seguramente sabes quién le ha hecho el sorpasso. ¿Y ahora qué?

Noticias relacionadas

El temido sorpasso más esperado de la plataforma se ha producido. A fecha de este artículo, el canal de YouTube más grande del mundo ya no es PewDiePie y si has seguido este culebrón online seguro que sabes quién le ha adelantado. Exacto: T-Series ha derrotado a su contrincante.

T-Series derrota a PewDiePie

Como decimos, a fecha de este artículo, el total de suscriptores de PewDiePie es de 91.619.715 suscriptores, y el de T-Series es de 91.664.141 suscriptores. Es decir, el canal de T-Series le supera en más de 40.000 suscriptores, lo que por supuesto es un sorpasso clarísimo y contundente.

Era lógico, ya que además de la naturaleza de los dos canales, el ritmo de visualizaciones y suscriptores de T-Series era ampliamente mayor al de PewDiePie. Era un sorpasso que todos nos olíamos, y no es para menos; por día, T-Series recoge una media de 140 000 suscriptores por día y en un sólo año ha conseguido más de 20 millones. T-Series es un canal dedicado a Bollywood (el Hollywood indio) y su crecimiento se ha debido, además de a la demografía de la nación y de su contenido, al propio meme que ha generado esta batalla.

El mismo youtuber ha exprimido este filón hasta límites insospechados. Directamente, un “diss track” (un tema-crítica de trap) del youtuber contra T-Series llamado “bitch lasagna” tiene más de 166 millones de visualizaciones. La pregunta que se queda ahora es simple: no ocurre nada más que el haber sufrido una campaña de apoyo bastante poco agradable.

Nadie gana y los fans de PewDiePie pierden (y nosotros…)

El meme de esta pelea ha llegado a todos los niveles imaginables. Elon Musk dijo que apoyaba al youtuber y alrededor del globo se sucedieron miles de campañas a favor de PewDiePie. Podríamos pensar que todo esto ha servido para entretenernos ya que por mucho que T-Series sea ahora el canal más grande de YouTube, los dos van a seguir generando miles de millones de visualizaciones. Pero ha sido todo lo contrario.

Todas las formas de campaña han sido válidas. Las campañas han ido desde hackeos de impresoras en ciudades enteras (y más sabiendo que para conseguir tinta de impresora debes donar uno o dos riñones) hasta directamente ataques a medios como el Wall Street Journal. Incluso se hackearon Chromcasts y Smart TVs apoyados en la excusa de las vulnerabilidades de estos dispositivos, pero fueron hackeos al fin y al cabo.

Por su parte T-Series también ha hecho campaña, obviamente, pero de una manera mucho más calmada. El apoyo vino de celebridades del mundo del cine indio, y de una campaña de fuerza en Twitter. El meme hizo que ambos canales explotara en popularidad y aunque ha habido pequeños mini sorpassos de varios miles de suscriptores, ahora este parece el más estable.

Lo que nos queda al final del día son unos molestos fans de PewDiePie, unos molestos usuarios que hemos tenido que aguantar sus innumerables excesos y sobre todo un molesto PewDiePie que independientemente de que esto le importe o no, seguirá siendo uno de los youtubers más históricos de la plataforma (y uno de los más polémicos).