Málaga

El deseo expreso del jugador, Antonio Cortés, y las ganas del Málaga han sido fundamentales para Antoñín vuelva a vestirse de blanquiazul en una temporada donde la ilusión crece por momentos. El extremo de La Palmilla llega en calidad de cedido por el Granada para este curso y cierra, por el momento, su regreso a la banda de Martiricos.

Noticias relacionadas

No ha sido una negociación sencilla, pero las ganas de volver de Antoñín han sido determinantes para que se diera la operación. De hecho, en el último momento aparecieron diversas ofertas de clubes extranjeros que pudieron echar al traste la operación, pero el buen hacer de Manolo Gaspar y la idea de volver a casa del malagueño han sido decisivas.

Antoñín, al que el malaguismo ya conoce tras una irrupción espectacular hace año y medio, regresa tras hacer la mili en Granada y en el Rayo Vallecano. El malagueño fue vendido al conjunto nazarí en febrero de 2020 por millón y medio. El Málaga necesitaba cash y el palmillero era la última perla emergente por la que sacar tajada después de hacerle contrato profesional. No hubo más remedio pese a que era su año de presentación y ya mostrara toda la calidad que se le atesora.

Terminó el curso con el Granada ayudando a clasificar al conjunto vecino a competición europea participando en ocho encuentros y marcando un gol. Pero al año siguiente fue cedido al Rayo Vallecano pese a que sonaban cánticos de que podría haber regresado a La Rosaleda. En la capital contribuyó con 30 partidos y siete goles a que el equipo vallecano acabase ascendiendo.

Ahora regresa a Málaga con galones y más curtido, pero con la misma ilusión que cuando debutó a las órdenes de Víctor Sánchez del Amo. Un jugador eléctrico, diferente y con gran capacidad ofensiva. No es el 9 que necesita el Málaga, pero sí un jugador de ataque diferente y muy atractivo para la categoría.

Competirá con un puesto con Jairo, Paulino, Brandon, Hicham, Haitam y, sobre todo, con su amigo Kevin, que ha aparecido con sangre fresca como un ciclón tras su estreno ante el Mirandés. Ambos, íntimos, pueden poner patas arriba La Rosaleda. La afición ya sueña con ello. El malaguismo ya se frota las manos con Antoñín de nuevo en Martiricos.

Undécimo fichaje

El malagueño se convierte así en el undécimo fichaje malaguista este verano tras las llegadas de Genaro, Cufré, Dani Martín, Paulino, Javi Jiménez, Ismael Gutiérrez, Peybernes, Brandon Thomas y a los nuevos contratos a Chavarría y Jozabed. Además, el club ya cuenta con 22 fichas profesionales en su plantilla.

El Málaga, en cualquier caso, aún sigue pendiente de reforzar su plantilla con uno o dos delanteros centros. Los nombres que han trascendido son el delantero del Valladolid Sekou Gassama y Enric Gallego, que se ha desvinculado de Osasuna y está en mercado. También ha sido vinculado en las últimas horas el nombre de Sergio Benito, delantero también del Valladolid. El club tiene que reforzar esa parcela más pronto que tarde.