Y el mercado llegó a su fin y el Málaga se quedó como estaba, que no es poco. Tras completar un total de 13 fichajes a lo largo del verano, el conjunto blanquiazul no registró ningún refuerzo en el último día de fichajes. Una demostración de que los rectores blanquiazules están muy contentos con la plantilla que han confeccionado. No hubo mirlo blanco ni tampoco refuerzo a la desesperada. Y el Málaga se queda con un bloque equilibrado y que puede luchar por todo este año 21/22 en la Liga SmartBank.

Noticias relacionadas

Ya lo anunció Manolo Gaspar en la presentación de Sekou, Antoñín y Víctor Gómez al mediodía de este día 31. El ejecutivo aseguró que estaban “muy tranquilos”. Y esa premisa se completó en una final de mercado casi impropio del Málaga CF. El club, a las 20.30 horas, dio por finalizado el mercado de incorporaciones.

Una situación que dejaba un plácido final de día para el malaguismo, que sin embargo estaba ávido de más caras nuevas. No sucedió así y el Málaga se quedó con 13 fichajes y un total de 23 fichas profesionales. Sí se anunció, sin embargo, la renovación de Juande Rivas hasta 2024. Una operación que refuerza uno de los pilares del equipo.

Además del fichaje de José Alberto López, el técnico gijonés que fue el primero en llegar, en el Málaga han llegado un total de 11 jugadores nuevos y dos fichajes que se han cerrado tras la cesión del curso pasado. Estos últimos son el caso de Chavarría y Jozabed. Mientras que los nuevos son Sekou, Víctor Gómez, Antoñín, Genaro, Cufré, Dani Martín, Paulino, Javi Jiménez, Ismael Gutiérrez, Peybernes y Brandon Thomas.

El penúltimo día de mercado se marchó Benkhemassa, que llegó a un acuerdo con el club para rescindir su contrato. Honores para el argelino, que ha dejado un poso de profesionalidad pocas veces visto en un jugador extranjero. No salió Ismael Casas, que estaba en la rampa de salida y deberá luchar por buscar unos minutos que parecen lejos ahora mismo. Ni tampoco Alexander González, que sin embargo sí podría cerrarse en los próximos días, ya que hay mercados que prolongan su apertura varios días más.

Plantilla compensada

La plantilla, por lo tanto, queda compensada casi en dos jugadores por puesto. En la portería quedan Dani Barrio y Dani Martín, que aún no ha jugado ni un minuto como jugador malaguista pero que disputará el puesto.

En la defensa, refuerzos de peso. Han llegado Víctor Gómez, Peybernes, Javi Jiménez y Brian Cufré. En el flanco derecho hay superpoblación con, además de Víctor, Iván Calero, Ismael Casas, Alexander González e incluso algún jugador del filial como Ale Benítez y Bilal. En el centro de la zaga siguen Juande y Lombán junto a ‘Pey’. En la izquierda, los dos nuevos lucharán por un puesto. A ellos se podría sumar Genaro en un momento determinado.

En el centro del campo también hay variedad. Escassi es capitán general junto a Luis Muñoz, posiblemente uno de los emblemas para la afición. Pero la llegada de Genaro e incluso de Ismael Gutiérrez, que tendrá ficha del filial, da empaque y rocosidad. Ramón y Jozabed son el complemento del primer equipo. Pero también Quintana y Larrubia son opciones de recambio.

En los flancos, atrevimiento y descaro. Paulino es la cara nueva, pero la irrupción de Kevin y de Haitam es aire fresco. Jairo, un desconcertante Hicham y los polivalentes Brandon y Antoñín son las alternativas.

Estos dos últimos pueden jugar también de compañeros del delantero. Para el hombre referencia hay varios nombres. El principal es Sekou Gassama, llegado del Valladolid en calidad de cedido. También Pablo Chavarría, que tras una grave lesión hay que ver en qué condiciones aparece y cuándo. En la recámara están Roberto y Loren, que ya han demostrado su buen hacer.

Un bloque que de momento ha sumado 5 puntos de 9 posibles, pero que tiene un margen de mejora muy grande. Todos los mensajes internos buscan rebajar las pretensiones, no marcarse objetivos como el play off. Pero la realidad es que este Málaga, de momento, ilusiona el malaguismo.