Quedan 4 días para el sorteo de la Lotería de Navidad. A las administraciones se les acaban los números, crecen los nervios y los alumnos del colegio San Ildefonso se preparan para el día 22. Pero los hay que ya están pensando el el sorteo del Niño.

Y no hacen mal, pues hay más posibilidades de que te toque que en el tradicional sorteo navideño. Es bien conocido el mecanismo y la historia del sorteo de Navidad, pero el del Niño parece ser más desconocido. Estas son cuatro diferencias entre los dos sorteos:

La del Niño toca más

Es verdad que el sorteo del Niño reparte mucho menos dinero que la Lotería de Navidad, pero hay más posibilidades de que te toque, pues tiene muchos más premios, aunque sean de menor cuantía.

La Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) señala que en el tradicional sorteo de enero existen tres reintegros, por lo tanto hay un 30% de posibilidades de que te toque (en la de Navidad solo hay uno).

Pero reparte menos

El Sorteo de Navidad reparte un total de 2.240 millones de euros. Pero la del Niño se queda un poco más corta y solo reparte 200.000 euros por décimo -a diferencia de los 400.000 de la de Navidad-, premiando solo con un total de 700 millones de euros.

Además, la serie son 2 millones de euros mientras que el Gordo de Navidad distribuye 4 millones por cada serie de números. A esto hay que sumarle que el Gordo reparte un hasta cinco premios grandes, mientras que el Niño solo tiene tres.

También se recauda menos dinero

El Estado no hace su agosto (o su diciembre, más bien) con la lotería del Niño. En la Lotería de Navidad se embolsa 3.200 millones de euros. Esto es porque el sorteo navideño emite muchos más números, por lo que la recaudación aumenta.

Por otra parte, el sorteo del Niño solo se embolsa 900 millones de euros.

Los bombos son diferentes

Otra de las principales diferencias entre ambos sorteos se encuentra en los bombos utilizados al emitir los números premiados. En el sorteo de Navidad se utilizan únicamente dos bombos: de uno de ellos salen los números y el otro indica el premio otorgado a dicho número.

En el sorteo del día de Reyes, se utiliza un bombo para cada una de las cinco cifras que conformaran el número afortunado. Cada bombo arroja una bola que se corresponde con la decena de millar, unidad de millar, centena, decena y unidad, respectivamente. La cuantía del premio viene determinada en otro bombo diferente, suponiendo un total de seis.