Cojan el calendario y tomen nota. Porque el Unicaja de Málaga ya conoce su hoja de ruta para la próxima campaña tras la reunión mantenida por los clubes que conforman la ACB este jueves en Madrid, en la sede del CSD, y en la que se ha puesto fecha para el inicio de la competición, para la celebración de la Copa del Rey e incluso para la disputa de los play off, donde debería estar el conjunto malagueño.

Noticias relacionadas

Pese a que la plantilla del conjunto de Los Guindos está citada el próximo 9 de agosto con las pertinentes pruebas médicas y físicas, no será hasta el fin de semana del 19 de septiembre cuando arranque la competición para los de Fotis Katsikaris. Será en el comienzo de la Liga Endesa, aunque el fin de semana anterior se disputará la Supercopa de España (11 y 12 de septiembre).

El estreno en la Champions League no tardará en llegar para el Unicaja, ya que se producirá el 4 de octubre. La nueva competición continental en la que esta campaña y las dos siguientes competirá el club cajista ya tiene también sus primeros compromisos en un grupo en el que se medirá al Nizhny Novgorod, al JDA Dijon y al Lavrio Megabolt.

La esperada Copa del Rey, uno de los eventos más atractivos del calendario baloncestístico, se celebrará en febrero de 2022. Las fechas para ese fin de semana largo, que arranca el jueves, será del 17 al 20 de febrero.

Desde ahí comenzará la recta final de la segunda vuelta hasta la conclusión de la Liga Regular el 15 de mayo. Acto seguido se iniciará la lucha por el título, que podría empezar desde el 17 de mayo en función de los equipos clasificados para las finales europeas, y concluirá como máximo el 26 de junio, en caso de quinto partido de la final. Esta campaña recupera el formato habitual de cuartos de final a tres partidos, y semifinales y final al mejor de cinco.

Ayuda económica

Además, en la reunión mantenida entre los clubes en la sede del Consejo Superior de Deportes, el Unicaja -por medio de su nuevo presidente, Sergio Corral- conoció que recibirán unas ayudas económicas valoradas en ocho millones de euros junto al resto de clubes por las pérdidas acumuladas por la ausencia de público en los pabellones y los costes de las pruebas diagnósticas de Covid-19 con motivo de la pandemia.