"Sabemos que hubo sociedades antiguas organizadas de manera muy diferente a la nuestra, como confirman las numerosas imágenes de la deidad como mujer en el arte antiguo, los mitos e, incluso, los textos históricos, que no hubieran podido explicarse de otro modo", escribió, hace ya treinta años, la brillantísima historiadora de la cultura y teórica de la evolución austríaca Riane Tennenhaus Eisler en El cáliz y la espada. De las diosas a los dioses: culturas pre-patriarcales, que ahora reedita Capitán Swing como un clásico de la antropología. 

Noticias relacionadas

"Cuando nuestros ancestros comenzaron a hacerse las eternas preguntas (¿de dónde venimos antes de nacer?, ¿dónde vamos después de morir?), debieron de darse cuenta de que la vida surge del cuerpo de una mujer. Les resultaría muy natural imaginar el universo como una madre que todo lo da, de cuyo vientre toda vida emerge y a la que, como los ciclos de la vegetación, regresa tras la muerte para renacer de nuevo", continúa.

Entonces, ¿en qué momento las mujeres pasamos a estar por debajo de los hombres socialmente? ¿Cuándo arrancó el patriarcado? ¿En qué instante nuestra fertilidad, nuestro sexo y nuestra naturaleza pasaron de ser valores divinos, casi milagrosos, a una carga y un estigma que nos convertiría en Sísifo por los siglos de los siglos, hasta hoy? ¿Es cierto que existieron culturas matriarcales: cómo estuvieron organizadas? ¿Podrían emularse en el presente? A todas estas preguntas y a muchas más responde Eisler para El Español, entretejiendo indicios provenientes del arte, la arqueología, la religión, las ciencias sociales, la historia y muchos otros campos de investigación. Imperdible. 

¿Por qué la guerra de sexos, como dices, no tiene origen divino ni origen biológico? ¿De donde viene, entonces, esa mítica guerra?

El mito de la guerra de los sexos es parte integral de los sistemas de dominación. Un elemento clave de estos sistemas es el modelo masculino-superior y femenino-inferior en nuestra especie, que se ha enseñado según lo ordenado divina o biológicamente. Para justificar esta clasificación, las mujeres deben ser consideradas peligrosas. De modo que se culpa a las mujeres de todos nuestros males, como en las historias de Eva o Pandora.

Esta creencia también justifica el control rígido de las mujeres por parte de los hombres, incluso a través de la violencia. Cáliz y Espada, como sabes, es el resultado de un reexamen transdisciplinario de nuestro pasado, de nuestro presente y de las posibilidades de nuestro futuro, que evidencia que este modelo de nuestra especie que trata a los hombres de “humanidad” y a las mujeres como “lo otro” subordina a las mujeres y niñas y además las condena a ser inferiores, dominadas, siervas.

Este modelo se aplica fácilmente en distintas razas, religiones y orientaciones sexuales: no es coincidencia que las culturas y subculturas orientadas a la dominación, ya sean seculares y occidentales como la derechista Alemania nazi de Hitler o la izquierda de la Unión Soviética de Stalin, o religiosas y orientales como los talibanes, el ISIS o como la alianza fundamentalista-derechista en Occidente, crean en una familia de corte autoritario, dominada por hombres cuya voluntad es una prioridad política y social.

Necesitamos comprender la interconexión entre la dominación masculina y las personas que toman como líderes a los "hombres fuertes" y convierten también en chivos expiatorios a otros llamándolos “peligrosos" -ya sean judíos, negros, homosexuales, sunitas o viceversa, chiítas, etc-. De esta y otras formas , como muestra Cáliz y Espada, la subordinación de la mujer es un tema social y económico clave.

¿En qué momento los hombres doblegaron a la mujer, o en qué momento las mujeres perdimos fuelle?

La evidencia de la arqueología, la lingüística y ahora también de los estudios de ADN es que durante milenios la evolución cultural humana fue en una dirección asociativa. Las sociedades recolectoras, hasta hoy, siguen principalmente este patrón de sistema social más equilibrado de género, igualitario y pacífico. Este sistema más orientado a la asociación todavía prevalecía en las primeras culturas agrarias como Catal Huyuk. Aquí las casas y el ajuar funerario no muestran diferencias sustanciales de estatus y riqueza. Como escribió el arqueólogo Ian Hodder (que excavó extensamente Catal Huyuk), no hay signos de dominio masculino.

Además, para completar la configuración de la asociación, en Catal Huyuk no hay signos de destrucción por la guerra durante más de 1.000 años. De hecho, la evidencia que tenemos hoy muestra que la guerra tiene como máximo entre 5.000 y 10.000 años de antigüedad, y que coincide con la imposición de un sistema de dominación bélica de arriba hacia abajo, controlado por hombres, en el que las mujeres (así como las deidades femeninas) pierden su poder.

No obstante, tenemos indicios de que el antiguo sistema asociativo no se extinguió. Los encontramos incluso en documentos que entienden los sistemas de dominación como ordenados ‘divinamente’. Por ejemplo, en la Biblia leemos cómo el profeta Jeremías se enfureció porque las mujeres hebreas todavía "horneaban pasteles para la Reina del Cielo". Significativamente, se nos dice que cuando se veneraba a la Reina del Cielo había paz y prosperidad. ¡Tenemos que prestar atención a estas pistas claras de un tiempo anterior orientado a la asociación, y asegurarnos de que nuestras clases de historia y nuestros libros enseñen este conocimiento!

¿Por qué los valores con los que medimos la sociedad son tradicionalmente masculinos: es decir, la fuerza, la ambición, la violencia, la guerra? ¿Por qué no se han valorado los cuidados, la empatía, la escucha, la cooperación, la inclusión?

Los sistemas de dominación requieren estereotipos de género rígidos en los que lo estereotípicamente "masculino" se clasifica sobre lo estereotípicamente "femenino", al igual que los hombres se clasifican sobre las mujeres. Esto ha significado que, junto con las mujeres, el cuidado, la empatía, la escucha y la cooperación han sido relegados a un estatus inferior de “suave” o “femenino”. Al mismo tiempo, las cualidades y acciones necesarias para dominar, como la fuerza, la ambición, la violencia y la guerra, se han considerado "masculinas" y muy valoradas.

Tenemos que desentrañar este sistema oculto de valores de género y cambiarlo, para que tanto mujeres como hombres valoren el cuidado, la empatía, la cooperación y la inclusión como valores humanos primarios, y para que estos puedan guiar nuestras políticas nacionales e internacionales. Tenemos que mostrar cómo el sistema de valores de género inherente a los sistemas de dominación perjudica a todos. Estamos viendo algún movimiento en esta dirección, al menos en algunos lugares, junto con el cuestionamiento tanto por parte de mujeres como de hombres de los estereotipos de género de dominación rígida, pero también hay fuertes resistencias y regresiones.

¿Cómo se organizaban esas sociedades antiguas y matriarcales?

Me gustaría comenzar echando un vistazo a nuestro idioma. Las categorías de patriarcado y matriarcado son las únicas alternativas sociales específicas de género proporcionadas por nuestro lenguaje, y semánticamente nos mantienen atrapados en el pensamiento de dominación: o mandan las madres o los padres. Pero, de hecho, la evidencia es que las sociedades antiguas donde se valoraba a las mujeres y el cuidado y donde no se ejercía la violencia, eran en realidad sociedades “asociativas”: los hombres no estaban subordinados a las mujeres en los sistemas de dominación.

Por ejemplo, la última sociedad europea que todavía se orientó primordialmente a la configuración ‘asociacionista’ fue la Creta minoica, y si bien era probable que una gran sacerdotisa tuviera un poder enorme, también vemos que los hombres estaban a cargo de las flotas comerciales, que eran clave para la economía de la isla. Hubo equilibrio de género. Sin embargo, y esto es crucial, el poder parecía haber sido definido no como el poder de la espada para quitar y controlar la vida, sino como el poder del cáliz para dar, nutrir e iluminar la vida, y estos valores fueron sostenidos por ambos. De modo que en Creta no vemos signos de fortificaciones (o guerra) entre las distintas ciudades-estado de la isla; sí había un nivel de vida bueno para todos, e imagen tras imagen observamos a las mujeres poderosas y a la naturaleza en alza.

En el sistema actual, ¿cómo podemos reponernos las mujeres del hecho de que nuestra potencial maternidad ralentice nuestra carrera profesional o los empresarios nos vean como problemáticas?

Bueno, se habla de que nuestros lugares de trabajo se construyeron en torno a valores estereotípicamente “masculinos” como norma. Pero la deconstrucción y la resistencia no son suficientes; debemos reconstruir nuestras reglas e instituciones económicas. El primer paso crítico es promulgar políticas gubernamentales y empresariales que reconozcan que cuidar de las personas, desde el nacimiento, no es "solo un trabajo de mujeres"; que es esencial para el bienestar humano y para el éxito económico, especialmente en nuestra era postindustrial.

Como documenta mi libro más reciente, Nurturing Our Humanity, hoy sabemos por la neurociencia que la calidad de la atención y la educación que reciben los niños determina nada menos que la forma en que se desarrollan nuestros cerebros. Además de políticas como una generosa licencia parental remunerada, cuidado de niños de alta calidad, bien remunerado y capacitado, acceso a la educación de la primera infancia y otras políticas de cuidado que estamos comenzando a ver, tenemos que cambiar la estructura de recompensa económica para que reconozca el valor económico de esta obra fundamental.

Este tipo de economía, en la que tanto mujeres como hombres cuidan a los niños, se prefigura en el último capítulo de Cáliz y Espada, y se detalla en mi libro La verdadera riqueza de las naciones, que introduce una economía solidaria del ‘compañerismo’. Un paso importante en esta dirección es cambiar la forma en que se mide el "éxito económico", razón por la cual el Center for Partnership Systems está desarrollando una nueva métrica que difiere tanto del PIB como de la mayoría de sus alternativas: un índice de riqueza social que documenta el enorme valor económico de invertir en el cuidado de las personas, desde el nacimiento y en el cuidado de nuestros sistemas naturales de soporte vital (para obtener más información, visite www.centerforpartnership.org).

¿Cómo hacer para subvertir los roles que existen ahora mismo?

El desafío actual a la “masculinidad” es una señal de que esta subversión ya está en proceso, como puede verse en el ingreso de las mujeres en puestos de liderazgo y en expresiones como “masculinidad tóxica” para describir la relación de esta masculinidad con la dominación, la violencia y la falta derechos sexuales de las mujeres. Pero aún tenemos un largo camino por delante. Podemos acelerar este proceso difundiendo la conciencia de que el dejar atrás los rígidos roles de género está directamente relacionado con abandonar el sistema de valores de género en el que el cuidado, el diálogo y el pacifismo son devaluados como “femeninos”.

Muchas personas, incluidas las que se consideran progresistas, consideran que esto es "sólo un problema de mujeres". De hecho, es un problema social, económico y medioambiental clave. Tenemos que cambiar nuestro sistema educativo porque lo “masculino” como norma se ha incrustado en lo que se nos enseña como “la verdad”. De modo que los estudios de mujeres, de hombres, de género y queer (todos los cuales solo comenzaron a aparecer en nuestras universidades hacia fines del siglo XX) todavía están marginados en lugar de integrados en todos los cursos, no solo de psicología sino también de historia, sociología, ciencias políticas y economía. Cambiar esto es fundamental, y Cáliz y Espada es un paso en esta dirección.

¿Qué hay de la sexualidad de la mujer, que siempre ha intentado ser castrada por los hombres? ¿Cómo sobreponernos a esa mirada machista que nos ha relegado y nos ha juzgado históricamente?

En los últimos tiempos ha habido una creciente literatura que reconoce que se ha normalizado tanto en el arte como en la vida el mirar los cuerpos de las mujeres a través de "la mirada masculina". Esto no es normal; es un elemento de los sistemas de dominación, y ya reconocerlo es un signo de avance hacia una visión más ‘asociativa’ tanto del sexo como del cuerpo de la mujer. Tenemos que reconocer esto y difundir esta perspectiva, que está profundamente arraigada en nuestro pasado.

El cuerpo de la mujer siempre ha sido juzgado y, en los últimos tiempos, cada vez más sexualizado. ¿Qué podemos hacer las mujeres para recuperar el mando de nuestra propia sexualidad?

En el arte prehistórico más orientado al ‘asociacionismo’, vemos que el cuerpo de la mujer era venerado y el sexo parecía haber sido parte integral de las creencias en pleno ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento. Sin embargo, cuando los primeros arqueólogos excavaron por primera vez las figuras femeninas estilizadas con vulvas claramente marcadas de este período prehistórico, las llamaron "estatuillas de Venus”.

Las consideraron una especie de extraña pornografía antigua, proyectando sobre ellas su visión dominante de los cuerpos de las mujeres como objetos sexuales masculinos. En el curso de mi investigación para Cáliz y Espada y para mi libro posterior, me quedó claro que en la antigüedad el sexo y el cuerpo de la mujer eran vistos como parte de la naturaleza, y más específicamente como la fuente tanto de la vida como del placer.

¡Las mujeres (y los hombres) necesitan conocer esta historia! Debe enseñarse en nuestras clases de educación sexual, junto con la alfabetización mediática, para evitar que nuestros cuerpos sean considerados meros objetos sexuales. Una vez más, hay algún movimiento en estas direcciones, pero tanto las mujeres como los hombres siguen en gran parte aprisionados en lo que yo llamo el ‘trance de dominación’. Tenemos que seguir recordándonos lo que dijo Ghandi, “no confundir lo habitual con lo inevitable o normal”.

¿Debemos exterminar el concepto de ‘dios’, y, con él, también el de ‘diosa’? ¿Qué necesidad tenemos en la sociedad moderna de regirnos por esas jerarquías de adoración? ¿No es mejor que todos seamos humanos?

Por supuesto que todos somos humanos, y hay movimientos hacia el humanismo secular, y con él, una base moral en el respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres y los niños (sobre los que he escrito extensamente y en los que he ayudado a introducir más acción que teoría). No obstante, la idea del poder divino está profundamente arraigada en la conciencia humana. Sin embargo, la evidencia apunta a la antigua veneración de una Gran Madre o Gran Diosa, y con esto, a una visión del poder como el poder del Cáliz: el poder de dar, nutrir e iluminar la vida. Esto no quiere decir que las figuras religiosas antropomórficas tuvieran sólo forma femenina. Un aspecto sorprendente del arte sagrado de la prehistoria es su reconocimiento de la interconexión de toda la vida.

No sólo vemos deidades masculinas como el antiguo dios toro (más tarde demonizado como el Minotauro de la leyenda griega y el diablo con pezuñas y cuernos del cristianismo), sino también figuras que combinan formas humanas y animales (como las muchas diosas-aves, diosas-serpiente, etc). Nuevamente, hoy vemos algún movimiento en esta dirección. La llamada Nueva Espiritualidad se centra en nuestra unidad entre unos con otros y con la naturaleza; incluso las denominaciones religiosas establecidas han comenzado a cambiar el idioma de Gran Padre (él) a Gran Madre (ella).

Sin embargo, el problema es mucho más profundo. Debemos reexaminar las escrituras religiosas como la Biblia y el Corán para separar el grano de la paja: es decir, identificar y fortalecer las enseñanzas asociativas sobre el cuidado, la reciprocidad y la no violencia, al tiempo que identificamos y dejamos atrás la superposición de la dominación (como la inferioridad de la mujer, la violencia y otras violaciones de derechos humanos). No será fácil, pero es fundamental.

¿Qué te parece la guerra interna del feminismo entre feministas transinclusivas y transexcluyentes?

Los sistemas de dominación son mantenidos en parte por aquellos que han sido deshumanizados, como las mujeres, los gays o lesbianas y las personas trans luchando entre sí. Debemos reconocer esa dinámica y hacer todo lo posible para trabajar juntos en lugar de uno contra el otro. Bien es cierto que la noción enseñada en algunos departamentos de estudios de la mujer bajo el disfraz del posmodernismo de que no existe una categoría como "mujer" es un ejemplo de cooptación, de utilizar "nuevas formas de pensar" para deslegitimar la lucha de las mujeres en todo el mundo, con la que intentan cambiar su subordinación común sin importar raza, clase, orientación sexual, etc. ¡Tenemos que entender esto y exponerlo!

¿Cómo influye la teoría ‘queer’ en toda esta percepción social de las mujeres y de los hombres?

Creo que he respondido en parte a esta pregunta en la anterior, pero quiero señalar nuevamente que la discriminación contra las personas homosexuales o bisexuales es parte del patrón ‘dentro del grupo’ versus ‘fuera del grupo’ característico de los sistemas de dominación, al igual que los estereotipos de género rígidos.

Vemos esto claramente en cómo las personas que se aferran a rígidos estereotipos de género también consideran que la homosexualidad es mala -desde los ciudadanos de los Estados Unidos que votaron por Trump a las personas de culturas fundamentalistas religiosas en Irán, donde los homosexuales son ahorcados o arrojados desde las montañas para matarlos-. Por supuesto, esto no es una cuestión de fundamentalismo religioso sino de fundamentalismo de dominación: creer en el gobierno del “hombre fuerte” tanto en la familia como en el estado o tribu; mantener que el hombre “es servido” y “fuerte” y que la mujer “sirve” y es “débil”, justificar el abuso y la violencia como medio de control; y la creencia en historias y lenguajes que hacen que todo esto parezca normal, ya sea por orden biológico o divino.

La teoría queer es parte del movimiento hacia el reconocer que las diferencias no son bases legítimas para la clasificación, y mucho menos la violencia, y que los estereotipos de género que nos han enseñado no están ordenados ni divina ni biológicamente.