Trágica mañana la que se vivió en la mañana de este miércoles en la barriada de El Palo. Un autobús de la empresa municipal de transportes de Málaga había arrollado accidentalmente a Manolo Gómez. Falleció horas más tarde de un severo traumatismo craneoencefálico en el Hospital Regional.

Noticias relacionadas

El suceso tuvo lugar en torno a las 9:45 horas, cuando varias llamadas al sistema de emergencias 112, adscrito a la consejería de presidencia de la Junta de Andalucía, alertaban de la presencia de un cuerpo que yacía en la carretera con un charco de sangre a su alrededor. Mientras, los vecinos se agolpaban en el lugar de los hechos en busca de respuestas que nunca llegaban: "Me ha cogido saliendo de comprar y sigo impactada", relataba una testigo.

Las posibles hipótesis del atropello mortal se sucedían en los allí presentes. La zona consta de varios negocios de alimentación y tecnología, que en el momento del atropello realizaban la misma rutina de todos los días: "Atendiendo a una cliente empecé a escuchar mucho gentío y me asomé a la puerta para ver lo que estaba ocurriendo", explica una trabajador de un establecimiento cercano. Pero no había una respuesta clara. Todo era nerviosismo.

Manolo era "una persona muy querida" en el barrio de Churriana. Este vecino dedicó su vida a la política municipal del distrito, siendo consejero político del Partido Popular de Málaga en este municipio.

De hecho, según ha podido saber este periódico, la víctima gozaba de "buenas críticas y elogios" en el entorno de la política municipal, tanto en el equipo de gobierno como en la oposición. En este sentido, fuentes oficiales apuntan que era "una muy buena persona" y tenía el respeto del espectro político de Churriana, "más allá de las siglas" de su partido.

Asimismo, en la actualidad desempeñaba el cargo de presidente de la Comisión de Urbanismo del Distrito de Churriana. Este miércoles, Gómez había acudido al barrio de El Palo "para realizar unas gestiones" que nunca podrá llegar a concretar. Perdió la vida instantes después de aparcar su coche.

Se apeó del vehículo y se dispuso a cruzar la calle para cambiar de acera. Su destino le esperaba a escasos metros. Pero la decisión de atravesar la avenida Juan Sebastián Elcano por donde no había pintado en el pavimento las barras blancas que representan la preferencia peatonal acabó con su vida a los 56 años de edad.

El óbito, inesperado, ha causado un profundo dolor en la política malagueña y ha ocasionado la cancelación del consejo político de este miércoles. Por su parte, la pérdida de este consejero popular ha derivado en numerosas muestras de cariño y dolor hacia él y su familia. Descanse en paz.