Observatorio de la movilidad

Airbus apoyará el desarrollo del sistema de propulsión de Zeleros para hyperloop

Ambas compañías anuncian un acuerdo para realizar pruebas de los componentes del sistema de propulsión de la start-up.

14 marzo, 2021 03:25

Noticias relacionadas

Hubo un tiempo en el que, al ser cuestionados por el proyecto hyperloop, muchos representantes de la industria del transporte tradicional tiraban de escepticismo a la hora de referirse al futuro de esta nueva alternativa para la movilidad. Con los años, esta actitud inicial ha ido tornándose en una disposición cada vez más activa de encontrar espacios de colaboración entre los actores que han marcado la movilidad de las últimas décadas y aquellos que quieren protagonizar las siguientes.

El último de estos avances en materia de colaboración lo encontramos en el anuncio realizado por Airbus y Zeleros. El gigante aeronáutico europeo va a apoyar a la start-up española en el desarrollo del sistema para acelerar el desarrollo de su sistema de propulsión cero emisiones para hyperloop.

Para ello, Zeleros va a utilizar la conocida como E-Aircraft Systems House de Airbus. Se trata de la instalación más grande de Europa dedicada a evaluar las posibilidades y limitaciones de las tecnologías de propulsión. Hasta la fecha, todas las unidades y sistemas de propulsión alternativa probados en este complejo formaban parte de proyectos de Airbus. Una circunstancia que ahora cambiará.

La instalación de Airbus en la que se realizarán las pruebas a los sistemas de propulsión de Zeleros.

La instalación de Airbus en la que se realizarán las pruebas a los sistemas de propulsión de Zeleros.

Los ingenieros de Airbus están aprovechando las lecciones aprendidas de iniciativas clave de electrificación para ofrecer pruebas de primer nivel a una variedad de proyectos de propulsión alternativa tanto dentro como fuera de Airbus. En la actualidad, un enorme número de iniciativas y nuevas tecnologías de propulsión alternativa están en desarrollo, lo que está reinventando la forma en que la industria del transporte aborda el diseño y la implementación de futuras soluciones de movilidad.

Nueva generación de tecnologías

Para la industria aeroespacial, el desafío es adaptar y madurar estas tecnologías de vanguardia, especialmente aumentando la potencia, disminuyendo el peso y reduciendo los costes. No es una tarea tan sencilla, especialmente porque la electrificación y la hibridación, especialmente cuando se combinan con una mayor autonomía y digitalización, requieren nuevos medios para interactuar y controlar el sistema de propulsión.

Desde 2018, esta instalación ha sido el lugar donde se han realizado las pruebas del sistema de propulsión eléctrica del demostrador CityAirbus, el futuro aerotaxi eléctrico y autónomo del grupo aeronáutico europeo. En este proceso se han probado los ocho motores eléctricos con inversores de carburo de silicio, la integración de refrigeración líquida del vehículo o el control de hélice individual integrado con sus controles.

El objetivo de estas pruebas es simular y probar en una instalación de última generación las capacidades de estos elementos antes de su puesta en funcionamiento en los primeros prototipos. Un proceso que ahora realizará Zeleros aprovechando el conocimiento y las capacidades de las instalaciones de Airbus.

Ronda de inversión

Esta iniciativa llega en un momento en el que Zeleros está acelerando su actividad después de cerrar el pasado mes de junio una ronda de financiación por valor de más de 7 millones de euros para el desarrollo de su versión de hyperloop. Un paso clave en el afianzamiento de este proyecto.

La compañía recibió el apoyo de empresas como Altran, el grupo Red Eléctrica y también de inversores estratégicos a nivel nacional e internacional, incluyendo entre otros a Goldacre Ventures (Reino Unido), Road Ventures (Suiza), Plug and Play (EEUU), y los españoles Angels Capital y MBHA.

Los fondos se están utilizando para impulsar el desarrollo del vehículo hyperloop de Zeleros y sus tecnologías. El objetivo de la empresa es posicionarse "como la mejor alternativa para cubrir de forma eficiente rutas de entre 400 y 1.500 kilómetros", con especial foco en la reducción del coste de infraestructuras y en la seguridad para los pasajeros.