Los líderes muchas veces son personas que no parecen destacar, pero que tienen un fuerte impacto en los demás. Durante mucho tiempo las mujeres han ocupado ese papel de líder que no se reconocía como merece. Para darles visibilidad y mostrar el talento del que disponen las empresas, la Cámara de Comercio de Madrid presenta el Anuario del Liderazgo Femenino en España, un documento que recopila los nombres de mujeres de todos los sectores que han triunfado en 2020.

Noticias relacionadas

Elaborado por la Fundación Woman Forward, el anuario da cuenta de las novedades más relevantes que han sucedido a lo largo del 2020 en relación al liderazgo femenino como los nombramientos en importantes empresas o cambios de directivas. Al mismo tiempo, busca visibilizar a mujeres no tan conocidas pero que están haciendo méritos en su sector.

"Estudiamos el talento femenino. No son solo aquellas que salen en los titulares, muchas son mujeres con poca visibilidad pero que hacen cosas importantes", ha explicado Martín Hernández-Palacios, director de Relaciones Institucionales de Fundación Woman Forward. Todo ello, ha apuntado, elaborado con una "impronta de objetividad" basada en la meritocracia.

En la presentación ha estado el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Ángel Asensio, quien ha abogado por continuar promocionando el talento femenino por "una cuestión de justicia". "Debemos hacer un cambio cultural importante. Además de por justicia, porque no podemos desaprovechar el 50% del talento". 

Mirian Izquierdo, presidenta de la Fundación Woman Forward, ha subrayado que "está muy bien visibilizar el talento de mujeres y conceder premios, pero sobre todo es muy interesante trabajar en un concepto de liderazgo que dé valor". Por esa razón anima a utilizar el anuario "para crear más valor y hacer las empresas más equitativas", porque está demostrado que las empresas con una mayor presencia de mujeres obtienen mejores resultados.

¿Qué es el liderazgo?

Para poner en contexto la situación del liderazgo femenino en España, la Cámara ha contado con la presencia de cinco mujeres líderes de nuestro país: Eva Serrano, vicepresidenta de la Cámara de Comercio de Madrid; Cruz Sánchez de Lara, vicepresidenta del Consejo de Administración de EL ESPAÑOL; Lucía Casanueva, socia en PROA Comunicación; Irene Prieto, directora general de la Escuela de Negocios ESSAE; e Inmaculada de la Haza, socia de Balder IP. 

Ante la pregunta del moderador, Carlos Peñaloza, consejero delegado del Grupo Internacional de Medios, de si existe un liderazgo femenino en nuestro país, todas han coincidido: sí, pero hasta hace poco no se le había prestado atención

"Siempre ha estado, pero no teníamos el espacio para desarrollarlo", ha afirmado Sánchez de Lara. "Recuerdo una frase que me dijeron en la primera asociación de mujeres en la que estuve: 'Las mujeres y un altavoz son una asociación'. Durante mucho tiempo esa ha sido nuestra forma de liderazgo: crear redes, establecer nexos... Ahora tenemos tribunas como esta y la posibilidad de demostrar lo que somos capaces de liderar y generar".

Irene Prieto ha añadido que existe el liderazgo de mujeres y hombres que son "maravillosamente complementarios." "Para mí es una actitud, una forma de ser y hacer. El liderazgo se ejerce y te lo dan los demás".

Cada una ha descrito qué aspecto sobresale en el liderazgo femenino y la palabra más repetida ha sido la empatía, algo que, para Sánchez de Lara, es "innegable" que poseen las mujeres. "Creo que es una palabra que Michelle Obama dijo hasta 20 veces en un discurso", ha afirmado. 

La vicepresidenta del Consejo de Administración de EL ESPAÑOL también ha subrayado la influencia que tiene el intentar conciliar en los resultados laborales. "Opino que esa presión para conciliar afecta a nuestra personalidad y trasciende al liderazgo. Somos capaces de hacer muchas cosas a la vez, intentar muchos proyectos, lo que hace que dirijamos equipos excepcionales". 

Para Lucía Casanueva es que "somos eminentemente prácticas", mientras que Eva Serrano encuentra en el liderazgo femenino "responsabilidad social, eficacia, confianza". "Es un nuevo tipo de liderazgo que pone en valor los valores propios de la sociedad; un liderazgo inclusivo, diverso y que nos va a ayudar a que alcancemos esa igualdad que llevamos tanto buscando". 

El 'techo de cemento'

Aunque cada vez aumenta más el número de mujeres en puestos de responsabilidad, todavía queda mucho para llegar a la igualdad real. Por desgracia, una de las muchas barreras a las que se enfrentan las mujeres son ellas mismas, algo que Serrano ha llamado "techo de cemento". "Es ese techo que cada una de nosotras nos ponemos encima: esto no es para mí, no estoy a la altura, tengo que estudiar más...".

"La segunda barrera es la falta de negociación de la corresponsabilidad, aquella que está en nuestro hogar. Durante el confinamiento he visto en reuniones a mujeres con los niños por detrás y el marido preguntando dónde están las zapatillas. Creo que hemos tenido la oportunidad histórica para sentarnos ambos géneros y negociar nuestro propio espacio de corresponsabilidad", ha aseverado.

Sánchez de Lara ha mostrado su sorpresa por el hecho de que muchas mujeres todavía renuncien a ascensos y promociones por ser madres. "Me parece un síntoma de la diferencia que sigue habiendo en la educación. Tenemos un problema en la educación, ese techo de cemento muchas veces sigue", ha dicho en sintonía con la afirmación de Serrano.

Sin embargo, Irene Prieto ha querido poner una nota positiva en este asunto, y es que las empresas y la sociedad cada vez dan más importancia a las soft skills o habilidades blandas. Son las relacionadas con la inteligencia emocional, la comunicación y la empatía, algo que dominan las mujeres líderes y que "nos lleva a que nuestro trabajo sea exitoso".