No es pisar la Luna, sino cultivar sobre ella. China anunció un logro galáctico el 15 de enero de 2019: habían conseguido mediante su sonda Chang’e 4 -por primera vez en la historia- que una semilla de algodón creciera en la Luna. A la cabeza del equipo que logró la hazaña pionera, seguía atentamente desde Chongqing el proceso de cultivo el doctor en Ingeniería Xie Gengxin. En los últimos tiempos, sus ojos se han puesto en Málaga.

Noticias relacionadas

El proyecto Green Moon del joven ingeniero aeroespacial del barrio de La Trinidad José María Ortega, que propone hacer crecer cultivos de huerto como tomates o lechugas en el satélite, y trabaja con el doctor Gengxin desde hace más de 2 años. EL ESPAÑOL de Málaga ha podido entrevistar por cuestionario al doctor Xie Gengxin tras su paso por el foro de turismo espacial y subacuático SUTUS, celebrado en el Hotel Les Roches de Marbella.

La colaboración de Xie y Ortega comenzó con la noticia de la primera hoja verde en la Luna, que impulsó al proyecto Green Moon a escribir a la agencia aeroespacial china: "Fuimos contactados por el lado español y pensamos que, debido a las similitudes de ambos proyectos, podríamos trabajar juntos. Firmamos el acuerdo de colaboración en septiembre de 2019, hemos estado trabajando juntos desde hace más de dos años haciendo ciencia", relata.

José María Ortega y Gengxin Xie Cedida

El equipo español visitó la ciudad china de Chongqing en septiembre de 2019 y la cuadrilla asiática hizo lo propio con Madrid y Lanzarote -de cuyo Parque Nacional de Timanfaya toman muestras para recrear el suelo de la Luna- en diciembre de ese mismo año. 

"Ambos grupos están trabajando actualmente en entregar nuestro primer artículo científico y continuaremos con un segundo artículo que muestre resultados del experimento pronto también para ver nuestro primer invernadero encapsulado conjunto pronto en la Luna", relata, tras lo que narra que el proyecto ha atraído la atención tanto en España como en China: "Creo que nuestra cooperación se hará más profunda y más amplia". 

Como principal forma de comunicación diaria, usan la aplicación china WeChat (similar a Whatsapp, pero con muchas más utilidades); y para videollamadas más detalladas, las estadounidenses Microsoft Teams o Zoom. Ni las diferencias de cultura ni de idioma les han resultado problemáticas gracias al "mismo objetivo e interés", que también ha facilitado que ambas partes aprendan de la "excelente cultura" del otro.

"Explorar el vasto Universo es un objetivo común de la Humanidad, y ambos equipos lo han entendido. (...) Nos hemos dado cuenta de que no hay muchas diferencias cuando ambos tenemos el objetivo de hacer ciencia relacionada con el espacio, cultivos en la Luna y más allá. Estamos felices de estar colaborando con el proyecto Green Moon", explica el doctor en Ingeniería por la Universidad de Chongqing.

Xie está impresionado por bien que el proyecto del joven malagueño está fusionando áreas científicas como la Geología, Biología Ambiental e Ingeniería; con personas de distintas áreas y edades: "Les conocimos a todos y vemos que nuestra colaboración progresa mucho por el bien de la ciencia y la Humanidad, para hacer que la Luna sea verde en los años venideros", sentencia.