Si existe una mujer pionera en Italia vinculada a los avances en género en el terreno institucional, esa es Elisabetta Belloni. 

Noticias relacionadas

La exembajadora de 63 años, que cuenta con una amplia carrera diplomática en destinos internacionales y también en el Ministerio de Exteriores, se acaba de convertir en la primera mujer en la historia que dirige los servicios secretos italianos.

El presidente del Gobierno italiano, Mario Draghi, nombró este miércoles a Belloni como directora del Departamento de Información de Seguridad, en sustitución de Gennaro Vecchione, tras previa consulta con el Comité Interministerial de Seguridad.

Un cambio dentro del servicio de inteligencia que abre el paso a otras muchas mujeres en su lucha por romper el techo de cristal existente durante tantos años. 

Mujer pionera

La exdiplomática, nacida Roma, era secretaria general del Ministerio de Exteriores desde mayo de 2016 y fue también la primera mujer en ocupar este cargo. Previamente había sido jefa de la Unidad de Crisis en 2004 durante la tragedia del tsunami en el sudeste asiático con miles de turistas italianos en la zona y luego los casos de secuestrados en Irak y Afganistán, entre otras responsabilidades.

El nombramiento de Belloni ha sido aplaudido por el presidente de la Comisión parlamentaria sobre la seguridad del país (COPASIR), Raffaele Volpi, que valoró "la vasta experiencia profesional y el perfil humano" de la exembajadora que "permitirán un aporte sólido y constante a la seguridad nacional".

Un paso hacia el cambio

Para la presidenta del Senado, Elisabetta Casellati, el nombramiento de Belloni "marca un hito en el largo camino de la afirmación de la mujer en las instituciones" y "una administración que siempre ha estado en manos de hombres se abre ahora a la concreción, sensibilidad y visión extraordinaria de una embajadora que ha sabido distinguirse por su competencia y determinación en su prestigiosa carrera diplomática".

El Departamento de Información para la Seguridad (DIS) es el órgano utilizado por el presidente del Gobierno para asegurar la unidad en la planificación de la investigación de la información, en el análisis y en las actividades operativas de la Agencia de Información y Seguridad Externa (AISE) y la Agencia de Información y Seguridad Interna (AISI).