Alba Rosado E.P

"¡Atención padres! En el centro comercial Miramar ya ha habido dos casos de raptos de niños". Así comienza el bulo que lleva difundiéndose en los últimos días por Whatsapp y otras redes sociales.

Noticias relacionadas

La Policía ha desmentido totalmente cualquier información al respecto. Según el cuerpo, el mensaje que circula en redes sobre intentos de secuestros de niños en el centro comercial Miramar de Fuengirola es un bulo.

Muchos fuengiroleños se habían mostrado preocupados en redes sociales porque en el propio texto se daba la descripción de supuestos casos que habían ocurrido en el recinto. No obstante, desde la Policía insisten en que la información que circula en redes sociales y grupos de WhatsApp ha de ser siempre verificada.

El bulo que se ha difundido por redes. E.E

Consejos contra los bulos

Para no caer en las redes de aquellos creadores de bulos, desde el propio Ministerio de Interior señalan varios detalles a tener en cuenta cuando recibimos estos mensajes en nuestros dispositivos móviles.
En primer lugar, se ha de reconocer la fuente de la noticia. Por un lado, copiar y pegar el mensaje que nos llega en Google puede darnos una respuesta rápida sobre la fiabilidad de su contenido. Muchas veces, los bulos pueden ser noticias antiguas, hechos muy exagerados o incluso pseudonoticias. 
Si se han difundido por redes sociales también es recomendable echar un vistazo al perfil del usuario que lo ha subido y ver su actividad y seguidores. Puede ser que sean robots.
Una vez dado este paso, siempre trata de contrastar la noticia, acude a otros medios en los que confíes o a fuentes oficiales. Es la forma más rápida de conseguir una segunda opinión. Los enlaces a otras webs o fuentes oficiales incluidas en la noticia hacen que además se refuerce su veracidad.
No te creas todas las imágenes que ves, sobre todo si se trata de pantallazos o imágenes que se usan descontextualizadas o incluso manipuladas. Hoy en día, con los programas de retoque fotográfico y edición de imágenes que hay, es fácil que cualquiera pueda ser creador de fake news por la apariencia de realidad que pueden conseguir.
Y, por último, desconfía de los mensajes que te lleguen con diferentes tipografías, muchos emoticonos y letras de diferentes colores. Nunca te llegarán de esa forma de una fuente oficial.