El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, arrancó su discurso ante el Congreso con un homenaje a la vicepresidenta, Kamala Harris, y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Noticias relacionadas

Es la primera vez que un presidente de EEUU se dirige a las dos cámaras del Congreso con dos mujeres tras él. Harris y Pelosi son la segunda y tercera en la línea de sucesión, respectivamente.

"Señora presidenta, señora vicepresidenta. Ningún presidente nunca ha dicho estas palabras desde este podio. Ningún presidente ha dicho esas palabras antes. Ya era hora", dijo Biden.

Aunque Pelosi sí había ocupado ese asiento con anterioridad, es la primera vez que la butaca de la Vicepresidencia está ocupada por una mujer: Kamala Harris, quien tras las elecciones de 2020 también se convirtió en la primera persona negra en ocupar ese puesto y la primera de origen indio o asiático en hacerlo.

Al entrar en la cámara, una periodista preguntó a Harris sobre el significado de que ella y Pelosi ocupen esos asientos, a lo que la vicepresidenta contestó tratando de restarle importancia con un simple: "(Es) normal".

El mensaje de Kamala

Pese a la normalidad que quiso transmitir la vicepresidenta estadounidense, ella es consciente de que cualquier gesto o comunicación no verbal es analizado hasta el más mínimo detalle. Quizá por eso eligió para este día histórico un traje pantalón, que ha convertido casi en su uniforme de trabajo, de un diseñador con un significado muy especial para ella y para las políticas que trata de impulsar: Prabal Gurung.

El traje recordaba al blanco de Carolina Herrera que lució en la fiesta tras el triunfo de Joe Biden como presidente, un homenaje a las sufragistas que ahora ha tornado por un tono crema que continúa en la reivindicación feminista, con una blusa dorada.

Sin embargo, el mensaje más importante que quiso lanzar desde esa tribuna es la propia historia de Prabal Gurung. El diseñador de origen nepalí, que creció en Katmandú, es el ejemplo de la lucha de los inmigrantes asiáticos para hacerse un hueco en Estados Unidos y triunfar.

De hecho, Kamala Harris ya lo eligió para el vestido y abrigo púrpura que lució en la oración inaugural del día de su jura como vicepresidenta en un guiño a sus propios orígenes, ya que ella es hija de una doctora india que emigró a EEUU en la época universitaria.

Ese día, el propio Pragal escribió "Sí al poder matriarcal. Señora VP con PG", reivindicando el logro de Kamala Harris.

Muchos se ha hablado de que Kamala es la primera mujer negra en ocupar un puesto tan alto, pero ella siempre ha reivindicado el legado de su madre insistiendo en sus orígenes indios y en la profunda marca que le ha dejado su familia asiática.

Prabal ha querido dejar claro que su historia sólo podría suceder en EEUU donde sigue "viviendo el sueño americano cada día" hasta haber creado una marca de lujo como la suya.

La primera, Pelosi

Aunque en esta ocasión, Kamala Harris no ha sido la única mujer en la cabecera del Congreso. A su lado estaba Nancy Pelosi que ya se convirtió en protagonista por ser la primera 'speaker' del Senado y por su papel durante los cuatro años del Gobierno de Trump.

De hecho, en esos discursos (de 2017 a 2021), Pelosi ya usó la visibilidad que da ese asiento para mostrar su descontento con varios gestos, incluido un aplauso sarcástico que ganó gran popularidad en redes sociales en 2019.

En 2007, Pelosi hizo historia al convertirse en la primera presidenta de la Cámara de Representantes. El entonces presidente George W. Bush (2001-2009) reconoció que se trataba de un momento histórico y afirmó que era un "privilegio" ser el primer gobernante en dirigirse al Congreso con una mujer presidiendo la Cámara Baja.