Málaga

Mala noticia para los hosteleros de Málaga capital. El Ayuntamiento acaba de anunciar su intención de resolver el decreto que viene autorizando desde hace casi año y medio (desde finales de mayo de 2020) a los bares y restaurantes a ampliar la superficie de terraza. Una solución provisional que fue activada en plena desescalada por la crisis de la Covid con la que se buscaba reducir el impacto económico de la pandemia sobre este sector.

Noticias relacionadas

La medida, en cualquier caso, se hará esperar, al menos una semana. La intención del equipo de gobierno, tal y como ha confirmado la concejala de Comercio, Elisa Pérez de Siles, era la de ponerla en marcha de manera inmediata. 

El cambio de estrategia viene obligado por la decisión de la Junta de Andalucía de posponer el levantamiento de las restricciones de aforo y horarios en el distrito sanitario Málaga, del que forma parte la capital. En cualquier caso, la edil ha señalado que en el momento en que la ciudad pase a nivel 0 quedará suspendida la resolución que habilita una mayor ocupación de la vía pública.

Tres son los decretos que de manera continuada ha firmado el alcalde, Francisco de la Torre, avalando estos aprovechamientos a los hosteleros. "Todo eso se hizo con el objetivo de lograr la reactivación económica de un sector de capital importancia para la economía local", ha afirmado Pérez de Siles. 

La opción de disponer de más superficie de terraza, hasta el doble del inicialmente autorizado, sólo era factible en aquellos supuestos en los que las normativas urbanísticas y de accesibilidad lo permitieran. De hecho, según los datos aportados, solo 333 negocios han dispuesto de esa autorización. De ellos, apenas 30 en el Centro Histórico, uno de los emplazamientos con mayor densidad de hostelería.

El coche de la novia

La concejala ha destacado la labor de "pedagogía" e información que tanto del departamento de Inspección del área como desde la Policía Local se ha venido realizando a lo largo del último año y medio. Un comportamiento de mano blanda que se ha transformado en una mayor actividad de control en el último mes.

Muestra de ello es que en este intervalo de tiempo más reciente el servicio de inspección ha levantado 67 actas sancionadoras, a las que sumar otras 73 de la Policía Local, por "incumplimientos graves" por parte de negocios de hostelería. A las mismas hay que sumar, en el último trimestres, del orden de 220 actas por ocupación indebida, que son directamente gestionadas por Gestrisam.

Entre los casos más flagrantes, según fuentes municipales consultadas, destaca el de un bar que se había excedido en más del doble con las mesas y sillas instaladas en una calle del Centro.

"Había dos filas de mesas y sillas más de las permitidas que tuvieron que ser levantadas porque en ese momento iba a pasar el coche de una novia que iba a su boda; cuando pasó el coche, volvieron a colocar las dos filas de mesas y sillas", expresan las fuentes. Finalmente, el Ayuntamiento ordenó el levantamiento de las mismas.