Aunque los datos ofrecidos por el Patronato de Turismo de la Costa del Sol hablan de una recuperación que acerca los datos de visitantes poco a poco la situación previa a la pandemia, la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) contradice esos datos. Según la patronal hotelera, se espera una bajada de la ocupación de 29,68 puntos en septiembre y de 35,29 en octubre con respecto al mismo periodo de 2019.

Noticias relacionadas

Estos datos de los empresarios contradicen, también, a los que presentaba hace unos días el consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Juan Marín, que apuntaba a las buenas previsiones para el mes de septiembre y la ampliación de la temporada más allá del mes de agosto.

Los datos aportados por Aehcos son, según informó este lunes el presidente, José Luque, de sus propios asociados. "Esos datos para septiembre y octubre suponen una gran bajada. Ante esta situación, abogamos por una ampliación de los ERTE hasta la Semana Santa de 2022 por esta previsión y la mayor caída a partir de octubre". Los hoteleros señalan, además, la "incertidumbre ante la recuperación de los mercados internacionales y la demanda de la temporada alta del mercado doméstico".

Los mercados internacionales, según Luque, "no están funcionando como esperábamos", y es el nacional el que ha salvado la temporada estival en Andalucía. "Los datos son una estimación media: en Málaga, Marbella o Nerja son mejores. Las ocupaciones de septiembre están por encima del 67% y más de un 50% en octubre".

Mejor de lo esperado

En cuanto a las previsiones del verano, el consejero de Turismo anunció que con los buenos datos de la temporada estival, Andalucía podía cerrar la temporada con más de 10 millones de turistas e, incluso, habló de superar los 21 millones en todo el año

Los datos aportados por los municipios más turísticos apuntan a un buen cierre de temporada: Marbella o Estepona han superado con creces este verano niveles de ocupación por encima del 80% en todos sus alojamientos.

De hecho, si se contabilizan los establecimientos extrahoteleros, ha habido una mejora considerable con respecto al verano de 2020, aunque aún hay que seguir esperando a alcanzar los datos del último año sin pandemia.