Aún lejos de retomar la normalidad, el mundo cofrade malagueño comienza a ver algún movimiento en cuanto al culto público. Fuentes de la Diócesis confirman a EL ESPAÑOL de Málaga que el decreto que firmó el obispo el pasado 15 de enero seguirá vigente. En aquel decreto, con vistas a la Semana Santa, se prohibían expresamente las procesiones. "Se están dando dispensas específicas", apuntan desde el obispado.

Noticias relacionadas

Estas dispensas tuvieron una primera finalidad, que fue la de facilitar los traslados de las imágenes que se expondrán en la Catedral en la muestra El verbo encarnado. La primera en anunciar su traslado fue Zamarrilla, hermandad que exigía (como luego han hecho otras) que los participantes contaran con la pauta completa de la vacuna contra la Covid-19.

Sin embargo, más allá de los traslados de imágenes para la exposición, en el ambiente cofrade se venía promoviendo la posibilidad de que la primera imagen en salir fuera la Patrona. Y así será. Este lunes la Real Hermandad de Santa María de la Victoria anunciaba que la imagen de la Virgen saldrá el 11 de septiembre a las 6:30 de la mañana de camino a su Basílica y Real Santuario. El recorrido por el que transitará la primera imagen desde la Cuaresma de 2020 será: Patio de los Naranjos, Cister, Alcazabilla, Victoria, Compás de la Victoria y Pza. del Santuario.

Para poder realizar este sencillo traslado, han tenido que recibir hasta cuatro confirmaciones: la de la Delegación de Salud de la Junta, la del Ayuntamiento, la de Subdelegación del Gobierno y la propia dispensa del obispado.

En cualquier caso, se trata de un avance en un momento en el que la tasa de contagios sigue bajando y se encuentra por debajo de 170 casos. Aunque sigue lejos de la normalidad el público cofrade ha acogido la noticia con gran alegría.

Aunque no todo han sido buenas palabras. Entre los cofrades se ha criticado lo intempestivo del horario: "Será cosa del miedo", apuntaba el archicofrade de la Esperanza Andrés García. También el músico Flores Matute apuntaba: "Dejan llevarla en andas pero en horario intempestivo, como a escondidas de sus devotos y pueblo".