Málaga

El Metro de Málaga está sembrado de mentiras. Son muchas las incorrecciones y falsedades que se han venido vertiendo en los más de 15 años que ya suma la infraestructura ferroviaria. Muchas lanzadas de manera interesada por responsables políticos que no hacían más que buscar el impacto mediático y social. 

Noticias relacionadas

Durante este periplo, quienes estuvieron al frente de la Junta de Andalucía en la etapa socialista llegaron a manejar casi una decena de fechas para la puesta en marcha total o parcial del suburbano. Calendarios en su mayoría sobrepasados con creces.

La primera previsión puesta sobre la mesa por la Administración regional, tras adjudicar a finales de 2004 los trabajos de construcción de las líneas 1 y 2, era que las mismas estarían finalizadas y en servicio en febrero de 2009. Es decir, 40 meses después de la puesta en marcha de los trabajos. 

Quienes estaban al frente del proyecto eran conscientes de la imposibilidad cierta de cumplir con esa previsión. Sólo con toda la ciudad en obras se hubiese podido alcanzar el hito. Y a partir de ahí, más marcas en el calendario de 2010, 2011, 2012, 2013… A cada poco se sucedían nuevas fechas. 

Sólo una se cumplió. La del 31 de julio de 2014. Ese fue el día en que tuvo lugar la inauguración oficial del Metro. Aunque con un trazado muy alejado de lo comprometido, que vigente aún tras siete años, y que no dará el salto al Centro hasta finales del año que viene.

Pero a todas esas "mentiras" que pueden atribuirse al PSOE (hubo un tiempo en que la obra estuvo gestionada por Izquierda Unida), hay que sumar otra que viene siendo repetida en el tiempo por los responsables del Partido Popular. En el intento de subrayar la demora con la que actuaron los gobiernos andaluces previos a la llegada de Juanma Moreno a la Presidencia, los populares han convertido casi en un mantra la referencia a la fecha del 11 del 11 de 2011.

Una cita que puede atribuirse con certeza a quien estuvo al frente del Metro de Málaga, en calidad de director, durante varios años: Enrique Salvo Tierra. Quien fuera delegado del Gobierno andaluz y concejal del PSOE en Málaga con anterioridad lanzó un compromiso que diez años después sigue siendo recordado como arma arrojadiza.

Salvo, en un acto en marzo de 2010, celebrado en el tramo en construcción de la Universidad, junto a responsables de la ONCE, anunció la voluntad de la Junta de poner en marcha el Metro el 11 del 11 de 2011.

Una fecha que, muy a su pesar, marca su gestión en el Metro y la aún breve historia del suburbano y sus incumplimientos. Muestra del impacto es que este mismo jueves el Partido Popular de la capital, con Francisco de la Torre, alcalde, al frente, ha protagonizado un acto para celebrar "el décimo aniversario de la no llegada al Centro del Metro de Málaga". 

Esas son las palabras utilizadas por Elisa Pérez de Siles, responsable del PP en la capital de la Costa del Sol, para enfatizar que ese antiguo anuncio viene a resumir "diez años de incumplimientos" de los gobiernos del PSOE en la Junta.

El matiz es que la fecha de la que se hace responsable a Salvo en ningún caso aludía a la llegada del Metro al Centro. La referencia exacta que hizo el exdirector del suburbano es que ese día y, a ser posible, a las 11:11, se quería que estuviesen funcionando los trenes en los tramos de Carretera de Cádiz y de la Universidad

Una maniobra política sin base técnica alguna, como se demostró poco después cuando la propia Junta renunció a ella. Básicamente porque eran dos trozos de trazado que, en ese momento, no estaban ni siquiera conectados y cuya explotación hubiese supuesto unos costes económicos inasumibles.

Para Pérez de Siles, la citada fecha "forma parte de la memoria de Málaga como un fiasco, de un incumplimiento". Y en esta misma línea, ha recordado cómo durante diez años, como consecuencia de la paralización y ralentización de los trabajos de ejecución, la Avenida de Andalucía, una de las grandes arterias de la ciudad, permaneció "empantanada y abierta en canal".

Frente a ese modelo, ha contrapuesto el del PP al frente de la Junta, del que ha destacado su voluntad de alcanzar la Alameda en 2022. También ha reconocido el papel de De la Torre en las numerosas "batallas" que ha tuvo que mantener para, por ejemplo, hacer que el Metro acabe siendo construido bajo tierra en su prolongación al Civil.

A juicio del regidor malagueño, el anuncio de Salvo hace ahora más de once años es "un ejemplo de lo que no debe ser la política". "La Junta no estuvo a la altura cuando decía que ese día iba a estar finalizado el Metro; sabía que era imposible. La pregunta es por qué se hacían esos anuncios", ha expuesto de manera crítica. Por el contrario, ha valorado lo que supone trabajar ahora con una Administración autonómica "transparente y leal".