Se acerca septiembre y con él, los nuevos propósitos, las ganas de vestir de una vez por todas una rebequita o un pantaloncito largo y poder ir un fin de semana a una venta de los montes a comer arroz caldoso y lomo en manteca, eso sí, bien abrigados. Sin embargo, todos conocemos cómo es el clima de nuestra provincia y es imposible engañarnos. En Málaga, hasta el puente de todos los Santos tenemos calor para rato.

Noticias relacionadas

Por ello, la playa siempre es buena opción para refrescarse, y más en septiembre, cuando estas se quedan totalmente desérticas con la vuelta al cole, pero a lo largo de la provincia también hay otras formas de aprovechar los últimos coletazos del verano para pegarse un chapuzón. Ríos y pozas algo desconocidas donde podrás pasar días con amigos y familiares "a la fresquita".

Y, precisamente de eso va este artículo. EL ESPAÑOL de Málaga ha hecho una selección de los cinco mejores parajes naturales por los que podrás disfrutar de unas vistas espectaculares y refrescarte en los últimos coletazos del verano.

Charca de La Extranjera. Río Padrón (Estepona)

Charca de la Extranjera. Turismo Costa del Sol

Esta poza es muy conocida en la localidad de Estepona para ir a refrescarse en los días más calurosos del verano. La charca es de muy fácil acceso, si vas en coche no tendrás problema, ya que hay muy poca distancia desde la zona de aparcamiento hasta la charca. Si eres de los que prefiere caminar antes de darse un chapuzón, tranquilo, el río Padrón tiene una ruta por la que puedes hacer senderismo.

Para acceder a la poza desde el vado del río, median casi 300 metros que se pueden afrontar por el propio cauce. En ese tramo no cubrirá en ningún momento y con cierta habilidad, se puede avanzar saltando de piedra a piedra sin mojarnos. La poza se halla cortejada por pequeños cantiles entre los que se abre paso la corriente. El enclave es muy bonito, con el color del agua muy verde.

La charca, como observarás al llegar, tiene una dimensión mediana y realmente solo cubre en la zona central. La altura de las rocas que la rodean, bastante baja, harán que quieras saltar al agua, aunque antes debes comprobar que la zona que eliges para saltar no tenga rocas al fondo con las que puedas golpearte.

Si lo que quieres es tumbar tu toalla y tomar el sol, la orilla no es demasiado cómoda, por lo que no te recomendamos esta charca si ese es tu objetivo, ya que al ser estrecho el cauce en muchas zonas hay sombra.

Charco largo del Dique del Río Turón (El Burgo)

Charco Largo, en El Burgo. Diputación de Málaga

En mitad de la Sierra de las Nieves, aquí encontrarás dos zonas a muy poca distancia una de la otra para bañarte. La primera es el Charco Largo. Tras una ruta corta y no demasiado difícil que iniciarás desde el pueblo llegarás en bajada a él.

Para que te hagas una idea, el Charco Largo es una piscina natural muy larga, como su nombre indica, donde podrás nadar sin problemas y donde encontrarás una zona donde no cubre, más pegada a la corona de la zúa y que es ideal para que los más pequeños chapoteen.

Asimismo, encontrarás una liana en la que, con un poco de habilidad podrás hacer el Tarzán y sacarte fotografías divertidas. El llano al lado de la charca tiene mucha sombra, por los grandes árboles que lo aguardan y es muy recomendable llevar mesas y sillas y montar un picnic, la zona lo permite.

El Dique del Río Turón. Diputación de Málaga

Subiendo la cuesta por la que bajas a la piscina natural, te encontrarás al final con la poza del Dique, muy profunda y no recomendable para aquellos que no naden demasiado bien. El acceso no es tan cómodo como el del Charco Largo, pero es un entorno muy bonito e íntimo repleto de pececillos.

Sin embargo no tan cómodo. Quizás lo ideal es dejar toda la carga en el descampado del Charco Largo e ir al Dique solo con la toalla. Algunos atrevidos saltan desde la presa sin ser conscientes del peligro que ello acarrea, por lo que alguna vez ha habido algún susto. No te recomendamos que lo hagas.

Charca de las Nutrias

Charca de las nutrias. Diputación de Málaga

También se encuentra en Estepona. La poza cubre en las zonas centrales y no se recomienda saltar desde las paredes laterales, por lo complicado de acceder a estas.

En el caso de esta charca, es muy interesante seguir caminando aguas abajo para descubrir más pozas, sobre todo la situada en una zúa muy cercana al sendero por el que accederás a la Charca de las Nutrias.

En el caso de esta charca, no existe demasiada sombra y el sol incide durante casi todo el día. Por lo que no te olvides de la protección solar, la botella de agua y una buena gorra.

Charco del Canalón (Istán)

Para llegar, habrá que salir desde la parte más alta de Istán, al lado de las instalaciones deportivas. Allí cogeremos la pista que cruza el nacimiento de Río Molinos.

Recorridos casi 4 km tomaremos a la izquierda un carril en pendiente que después de 2 km alcanza las vegas del Colmenar, junto a Río Verde. A partir de aquí aparcaremos y comenzaremos a caminar. Seguiremos una pista cortada por una cadena, por el margen izquierdo del cauce fluvial y tras caminar otros 2,5 km llegaremos al vado de Balatín, donde podrás tomar de referencia un puente colgante en bastante mal estado de conservación, y el charco, unos metros más arriba. 

charco

El charco del Canalón es largo y profundo y adopta su nombre de la caída de agua de una acequia situada unos metros por encima. Si vas con niños, aguas abajo podrás encontrar una pocita muy indicada para los más pequeños.

Si la zona tiene algún inconveniente es el verdín que está sobre sus rocas y que provocan algunos resbalones. No es fácil caminar por allí y hay que andar con cuidado. Al igual que la del Dique, no recomendamos la zona a aquellos que no sepan nadar bien.

Además, has de tener cuidado al situarte bajo la cascada artificial; el agua pega con fuerza y puede hacer daño. Para asentarte ,puedes usar las rocas repartidas por la orilla derecha o junto a la poza más pequeña. En verano es un lugar frecuentado.

Charco de la Virgen (Tolox)

Charco de la Virgen, en Tolox. Samuel Laguna

La poza se halla en el río de los Caballos, uno de los afluentes de Río Grande. En el inicio de la ruta encontrarás el balneario de Fuente Amargosa. Es el único de España especializado en enfermedades renales y del aparato respiratorio. Sus aguas fueron declaradas de utilidad pública en el año 1906.

El sendero discurre próximo al cauce, por lo que puedes refrescarte por el camino bajando a la orilla. Además, te cruzarás con algunos diques donde puedes darte hasta un baño. Al final del sendero, tu destino, el charco de la Virgen, un lugar idílico donde encontrarás una cascada de 20 metros.

Pese a no tener mucha profundidad, te da para nadar lo suficiente. Ten precaución también con el verdín ante posibles resbalones. Las orillas de la charca contienen muchas piedras, por lo que no es el lugar adecuado para tomar el sol, además de porque el paraje es algo sombrío.