Todos contra el COVID-19

Todos contra el COVID-19

La tribuna

Ahora, todos contra el coronavirus

20 marzo, 2020 02:25

Estamos viviendo y vamos a vivir días duros con un incremento de casos de infección por Covid-19 y de personas fallecidas; desearía que los servicios sanitarios no se desborden en Madrid y otras zonas de España donde la intensidad de la infección es muy alta, pero ya estamos al límite; en mi opinión, serán necesarias medidas complementarias como hospitales de campaña o camas en hoteles en algunos lugares concretos. 

El Covid-19 ha mostrado por fin sus cartas y puede decirse que es un virus asesino que nos ha sorprendido a todos a la hora de manifestarse en su muy alta capacidad de transmisión e, incluso, en el hecho de que un buen porcentaje de infectados se manifiestan asintomáticos; ello ha complicado la respuesta. Los análisis clínicos y epidemiológicos de esta pandemia irán arrojando luz para perfilar bien una evaluación de la respuesta.

En cualquier caso y, a pesar de que hasta antes de la declaración del estado de alarma todas las decisiones del Consejo Interterritorial con presencia del Ministerio de Sanidad y de todas las consejerías de salud de las comunidades autónomas han sido adoptadas por unanimidad, habrá muchos analistas que, (con mirada retrospectiva), juzgarán solamente las insuficiencias de la respuesta institucional. Algo típico en los análisis de la gestión de las pandemias una vez que han pasado los acontecimientos. Pero es algo necesario porque tendremos que evaluar las decisiones adoptadas a la luz de las consecuencias en la salud de la población para valorar así sus eventuales aciertos y errores; también para conocer qué insuficiencias y áreas de mejora presentan los mecanismos de gobernanza global disponibles hasta ahora por parte de la OMS y de la UE. 

Por supuesto, para conocer las áreas de mejora en la gobernanza global de nuestra sanidad federalizada y la necesidad de refuerzo de los recursos institucionales y humanos dedicados para la vigilancia epidemiológica y a la salud pública disponibles en el Ministerio de Sanidad y que han sufrido un recorte en los 8 años.

Aunque tras la gestión de la pandemia de la Gripe A tuve ocasión de alertar en 2014 en mi libro Qué pasó con la Gripe A sobre la necesidad de reforzar cuestiones relativas al papel de la OMS y de la UE que hoy se echan en falta, poco se aprendió de aquella experiencia porque la Gripe A no tuvo afortunadamente las consecuencias que el Covid-19 está mostrando en la salud, en la organización de los sistemas de salud y en la economía mundial. 

Poco se aprendió de la experiencia de la Gripe A porque no tuvo afortunadamente las consecuencias que el Covid-19

 
Los países en general y, los de la UE en particular, deberían haberse reforzado con reservas suficientes de material de protección para profesionales sanitarios y personal esencial (militares, policías, protección civil, cuidadores de personas vulnerables, etc.) y reservas suficientes de material médico de cuidados críticos, porque una pandemia con efectos como los que vemos con el Covid-19 era previsible que llegaría en algún momento como es previsible que podrá haberla en el futuro.

Las medidas adoptadas a raíz de la declaración del estado de alarma, aunque son adecuadas, seguramente deberán ampliar su intensidad y la duración de 15 días estimada inicialmente en el Real Decreto Ley publicado el domingo pasado a las 0:00 horas. 

Su efectividad en la disminución del contagio se notará pasados 10-15 días pero será mayor en la medida que cada ciudadano contribuya con la aplicación real de los consejos preventivos relativos a: lavado de manos, mantener la distancia mínima de un metro entre personas, usar pañuelos desechables o estornudar y toser en la parte interna del codo, entre otros. Por supuesto, quedarse en casa. 

Ahora toca apoyo a las autoridades sanitarias aunque tengan que modular, rectificar o intensificar algunas medidas, porque ello será consecuencia de la monitorización de la situación. Toca también apoyar a los profesionales sanitarios de los servicios de salud y de las 22.000 oficinas de farmacia, así como del resto de servicios esenciales que harán posible ganar la batalla al Covid-19.

El impacto en salud será irreparable con sólo cada una de las vidas que se pierdan. El impacto económico es aún incalculable y es un elemento inédito de la única pandemia con este alcance global ocurrida en los últimos 100 años. 

Saldremos con heridas sociales, económicas e institucionales de este desafío. Podremos superar todo eso de manera adecuada si sabemos evaluar en su momento con inteligencia todo el proceso. Los análisis precipitados y superficiales harán que perdamos la oportunidad de aprender cómo construir  un mundo mejor. Veremos.

*** José Martínez Olmos es profesor de la EASP de Granada y exsecretario general de Sanidad (2005-2011)

Ahora en portada

La Bolsa de Madrid en una imagen de archivo.

El Ibex 35 se queda a las puertas de los 6.600 en una semana en la que cae un 3%

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2016 El León de El Español Publicaciones S.A.