Hacia un nuevo modelo energético más sostenible

Hacia un nuevo modelo energético más sostenible

La tribuna

Hacia un nuevo modelo energético más sostenible

25 mayo, 2020 02:44

El pasado 19 de mayo el Consejo de Ministros aprobó el primer Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética (PLCCTE) que será el nuevo marco normativo que facilite la descarbonización de la economía española a 2050, cumpliendo con lo establecido por la Unión Europea y el compromiso adoptado en el Acuerdo de París.

El proyecto de Ley tiene varios objetivos marcados en diferentes horizontes temporales:

1.- A 2030 la meta es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en al menos un 20% con respecto a 1990, generar el 70% de la electricidad a partir de energías renovables, asegurar que al menos el 35% del consumo final de energía proviene de renovables y mejorar la eficiencia energética en al menos un 35% respecto a un escenario tendencial.

2.- Para 2050, las emisiones de GEI deberán reducirse al menos un 90% con respecto a 1990 y el sistema eléctrico deberá ser ya 100% renovable.

El proyecto de Ley garantiza una transición justa y equitativa al contar con la mayoría de los sectores de la economía española. Así, el sector de generación de energía, el sector financiero, el sector transporte, la industria, los sectores regulados de electricidad y gas natural y las administraciones públicas son agentes clave para el desarrollo de las medidas.

Hasta ahora la descarbonización de la economía española recaía en unos pocos sectores, pero con este Proyecto de Ley todos los sectores, públicos y privados aportan su grano de arena.

El proyecto garantiza una transición justa y equitativa al contar con la mayoría de los sectores de la economía

Las medidas que se incluyen en el Proyecto de Ley son de diferente índole, desatacando las siguientes:

1.- Desarrollar subastas renovables garantizando un nuevo modelo retributivo basado en el reconocimiento a largo plazo de un precio fijo por la energía, dando previsibilidad a los ingresos al sector y trasladando a los consumidores los ahorros asociados al despliegue de estas energías.

2.- Fomentar el uso de gases renovables, incluido el biogás, el biometano, el hidrógeno y no se prevé autorizar nuevos proyectos en energías fósiles, al tiempo que los beneficios fiscales a los productos de origen fósil deberán estar justificados por motivos de interés social o económico.

3.- Establecer no más tarde de 2023 zonas de bajas emisiones en la planificación de ordenación urbana, así como medidas de mitigación para reducir las emisiones de la movilidad, y medidas para facilitar la movilidad a pie o en bicicleta, otros medios de transporte activo y mejorar el uso del transporte público.

4.- Potenciar el desarrollo de las infraestructuras de recarga eléctrica en todo el territorio nacional.

5.- Desarrollar planes de acción sectoriales que favorezcan la electrificación.

6.- Evitar que las empresas eléctricas y gasistas que realizan actividades reguladas destinen los recursos obtenidos a través de estas actividades a financiar sus negocios liberalizados.

El nuevo Proyecto de Ley combina un nuevo marco regulatorio para adecuar la realidad a las exigencias climáticas a la vez que garantiza un motor de crecimiento para la economía.

Las cifras de impacto macroeconómico, según apunta el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima a 2030, no son despreciables. Concretamente, la transición ecológica en España puede atraer la movilización de 200.000 millones de euros de inversión hasta 2030 y crear entre 250.000 y 350.000 empleos netos.

Adicionalmente, se estima que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca en torno al 1,8%.

El texto del Proyecto de Ley, sin duda, es una oportunidad para la reactivación de la economía frente a la situación del Covid-19. Pero también es un instrumento con el que se evitarán catástrofes medioambientales en las próximas décadas, garantizará la seguridad de suministro a partir de fuentes autóctonas reduciendo la dependencia de España a materias primas como el gas natural y el petróleo y fomentará el desarrollo de un tejido industrial basado en la mejora tecnológica, entre otros.

Para que todo lo anterior redunde en una mayor prosperidad para el país, es necesario que tanto el Gobierno como reguladores, sectores de la economía y resto de agentes involucrados trabajen en concretar dichas medidas en acciones, desarrollando la regulación necesaria para su rápida implementación.

*** Marta Castro es socia de Economics and Regulation de KPMG. 

Ahora en portada

El Grupo Gransolar lanza un programa de pagarés por 30 millones en el Mercado Alternativo

El Grupo Gransolar emite pagarés por 30 millones en el Mercado Alternativo MARF

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2016 El León de El Español Publicaciones S.A.