Al fútbol se juega con los pies pero el motor que lo mueve son los sentimientos. Este martes posiblemente habría sido un día más en el calendario si no hubiese sido por los cuatro mil malaguistas que se dieron cita en La Rosaleda para rendirle un merecido tributo al templo blanquiazul en su 80 aniversario. Una fiesta de cumpleaños cariñosa donde remozó de mucho malaguismo por los cuatro costados.

Noticias relacionadas

Y es que Málaga, aunque por momentos no lo parezca, está ávida de fútbol y de ver a su equipo de nuevo triunfar. Aunque en esta ocasión no rodó el balón ni se corearon los nombres del once titular, sí se vivió con emoción desde la grada todo lo que ocurrió sobre el impoluto césped de Martiricos. La Rosaleda vistió sus mejores galas, se puso guapa para la ocasión y acogió en sus gradas a casi cuatro mil malaguistas con ganas de fiesta. Mucha chavalería, también muchos jugadores de La Academia del Málaga CF, pero un magnífico ambiente a fin de cuentas.

El club, que programó este evento para el pasado 14 de septiembre coincidiendo con la fecha oficial de su inauguración en 1941, tuvo que retrasarlo a este martes. Las inclemencias climáticas y el devastador incendio en Sierra Bermeja evitaron cualquier festejo entonces. Esta vez sí, el malaguismo abrazó a su estadio con todas sus ganas.

El palco contó con personajes ilustres del Málaga CF, como ex jugadores del club que tienen un nombre histórico. Es el caso del exjugador y expresidente Fernando Sanz, Koke Contreras, Raúl Iznata, Jesús Gámez, Juanito o incluso Sergio Pellicer, ex entrenador malaguista, entre otros muchos. El acto, conducido por Basti y Ana Mari Romero, tuvo actuaciones musicales, sorteos, momentos de diversión y también de emoción. 

Complicidad

Contó con la actuación del monologuista Tomás García, que encandiló a la afición con su humor. Las tres autoridades, dueñas del estadio, también tuvieron su momento de protagonismo con Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga, Francisco de La Torre, alcalde de Málaga, y José María Arrabal, secretario general de Deportes de la Junta de Andalucía hablando de lo que supone el estadio para el Málaga y para el fútbol malagueño. 

Y luego hablaron tres figuras de peso dentro del Málaga CF, como son Francisco Martín Aguilar, Duda y Manolo Gaspar. Ellos contaron anécdotas y mostraron su amor por los colores blanquiazules y por La Rosaleda. El momento emotivo llegó con el reconocimiento público a la familia Zambrana, una estirpe de utileros que ha permanecido a lo largo de los años en el club. También a la familia Pérez Frías, exjugadores y galenos de la entidad. Y a la familia de Andrés Perales, que viven por y para La Rosaleda. 

El acto, en su recta final, tomó velocidad y emoción. Entonó el "Cumpleaños feliz" propio de la ocasión y proyectó un vídeo sobre la zona de Preferencia Alta con guiños a momentos destacados en el estadio y mensajes de algunos míticos exjugadores malaguistas como Sandro, Salva, Rufete, Dely Valdés, Darío Silva, Weligton, Baptista, Camacho o Manuel Pellegrini, entre otros.

No fue el último guiño, porque el momento más sonado de la noche llegó con la entrada de aficionados de la Grada de Animación en la zona de Preferencia. Cánticos, festejo y el himno del club para despedir la cita honorífica. Un broche de oro para una fiesta merecida y también necesaria.