Una mujer en su balcón durante el confinamiento.

Una mujer en su balcón durante el confinamiento. iStock

Salud y Bienestar

El confinamiento sí afecta a la menstruación: retrasos, adelantos y más intensa

La ansiedad, el miedo y la angustia provocados por la cuarentena pueden estar detrás de los cambios en los ciclos menstruales.

28 abril, 2020 03:01

Noticias relacionadas

Después del primer mes del confinamiento por el coronavirus, las dudas en redes sociales empezaron a aparecer. Una tras otra, las usuarias de Twitter describían los trastornos menstruales que estaban sufriendo: retrasos o adelantos, menstruación más intensa o con menor flujo eran algunas de las alteraciones que enumeraban. ¿Tendrían que ver con el confinamiento?

Lejos de ser casos aislados, un tuit daba pie a todo un hilo de contestaciones de varias mujeres que revelaban los mismos síntomas. La ansiedad, el miedo y la angustia que produce esta nueva normalidad en la que vivimos desde que se decretó el estado de alarma podrían estar influyendo en los ciclos menstruales. "Lo más sensible que existe en una mujer es el ciclo menstrual. Se puede alterar por los cambios de alimentación, el deporte intenso, los viajes y, por supuesto, las situaciones de estrés", dice Alexandra Henríquez, ginecóloga del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid.

La explicación podría ser sencilla: "Cuando estamos sometidas a una situación de mucho estrés, la producción de cortisol aumenta, lo cual afecta a la progesterona, que decae. Así, podríamos estar acortando los ciclos y eso puede explicar las alteraciones que están experimentando algunas mujeres".

Además, muchas están lidiando con un proceso de duelo en condiciones muy duras, un shock emocional importante que puede reflejarse también en el ciclo: "Tengo mujeres que pierden la regla con la muerte de un familiar muy cercano y eso es normal. El impacto emocional de la pérdida de alguien cercano es suficiente para alterar el ciclo", describe.

La pérdida de rutinas de manera brusca es otro de los factores que puede contribuir a las alteraciones menstruales. "Hemos sufrido un parón en nuestra vida que ha hecho que nuestros biorritmos se alteren y nuestro cuerpo deje de regularse. En las mujeres, las primeras consecuencias de esto son los cambios en el ciclo menstrual", explica.

El confinamiento trajo también, en la mayoría de los casos, la menor exposición a la luz natural, un factor importante a la hora de regular los biorritmos. "Muchas pacientes se están quejando, por ejemplo, de problemas con el sueño y eso es el primer paso para alterar todos los demás ciclos", explica Henríquez. "Estamos rodeados de pantallas y pasamos mucho más tiempo bajo luz artificial y está demostrado que eso afecta al sueño".

Sin embargo, la doctora señala que ninguno de estos cambios es grave o motivo de preocupación y que tampoco hace falta consultar un especialista. "Si es una alteración puntual, en este primer mes de confinamiento no pasa nada, es absolutamente normal. Si se repite a lo largo de tres meses, entonces sí, sería de valorar el acudir al ginecólogo".

Esta recomendación es válida para las mujeres que vean sus ciclos alterarse pero sin que cursen con dolor. En el caso de que exista un dolor persistente y más intenso de lo habitual, entonces sí habría que ir al médico. "Lo único en todo esto que no se explica con el estrés, o las alteraciones emocionales y de rutinas, es el dolor. Si hay un dolor incapacitante, persistente o más intenso de lo habitual, entonces hay que mirarlo".

Y aunque la tendencia normal es ver estos cambios como una alteración a la normalidad, Alexandra Henríquez abre la puerta a la duda: "¿Y si el ciclo menstrual real es el de la cuarentena y no el otro?". Y lo explica: "Hay muchos tipos de mujeres y esto afecta a todas de distinta manera. Si algunas lo viven con mucho estrés e incertidumbre, otras pueden haber encontrado en este confinamiento un momento de pausa necesaria para liberarse del estrés diario. Y éstas pueden estar experimentando su ciclo real ahora".

*Más sobre la menstruación:

-
El último tabú: por qué nadie quiere hablar de la menstruación

- La baja menstrual que no llega: el dilema entre un derecho y un problema para que te contraten