Tenía que dar un golpe de autoridad sobre la mesa el Trops Málaga y lo dio este sábado ante el Alarcos Ciudad Real. En casa, en el pabellón de Los Olivos donde el balonmano de los malagueños fluye con solvencia, se impusieron a los manchegos, que llegaban como líderes a la cita, por 31-28 en un partido trepidante y brillante de los chicos de Carlos Soler. Una victoria justa entre dos de los mejores equipos de la categoría que no fue más abultada gracias a que los visitantes consiguieron maquillar el resultado en la recta final. Con este triunfo de quilates, el Trops se coloca segundo en la tabla clasificatoria, a dos del Ibiza, que es ahora el equipo que comanda el grupo B de División de Honor Plata.

Noticias relacionadas

El encuentro, que sufrió las bajas locales de Vidal, Palomeque y Matías Paya, tuvo unos primeros minutos de toma y daca. Había dinamismo en la pista mientras las dos escuadras se iban tanteando. En cambio, la equidad se rompió cuando el Trops consiguió desnivelar la balanza a su favor al poner un claro 5-2 en el 6:00. 

Con el marcador a su favor, el conjunto local fue poco a poco llevándose el partido a su terreno. Los malagueños, muy intensos en defensa, estaban practicando un buen juego para alegría de la afición blanquiazul y el ataque funcionaba, pese a que algunos lanzamientos acabaron en la madera. Sin embargo, a raíz de la exclusión del argentino Adrián Portela, el Alarcos fue ganando terreno hasta igualar la contienda (9-9) traspasado el ecuador de la primera mitad. 

Había mucha tensión en el 40x20. La igualdad imperaba en un envite que estaba siendo eléctrico. Y es que los dos equipos querían ganar la partida, pero solo uno lo iba a conseguir al final del choque. De esta manera, el Trops golpeaba primero y, de inmediato, lo hacía el cuadro de Ciudad Real hasta que los visitantes lograron ponerse por delante (11-12) por primera vez. Corría el minuto 22:49. 

Luego, llegarían dos exclusiones seguidas para el Trops, las de Pablo Fernández y Portela, que supuso la segunda para el argentino. En cambio, los blanquiazules no solo aguantaron el tipo, sino que también le dieron la vuelta a la tortilla hasta conseguir vencer por 13-12 en la conclusión del primer acto.

Arrolladores

La segunda parte arrancó con el Trops muy enchufado, queriendo amarrar los dos puntos. Así, en apenas cuatro minutos, los malagueños se beneficiaron de un parcial de 6-0 para poner el electrónico del Fray Francisco Baños en un solvente 17-12.  La segunda mitad había arrancado como terminó la primera: preciosa, intensa y llena de emoción. Los dos conjuntos estaban ofreciendo un encuentro de los que hacen afición, pero el Trops tenía una marcha más y se gustaba en la cancha. El público, que prácticamente llenó el pabellón de Los Olivos, estaba disfrutando de lo lindo.

El cuadro costasoleño fue a más, conforme iban discurriendo los minutos, hasta ofrecer los mejores minutos de lo que llevamos de competición. Un Trops con muchos quilates, dominaba con claridad, y de qué manera, al líder de la Liga, que, aunque no le había perdido la cara al partido, estaba viéndose sorprendido por el cuadro local, que era un huracán sobre la pista.

Llegados al minuto diez, los pupilos de Quino Soler vencían por 21-16. Sin embargo, el técnico malagueño no paraba de dar instrucciones a los suyos, ya que no quería sorpresas de última hora. La renta de cinco se mantuvo durante mucho tiempo. Se alcanzó el minuto 17:10 cuando el incombustible Portela puso el 24-19. Y por si fuera poco, tocó el turno al portero Jorge Oliva, quien paró un lanzamiento desde los siete metros y, a continuación, el Trops marcó el 25-19 a falta de siete minutos para la conclusión, por mediación del extremo Curro Muñoz, que desató la euforia en la grada.

El conjunto blanquiazul estaba pasando por encima del Alarcos y ya se veía ganador. Luego, llegó la relajación blanquiazul en los instantes finales, momento que fue aprovechado por el cuadro de Ciudad Real para maquillar el marcador y dejarlo en el definitivo 31-28.