No sólo la capital malagueña cuenta con un puente de los Alemanes, sino que, en la localidad de Cortes de la Frontera, localizamos otra infraestructura de mismo nombre clavado en medio de un paraje natural sobrecogedor: el puente de los Alemanes del Cañón de las Buitreras.

Noticias relacionadas

A caballo entre los municipios malagueños de Benarrabá, Benalauría y el ya mencionado Cortes de la Frontera, en la periferia oriental del Parque Natural de Los Alcornocales con mayor presencia en Cádiz, nos adentramos en las 22 de hectáreas del Monumento Natural del Cañón de las Buitreras, declarado así el pasado año 2003 por parte de la Junta de Andalucía.

El camino es abrupto, pero no reporta una dificultad excesiva, aunque debemos ser precavidos Diputación de Málaga

El topónimo de este paraje ya lo indica, pero hasta que no se ha visitado no se comprende la gran verticalidad de sus paredes, con más de cien metros de profundidad media, y que alcanza los 225 metros de caída en la Garganta de las Buitreras.

Antes de seguir, para el que no lo sepa, escribiremos que los Monumentos Naturales son espacios que han de ser objeto de protección especial. Lugares que reúnen un interés especial por su singularidad o importancia en cuanto a valores científicos, culturales, de fauna o flora, o paisajísticos pueden ser incluidos en esta categoría.

La catedral de los barrancos malagueños

La denominación no es nuestra (ojalá), sino que así es como describen los entendidos al Cañón de las Buitreras, cuya singularidad, con la que alcanzó su protección, proviene del proceso geológico que dio origen a su creación: el río Guadiaro.

Tal y como los incesantes comentarios hirientes de una suegra pueden minar la moral de cualquier nuera, la fuerza del agua del Guadiaro ha tallado la roca de este paisaje de manera implacable. Actuando sobre las calizas desde hace unos 200 millones de años, este impresionante lugar es, otra vez más como su nombre indica, uno de los hogares del buitre leonado y ejemplo del valor de la paciencia.

El barranquismo es una de las actividades que se realizan en la zona. Diputación de Málaga

Entre la entrada al cañón y su salida hay un recorrido de dos kilómetros y, en este enclave, el antropoceno deja su huella en forma del consabido puente de los Alemanes, entre otros elementos arquitectónicos. Construido en el año 1918, a 60 metros de altura sobre el barranco, esta infraestructura forma parte de una conducción de seis kilómetros de extensión que transporta agua a la central eléctrica de El Colmenar. Por tanto, no es un puente en sí mismo y, además, quienes lo construyeron no fueron alemanes, sino belgas.

Infraestructuras hídrica y ferroviaria

Este puente ‘fake’ es otro elemento más de las numerosas construcciones que se han ido ideando en el interior necesarias para dar respuesta a la enorme red hidroeléctrica con la que cuenta la provincia.

Un patrimonio que se ha convertido, con el devenir de los años, en un reclamo turístico con entidad propia, siendo el Caminito del Rey el ejemplo más claro. Un punto más a favor de generar elementos que redunden, primero en el progreso; segundo, en un progreso sostenible; y tercero, en hacer un Henry James e imaginar formas de reutilizar elementos con los que ya dispone Málaga para darles una vuelta de tuerca y volver a sacarles provecho.

El entorno está marcado por infraestructuras destinadas a las redes hidroeléctrica y ferroviaria de Málaga. Diputación de Málaga

Junto a la creación del puente de los Alemanes, el ser humano ha puesto su granito de arena dando forma al Cañón de las Buitreras construyendo túneles que han permitido el paso de la línea ferroviaria que une a Algeciras y Ronda.

De igual modo, para conseguir el agua para la central eléctrica, motivo del puente de los Alemanes, en el cauce del río se levantó también una represa.

Naturaleza y deportes activos

En una orografía tan abrupta los accesos no son fáciles. Sin embargo, lo escarpado del terreno hace que sea un lugar muy conocido donde practicar el descenso de barrancos. Incluso se suelen hacer rutas por el fondo, a lo largo del río, pero son recomendadas para personas con el corazón fuerte, cero temerosas de Dios y con experiencia en estos lances.

Sin embargo, debemos que tener en cuenta que no están autorizados a lo largo de todo el año, y que la pandemia ha variado esta situación. Ante esto, lo mejor es ponerse en contacto con alguna empresa especializada en organizar estas actividades y, lo que es mejor, en ofrecer seguros de vida ante cualquier accidente que podamos sufrir.

Para llegar al puente de los Alemanes se puede acceder, por el sur, desde Manilva y, desde el norte, por Ronda. Con dirección a Cortes de la Frontera, a tres kilómetros antes de llegar al municipio, se debe tomar el desvío que nos conduciría a Gaucín.

El descenso del barranco sólo es apto para valientes y gente con un seguro de vida a nombre de su pareja. Diputación de Málaga

Este camino nos guiará hasta el fondo del valle del Guadiaro, lugar donde se encuentra El Colmenar o Estación de Gaucín. Desde este punto se toma la senda que parte del pueblo, remontándose el cauce fluvial por su margen occidental, junto a las vías del ferrocarril. El camino acaba justo a la salida del Cañón de Buitreras, en el charco del Moro (dentro de poco conocido como charco del Amigo Musulmán), y es aquí donde comenzará el ascenso constante y más fuerte.

El río Guadiaro a su salida del Cañón de las Buitreras en el charco del Moro. Diputación de Málaga

El trazado completo merece mucho la pena del esfuerzo, por lo que dejamos enlazada la ruta marcada por los simpáticos colaboradores de Wikiloc para todo aquel que desee realizar esta senda tan completa donde se conjugan naturaleza y patrimonio industrial e histórico.