Málaga

El Ayuntamiento de Ronda ha celebra este jueves la 'no Feria' con una ofrenda floral en honor a Pedro Romero, creador del toreo a pie a quien están dedicadas las fiestas mayores de la ciudad. El acto se ha desarrollado a los pies de la estatua que hay del matador en el paseo central de la Alameda del Tajo. El acto ha contado con la presencia de representantes de la Corporación municipal y con la alcaldesa, Maripaz Fernández, a la cabeza.

Noticias relacionadas

También han asistido representantes de colectivos rondeños y algunas presidentas de las Damas Goyescas de ferias anteriores. La Banda Municipal de Música ha interpretado los himnos de Andalucía y de España además de otras piezas musicales.  Los alumnos de los Coros y Danzas han bailado sevillanas a los pies de Pedro Romero entre las que no ha faltado Saca la madroñera, rondeña mia.  

Durante la actividad, la alcaldesa ha dirigido unas palabras a los asistentes en los que ha mostrado su deseo de que el próximo año la situación sanitaria permita disfrutar a rondeños y visitantes de la Feria y Fiestas de Pedro Romero de forma habitual.

"Desde la Corporación municipal hemos querido hacer este homenaje para recordar lo que otros años hemos podido disfrutar. Lo hacemos con el corazón pensando en el año que viene, que podamos volver a la vida diaria de Ronda, a vivir estos días de alegría", ha destacado este jueves la regidora. Tras el acto en la Alameda del Tajo, ha tenido lugar en la iglesia de Santa María la  Mayor una misa flamenca donde han asistido parte de Ayuntamiento de Ronda. 

El torero

Descendiente de una dinastía taurina muy conocida, su padre Juan Romero y sus hermanos menores, José y Antonio fueron también matadores de toros. Además, se atribuye a su abuelo, Francisco Romero, el mérito de ser el primero que empleó la muleta y el estoque para dar muerte a un toro.

Comenzó como segundo espada en la cuadrilla de su padre en 1771 participando en tres novilladas ese mismo año en Jerez de la Frontera. Se lo considera el primer matador de toros de su época, a diferencia de sus rivales y contemporáneo, Joaquín Rodríguez Costillares y Pepe-Hillo, a quienes se consideraba como los primeros toreros.