El lenguaje inclusivo sigue siendo tema de debate candente que ahora ha estallado en el ámbito escolar. Estos días está circulando por redes sociales una fotografía de un libro de texto redactado con desdoblamiento de género. Es decir, se relata que a los "musulmanes y musulmanas" se les permitió seguir practicando su religión tras la conquista de Granada en 1492, o que los nuevos "cristianos y cristianas" fueron bautizados como "conversos y conversas".

Noticias relacionadas

Una fórmula poco frecuente en los documentos escritos porque alarga la lectura -para estos casos los especialistas apuestan por el uso de grafías, la "x" y la "@", imposibles de pronunciar en una conversación oral-, pero utilizada todos los días por los principales responsables políticos del país. Es totalmente habitual escuchar al presidente Pedro Sánchez hablar de "ciudadanos y ciudadanas" o al líder de Unidas Podemos Pablo Iglesias dirigirse a sus "compañeros y compañeras" en esos términos.

En cualquier caso, el empleo del desdoblamiento en un manual escolar ha escandalizado a muchos. Y a la cabeza de los detractores, como casi siempre cuando se habla de lenguaje inclusivo, emerge la figura de Arturo Pérez-Reverte. El escritor y académico de la RAE ha utilizado su cuenta de Twitter para agitar la polémica en el brusco estilo que le caracteriza: "Libros de texto escritos por idiotas para fabricar idiotas. Y hay colegios que los aceptan".

Eso escribió este jueves por la noche. Y no lo dejó ahí, este viernes ha vuelto a la carga con un segundo tuit en el que daba más información sobre el libro: "No es un bulo, no. Geografía e Historia, Editorial Vicens Vives para 2º de ESO en la comunidad de Andalucía". Otros usuarios han compartido fotografías de otras páginas del manual en que se emplean las mismas fórmulas, como "visigodos y visigodas". Curiosamente, el mismo libro en Madrid no utiliza el desdoblamiento:

Hace unos meses, el académico la tomaba contra la cuenta oficial de la Policía Nacional por utilizar la expresión "nosotrxs" en un tuit. En 2018, el autor de Línea de fuego (Alfaguara), amenazó incluso con abandonar la RAE si la Docta Casa apoyaba una reforma de género de la Constitución. "Tiene usted mi palabra", le dijo a un tuitero que le preguntaba si sería el único en dar un portazo de llegar a registrarse esa decisión.

La RAE tampoco es favorable al desdoblamiento porque, defiende, "este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico (...) La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto". En el informe sobre la Constitución encargado por la vicepresidenta Carmen Calvo, la institución concluyó que era "gramaticalmente impecable" y tan solo propuso una significativa modificación en cuanto a la Jefatura del Estado: desdoblar las palabras "Rey" y "Reina" y "Príncipe" y "Princesa de Asturias".