Si notaste más controles en las carreteras malagueñas durante las últimas semanas, tranquilidad, no ha sido solo tu imaginación. Ni una búsqueda de un peligroso fugitivo ni cribados masivos de Covid desde el coche, se trata de una campaña de vigilancia y control de alcohol y drogas realizada por la Dirección General de Tráfico (DGT) en las vías interurbanas de la provincia de Málaga entre el 2 y el 8 de agosto.

Noticias relacionadas

En el transcurso de esa semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil multiplicaron el control sobre las carreteras y ha sido este viernes cuando han facilitado los resultados: se realizaron un total de 3.649 inspecciones de alcohol y drogas, de las cuales 3.541 corresponden a pruebas de bebidas y 108, a test de otros estupefacientes.

Según los datos facilitados por el Ministerio del Interior este viernes en un comunicado, resulta llamativa la diferencia de positividad entre las pruebas de bebidas y la de otras sustancias. De los 3.541 test de alcoholemia realizados, 64 han dado resultado positivo, lo que supone el 1,81% del total.

En el total de los realizados se encuentran 165 controles a conductores de camiones de más de 3.500 kg, 251 a motociclistas y 72 a noveles, siendo en todos estos casos el resultado de las pruebas negativo.

La tasa de positivos es mucho mayor en las pruebas de drogas, que también fueron mucho menos frecuentes. De los 108 test de estupefacientes realizados, 46 dieron un resultado positivo por consumo de drogas, lo que supone el 42,59% del total. Del total de personas al que se les realizó estos test de drogas, un 37,04% había consumido cannabis.

No fue la única sustancia cuyo consumo se detectó entre los conductores, pero sí la más frecuente con diferencia. La cocaína y la anfetamina fueron otras de las sustancias identificadas durante esta campaña.