Conciliación, la gran asignatura pendiente

Conciliación, la gran asignatura pendiente

La tribuna

Conciliación, la gran asignatura pendiente

23 marzo, 2021 01:29

Un año más, en torno al 8 de marzo, Día de la Mujer, hemos conocido datos actualizados sobre el porcentaje de mujeres que ocupan posiciones de poder empresarial: por encima del 31% en Consejos de las compañías del Ibex, ocho puntos más que en el resto del mercado continuo. Se ha recordado que el 87% de las grandes compañías incluyen gestión de diversidad de género, si bien se mantiene estable el porcentaje de mujeres que escalan a puestos ejecutivos.

Arrancando el mes también se han puesto en negrita los nombres de las tres mujeres que están al frente del selectivo: las presidentas Ana Botín y Beatriz Corredor y la consejera delegada María Dolores Dancausa. Sin embargo, podríamos visualizar marzo como una burbuja de champán que comienza con fuerza el 8M en torno al empoderamiento de las mujeres, y que va perdiendo fuelle a medida que avanza el calendario; así nos topamos con este 23M, 'Día de la Conciliación y la corresponsabilidad', con malos datos en este terreno.

La falta de conciliación para las mujeres es un panorama global. En el reciente informe Mujer, Empresa y el Derecho 2021 del Banco Mundial en el que se abordan las regulaciones que afectan a las oportunidades económicas de las mujeres en 190 países, vuelve a ser la parentalidad el área que deja un mayor margen de mejora a nivel global.

En ese ranking, España obtiene una buena nota con el cumplimiento del 97% de los indicadores, a idéntica altura que Alemania, Reino Unido, Italia o Nueva Zelanda. En la excelencia del 100% de disposiciones apenas se sitúan un puñado de países, los tradicionales abanderados en igualdad como son Canadá, Suecia, Finlandia y Dinamarca, y, quienes regulan fuerte como Francia y Portugal. Ni que decir tiene que las grandes lagunas respecto a derechos profesionales de las mujeres siguen estando en países de Oriente Medio y África.

Por eso cabe preguntarse: si la igualdad genera crecimiento económico y la normativa en la cultura occidental es tan diligente, ¿por dónde se cuelan brechas, sesgos y estereotipos que merman las oportunidades de las mujeres en la empresa e impiden la retención del talento? Para responder podríamos hacer una horquilla: de un lado, la persistente tendencia a relacionar liderazgo con lo masculino que invisibiliza a las mujeres, y de otro, las renuncias de las propias mujeres por la falta de conciliación.

Un panorama que ha venido a agravar la crisis. La falta de conciliación aboca a muchas mujeres a empleos más precarios y a reducciones de jornada. Un año de pandemia ha agravado la desigualdad de género, con más desempleo femenino, menos contacto con el poder, menos oportunidades, en definitiva.

Un año de pandemia ha agravado la desigualdad de género, con más desempleo femenino, menos contacto con el poder, menos oportunidades, en definitiva

El teletrabajo, esperanza de flexibilidad y conciliación para mujeres y hombres, ha supuesto un sobreesfuerzo para las mujeres, muchas de las cuales lamentan que, entre confinamientos y movilidades reducidas, lo laboral les ha invadido otras esferas, antes más privadas.

De lo que se infiere un panorama perturbador: las tareas profesionales y familiares han restado tiempo a las mujeres para ellas mismas, lo que equivale a decir que la crisis ha derivado en más brecha de conciliación, lo que origina otras varias en relación a menos tiempo para el ocio, la formación y el networking.

En el caso concreto de la conciliación, basta con tirar de datos para ver cuántas bajas por paternidad se demandan y cuántas excedencias toman los hombres para cuidados familiares. En algunas profesiones aún es 0. Por eso, que mal asunto es cuando las mujeres, sin flexibilidad en los horarios laborales y sin corresponsabilidad en el hogar, echan cuentas y renuncian a la promoción profesional o incluso al trabajo. O viceversa, cuando deciden renunciar a tener el número de hijos que les gustaría.

En este 23M hay que dirigirse a toda la sociedad para que asuma la conciliación de las mujeres como un asunto de Estado, un deber moral que nos interpela a todos.

Aún recuerdo cuando la Reina Letizia animaba a racionalizar los horarios, una causa que como sociedad aún tenemos pendiente. Entonces, ante esa responsable llamada, hubo quien le achacó ser demasiado feminista o pretender ser una reina por horas. Barbaridades ultramontanas de quienes se resisten a los cambios y, lo que es peor, a identificar que este país sigue perdiendo demografía, un drama que nos oscurece el futuro, de todos.

*** Gloria Lomana es periodista y presidenta de 50&50 GL.

Ahora en portada

Una oficina de empleo, en Madrid.

El SEPE no pagará a 150.000 personas sus prestaciones en abril por los retrasos causados por el ciberataque

Anterior
Una oficina de empleo, en Madrid.

El SEPE no pagará a 150.000 personas sus prestaciones en abril por los retrasos causados por el ciberataque

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.