Wake Up Spain

EY

Usos del hidrógreno.

Usos del hidrógreno.

La tribuna

La inseguridad del hidrógeno: mitos y verdades

Miguel Ángel Fernández Emilio Nieto
18 julio, 2021 03:24

Siempre que se habla del uso del hidrógeno en público aparecen cuestiones sobre la seguridad de su uso, rememorando la catástrofe del Hindenburg. Aunque este fue uno de los primeros accidentes de la historia de la aviación comercial y su impronta en el imaginario popular perdura, debe tenerse en cuenta que ya había recorrido más de 300.000 kilómetros, que estaba diseñado para funcionar con helio y no hidrógeno, y que de 97 personas a bordo tan solo hubo 35 muertes.

La espectacularidad de las imágenes de las llamas (que, por cierto, no provenían del hidrógeno sino de la pintura que recubría la nave) ha calado profundamente en crear una imagen de inseguridad asociada al hidrógeno que supera con creces lo que indican los números que nos proporciona la ciencia.

Por ejemplo, el límite mínimo de inflamabilidad (concentración mínima necesaria para que exista la ignición) es de un 4%, superior al del propano (2,1%) o la gasolina (1%). En cuanto a la posibilidad de detonación, mientras que el hidrógeno presenta un valor mínimo necesario del 18,5%, otros gases de uso común como el metano, principal componente del gas natural, puede detonar con concentraciones a partir del 6%. 

El límite mínimo de inflamabilidad es de un 4% superior al del propano

Si bien el hidrógeno tiene unas características particulares derivadas de ser una molécula muy pequeña que es capaz de salir por pequeños poros o fisuras del material y fugar muy rápido desde la zona del escape, esas características también implican que dispone de una alta capacidad de dispersión y una elevada flotabilidad (en condiciones normales, el hidrógeno en el aire libre puede ascender a velocidades de hasta nueve metros por segundo).

Todo ello supone que, con una correcta ventilación y un sistema de control de concentración adecuado, pueden reducirse al mínimo las situaciones en las que se pudiera llegar a una concentración potencialmente peligrosa.

No obstante, el uso del hidrógeno no está exento de riesgos, y tampoco debe considerarse que se trata de un gas sustancialmente más peligroso con respecto a otros con los que convivimos a diario.

Como todos los sistemas energéticos, los basados en el hidrógeno disponen de unas medidas de seguridad que deben ser aplicadas, mantenidas, revisadas y continuamente mejoradas, así como unas recomendaciones que deben ser tenidas en cuenta para su uso seguro. 

El hidrógeno no debe considerarse de un gas sustancialmente más peligroso respecto a otros con los que vivimos a diario

A la hora de valorar el conocimiento y desarrollo técnico que acompaña a la evolución de las tecnologías del hidrógeno, es necesario apreciar también la capacidad de desarrollo del sector industrial y las exigencias normativas de las distintas administraciones. Todas ellas han supuesto que la seguridad de las aplicaciones basadas en estas tecnologías haya sido un aspecto fundamental en todo el progreso tecnológico de la cadena de valor del hidrógeno. Una muestra de ello es el hecho de que, en el año 2018, el vehículo mejor valorado en la categoría SUV grande por parte de la entidad Euro NCAP fuera un vehículo comercial de pila de hidrógeno.

En definitiva, podemos afirmar que, afortunadamente, a día de hoy disponemos de conocimiento suficiente para que sea imposible que vuelva a ocurrir una catástrofe como la del Hindenburg. Para asegurarlo, es necesario una correcta aplicación técnica de ese conocimiento, un uso responsable y sensato de los sistemas basados en hidrógeno y una continua actividad de investigación y desarrollo sobre la aplicación de esta tecnología y su normativa.

Ahora en portada

Bernaldo de Quirós.

La crisis cubana y la poca vergüenza del Gobierno español

Anterior
SOUNDofICE evitaría la formación de hielo en las aeronaves de forma más eficiente.

Ondas acústicas para eliminar el hielo de las superficies y reducir accidentes aéreos

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.