Observatorio digital

La segunda vida del SMS: las empresas disparan el envío de mensajes cortos a su nivel más alto en una década

Los mensajes profesionales representan ya un 84,9% del total, pero el uso de SMS entre particulares creció un 10,4% el pasado año tras años de caídas. 

7 agosto, 2022 02:12

Los SMS vivieron a principios del siglo XXI su época dorada al convertirse en una de las formas más populares de comunicación entre los españoles. Sin embargo, la llegada de Internet a los teléfonos móviles provocó un rápido declive de su uso a medida que los ciudadanos cambiaban los mensajes cortos por aplicaciones como WhatsApp o Telegram.

Pero tras tocar fondo en 2015, el empleo de los SMS empezó a recuperarse, iniciando una segunda vida gracias en esta ocasión al uso que hacen las empresas de los mensajes cortos para comunicarse con sus clientes. Una nueva etapa que ha llevado a que en 2021 se haya registrado la cifra más alta de mensajes cortos enviados en una década.

Según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el año 2021 se enviaron en España más de 6.404 millones de mensajes de texto, lo que supone un "significativo" incremento del 23,4% en comparación con los 5.192 millones de SMS de 2020.

[Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil permiten llamar y enviar SMS gratis a Ucrania tras la invasión de Rusia]

Hay que remontarse hasta 2011 para encontrar un volumen superior de SMS enviados, ya que ese ejercicio los mensajes cortos superaron los 8.261 millones. Los datos de la CNMC muestran que los SMS vivieron su momento de gloria en 2006, con 13.425,77 millones, año tras el que iniciaron un paulatino descenso que les llevó a registrar en 2015 un mínimo de 1.909 millones. 

La principal razón de este incremento se debe al creciente uso de mensajes profesionales A2P (Application to Person en inglés). "Esta cifra evidencia que, en la actualidad, es frecuente que las empresas utilicen masivamente este tipo de mensajería para comunicarse con sus clientes", explica la CNMC. 

Actualmente, las compañías utilizan el SMS como un medio para llevar a cabo acciones de publicidad y marketing con el objetivo de dar a conocer sus ofertas y promociones tanto a sus clientes como a los de sus rivales. De hecho, muchas compañías realizan campañas de envíos masivos de mensajes de texto con este fin. 

Pero también es cada vez más popular su uso como un método de información y comunicación directo entre el usuario y la empresa. Por ejemplo, se emplean para recordar citas, avisar de entregas de pedidos, confirmar una operación o comunicar incidencias en un servicio, entre otras muchas aplicaciones.

[Estas son las comunidades autónomas que más SMS de empresas reciben]

Además, el SMS también ha ido ganando peso como método para garantizar la seguridad de las operaciones que realizan los usuarios en Internet, tanto entre las empresas como entre los organismos de la Administración Pública.

Así, hoy en día es frecuente el envío de un SMS a los ciudadanos con claves temporales para llevar a cabo operaciones tan habituales como confirmar una compra, realizar un Bizum o una transferencia bancaria o, incluso, presentar la Declaración de la Renta.

SMS entre particulares

De hecho, este tipo de mensajes cortos representó el 84,9% del tráfico total de mensajería que se generó en 2021, mientras que los SMS entre abonados fueron tan solo el 13% de los mensajes remitidos en el mismo periodo.

No obstante, el envío de mensajes entre clientes particulares de las operadoras de telecomunicaciones rompió la tendencia a la baja de los últimos años y se incrementó un 10,4% en 2021 respecto al ejercicio anterior. En concreto, se enviaron 867 millones de SMS entre abonados.

Dos personas mirando sus teléfonos móviles.

Dos personas mirando sus teléfonos móviles. Omicrono

En el caso de los mensajes profesionales, en 2021 alcanzaron la cifra récord de 5.440 millones, lo que representa una tasa de crecimiento del 26,7% respecto a los 4.329 millones de SMS que las empresas enviaron a los ciudadanos en el año 2020. 

Por lo que respecta al servicio de mensajes de valor añadido, también conocidos como SMS Premium, registraron un aumento interanual del 9,5%. En concreto, el pasado año se enviaron 37,06 millones de este tipo de mensajes que proporcionan contenidos especiales relacionados con el ocio (juegos, música, tonos de llamada, concursos TV), pero que también pueden ser utilizados para fines solidarios por ONGs. 

Declive del MMS

Los MMS no han corrido, sin embargo, la misma suerte que los SMS y siguen en un imparable declive. En concreto, en 2021 se enviaron 8,8 millones de mensajes cortos con contenido multimedia, como fotografías, vídeos o sonido, lo que supone un descenso del 25,5% respecto a 2020.

"El uso de mensajes MMS se ha contraído drásticamente en los últimos años hasta convertirse en un servicio de consumo residual", destaca la CNMC. Y es que la cifra del pasado año está muy lejos de los máximos alcanzados en 2007, cuando se enviaron 276,34 millones de mensajes con contenido multimedia. 

Internet en el móvil

El causante del descenso del uso de los SMS y los MMS fue la aparición de la banda ancha móvil, que es como se denomina al servicio de conexión a Internet a través de un teléfono móvil inteligente.

Una avance tecnológico que supuso toda una revolución en las comunicaciones, pero que ha propiciado un "intenso proceso de sustitución" de los SMS enviados entre abonados por los servicios de mensajería instantánea online, como WhatsApp o Telegram, entre otros.

Un teléfono móvil iniciando sesión en WhatsApp.

Un teléfono móvil iniciando sesión en WhatsApp. Unsplash / Europa Press

La CNMC explica que, además de no suponer costes adicionales a los de la conexión de banda ancha móvil para los usuarios, estos servicios OTT tienen prestaciones similares e, incluso, superiores a las de los SMS. Permiten no solo enviar y recibir mensajes, sino también la comunicación en grupo y la transferencia gratuita de todo tipo de archivos como fotografías, vídeos y mensajes de voz.

Así, según los datos del Panel de Hogares CNMC, los servicios de mensajería móvil OTT tenían una "presencia hegemónica" en las comunicaciones entre personas. En el cuarto trimestre de 2021, un 81,3% de los usuarios de teléfonos móviles los usaban diariamente. En el caso de los SMS, ese porcentaje era de solo el 6,5%.